Cartagena


¿Erosión en primera playa de Protección Costera? Esto dijeron expertos

El director de obras del proyecto se refirió a los inconvenientes que se están presentando, especialmente en la habilitación de playa 5 en Bocagrande.

Después de 13 meses de haberse iniciado las obras del macroproyecto de Protección Costera, los cartageneros, especialmente los servidores turísticos, estaban a la expectativa por la finalización de la primera playa modelo. Los ciudadanos esperaban que su puesta en funcionamiento para bañistas se diera en la temporada vacacional de fin de año; sin embargo, a pesar de haberse finalizado, surgieron algunos interrogantes sobre su diseño.

Lea: ¿Nueva playa de Protección Costera no se ajusta a los diseños?

A inicios de enero el capitán de Navío Javier Gómez, capitán del Puerto de Cartagena, aseguró que hicieron una revisión técnica en la playa 5, entre las calles 13 y 11 de Bocagrande, y comprobaron que el aforo del balneario no era el planteado inicialmente en el diseño del proyecto.

También le puede interesar: “Llevamos siete meses sin poder trabajar”: drama de servidores turísticos

El capitán indicó que inicialmente se calculó un aforo de 253 unidades sociofamiliares para 1.518 personas; no obstante, con la condición actual de la playa se tendrían unos 90 módulos menos, reduciendo el aforo a menos de mil visitantes.

“Desde 2018 se aprobó un diseño, que era el que tenía la Capitanía, pero la proyección actual de la Secretaría de Planeación Distrital cambia la zonificación. Ahí no había playas, pero lo que estaba inicialmente era una playa mucho más ancha. Con la condición actual son 163 módulos, reduciendo a 978 el aforo de la playa. Eso fue lo que analizamos y lo entregamos al Distrito para que desde lo contractual revisen si ya se cumplió, pues aducen a algunas modificaciones que nosotros desconocemos”, agregó Gómez.

Tras estos interrogantes, el ingeniero Alfonso Arrieta, director del Instituto de Hidráulica de la Universidad de Cartagena, se refirió a las inquietudes alrededor del área del proyecto.

Video:

“Cuando uno hace un proyecto, lo hace con unas condiciones y más con este proyecto, en el que la erosión es dinámica. Se tomó la decisión de correr el espolón 6 hacia la costa porque esa zona se erosionó antes de la ejecución del proyecto. Su anclaje -del espolón- se hizo hacia los edificios, pero la longitud se hizo tal cual como estaba prevista. Eso quedó soportado en actas de reuniones que se han adelantado. Al parecer, la Dimar no estaba actualizada con la información. Se desconoce el problema que tuvieron con el perito anterior, entonces hay un cortocircuito”, indicó.

Problemática

El director de obras del consorcio Proplaya, indicó que el cierre de playa 5, ha impedido el avance de las intervenciones que realiza el Consorcio Fase 2 en Marbella. “En esa zona nos desmovilizamos porque no hay nada en que podamos avanzar. Retiramos el contenedor, el cerramiento, etc.”, dijo. La razón es porque una de las condiciones para avanzar en las obras en ese tramo es habilitar playa 5 para el disfrute de los bañistas.

“Hasta que a los servidores turísticos no se les entregue ese área de playa para que trabajen no dejarán continuar. En estos momentos tenemos gente en espera que podamos continuar con alguna obra”, agregó Monzón.

¿Nuevo relleno?

Monzón se refirió a los inconvenientes que ha tenido playa 5, especialmente con su diseño: “La playa ha ido evolucionando formando una media luna. El diseño debe considerar que no debe perder tanta arena hasta el punto que la playa desaparezca y quede en evidencia la escollera, esa era nuestra preocupación y evidentemente pasó. Hoy llegó hasta la escollera, lo que significa que a la playa le faltó arena, pero no arena que nosotros le echamos, sino que al diseño le faltó contemplar más arena para que lograra un equilibrio y nunca se disminuyera la franja útil de la playa”.

Y continuó: “El diseñador lo entendió y nos debe decir cuánta arena se debe echar y en dónde, y así garantizar que siempre se dé la playa, por lo que el diseño se debe ajustar. Ahora falta que el Distrito lo entienda”.

“No hay error”

El ingeniero Alfonso Arrieta explicó que en el diseño de la playa no se presenta ningún error: “Hay unos vientos fuertes en estos días que basculan la playa hacia el espolón 5. Por la dirección del viento se corre el material hacia el espolón 5. La playa se va a colocar perpendicular a la dirección del viento. Cuando el viento cambie de dirección el material que ha acumulado hacia el espolón 5 lo tira nuevamente hacia el espolón 6”.

El director del Instituto de Hidráulica indicó que ese tipo de situaciones se presentan en cualquier playa. “Como es una playa nueva y el material esta suelto -es un relleno artificial- es mas sensible a los cambios en la dirección del viento”, agregó. A la pregunta sobre si la playa necesitaría más relleno de arena, respondió: “Sí, en este momento se esta colocando en la posición mas crítica. Es más, la playa ha ganado más material que el que se le echó artificialmente. La idea de la vegetación es darle estabilidad con las raíces de las plantas. Pero ellas requieren un tiempo para que estas se establezcan y aguanten el material”.

Y reiteró: “Todo esto hace parte de un proceso de consolidación del material que con el tiempo se va compactando. Lo que se hace al echarle más arena es acelerar el proceso de colmatación de la playa, que no es malo”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS