Cartagena


El riesgo de un tercer pico de contagios en Semana Santa

Cartagena prevé que recibirá 37 mil visitantes durante esta temporada. El Dadis se prepara para reactivar la búsqueda de casos asintomáticos y sintomáticos.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

29 de marzo de 2021 10:00 AM

El pasado jueves, 25 de marzo, las autoridades de Cartagena realizaron el lanzamiento de la temporada turística de Semana Santa, para la cual se espera que lleguen a la ciudad 37 mil visitantes, entre nacionales e internacionales, y la ocupación hotelera esté en un 66%. “Teniendo en cuenta que se necesita que la ciudad se reactive económicamente, hemos pedido a todas las autoridades, tanto administrativas como de seguridad, que en esta fecha se pongan en marcha los controles a las medidas pertinentes. Así mismo a los empresarios, gremios y personas en general que trabajan en las diferentes labores para recibir a propios y visitantes, que cumplan y hagan cumplir los decretos y las normas”, dijo el secretario del Interior, David Múnera.

Pese al anuncio de que más de 2.100 policías prestarán servicios en iglesias y puestos de control para el cumplimiento de las medidas, a muchos ciudadanos les preocupa que la ciudad siga de “puertas abiertas” mientras en el resto del país se han tomado medidas más severas.

Por ejemplo, en Barranquilla se decretó toque de queda y ley seca desde las 10 p.m. hasta las 5 a.m. de cada día, a partir del jueves 25 de marzo hasta el 4 de abril. De igual manera se decretó pico y cédula para adquisición de bienes y servicios.

Por otra parte, en Santa Marta la alcaldesa Virna Jhonson logró que el Gobierno nacional aprobara nuevas medidas que empiezan a regir desde hoy hasta el 29 de abril. Estas son: toque de queda desde las 8 p.m. hasta las 5 a.m. todos los días; confinamiento los miércoles, viernes y domingos; prohibición para el uso de las playas y ríos durante estos mismos días; pico y cédula los lunes, martes, jueves y sábados para compra de bienes y servicios, y ley seca de 6 p.m. a 6 a.m.

En Cartagena, mientras tanto, se mantendrán las medidas que se venían implementando que son el toque de queda de lunes a jueves desde las 0 horas hasta las 5 a.m. de cada día, y viernes, sábado, domingo y días festivos desde las 2 a.m. hasta las 5 a.m. de cada día.

Mayor riesgo de contagio

Más allá de las tradiciones religiosas, la Semana Santa es tomada por muchos como una época de vacaciones, viajes, reuniones de amigos y familiares, lo que representa un riesgo de aglomeraciones y que la ciudad vuelva a pasar por una situación similar a la ocurrida en la época de Navidad y Año Nuevo, donde los casos se elevaron junto con la ocupación de camas UCI.

Para Jorge Cohen, coordinador de Medicina y Urgencias, el mensaje para esta época sigue siendo el mismo: el autocuidado, el autocontrol y la disciplina. “Si no tenemos esta disciplina y si no somos estrictos con todas las medidas de autocuidado, se van a dar las aglomeraciones en las iglesias y las casas, y podríamos tener desafortunadamente un pico nuevo por COVID-19”, afirmó.

Agregó que el porcentaje de personas vacunadas en el país no ha llegado si quiera al 5% y para que haya inmunidad de rebaño se necesita que la población esté vacunada en al menos el 70%. “Eso quiere decir que hoy tenemos una población protegida con primera dosis, dependiendo del tipo de vacuna, pero más del 90% de la población no está vacunada. El virus sigue circulando, sigue en el medio, y tenemos que tener absolutamente las mismas medidas”.

El médico también señaló que el hecho de que un municipio tenga buenos indicadores de ocupación de camas no quiere decir que puede relajar las medidas.

“Si estamos hablando de un nuevo pico es cuestión de que en unos días o unas semanas esa capacidad esté casi desbordada por el volumen de pacientes. Depende de nosotros que esta enfermedad la podamos seguir controlando”, puntualizó Cohen.

Se reactiva búsqueda de contagiados

Siendo conscientes del riesgo que representa esta época, la directora del Dadis, Johana Bueno, anunció que la entidad trabajará en 3 líneas de acción: la intensificación de la vigilancia en salud pública, el fortalecimiento de la prestación del servicio y la sensibilización a la comunidad en las medidas de bioseguridad.

En la intensificación de la vigilancia en salud pública se estará retomando la búsqueda activa de casos sintomáticos y asintomáticos en las tres localidades, y en cada uno de los barrios, especialmente aquellos que registren el mayor número de contagiados, con el fin de realizar diagnósticos oportunos, aislamientos, cercos epidemiológicos y aplicación de la estrategia PRASS (Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible), para evitar que los pacientes lleguen a UCI y el sistema no colapse.

En la línea de sensibilización, el Dadis llegará a los sectores económicos que están abiertos y más activos: vendedores formales e informales de las playas, control de aforo en centros comerciales, corredor seguro en establecimientos comerciales como restaurantes y gastrobares, muelle de La Bodeguita, coches y chivas. “Estamos en un proceso de vacunación que es complementario, necesitamos mantener las medidas de bioseguridad”, afirmó Bueno.

  NOTICIAS RECOMENDADAS