Cartagena


“Es un circo romano”, veedor sobre cirugía de Andrea Valdiri

César Cárcamo, miembro del Consejo Territorial de Salud, dijo que la transmisión en vivo de la cirugía plástica de la barranquillera está en contra de la ley y que no es ética.

REDACCIÓN CARTAGENA

12 de octubre de 2021 05:09 PM

Andrea Valdiri, la despampanante influenciadora barranquillera, sorprendió a sus millones de seguidores al poner a la venta boletas para asistir virtualmente a la transmisión en vivo de su próxima cirugía, que sería practicada por el médico Javier Soto en Cartagena. Le puede interesar: Andrea Valdiri cobrará boletería por cirugía estética en Cartagena

Valdiri ofreció boletas entre los 75.000 y 225.000 pesos para sus fanáticos, sin embargo, esto ha causado el rechazo de César Cárcamo Camargo, miembro del Consejo Territorial de Salud Distrital y presidente de la Red de Veeduría Nacional de Salud, Derecho y Vida.

Cárcamo, con amplia experiencia en la administración de centros asistenciales, ha manifestado que la eventual transmisión violaría las normas éticas de la medicina. “Lo que yo veo es que ahí se están violando unos principios éticos contemplados en unas normas que tiene el Ministerio de Salud y es la Resolución 1341 de 1991, que tiene que ver con el comité de ética médica y la Ley 23 de 1981, sobre ética hospitalaria. Se están infringiendo unas normas que violan el principio de la intimidad, de la privacidad (...)”, expresó notablemente contrariado. Lea también: ¿Lowe León ya conoce a su hija con Andrea Valdiri? Ella responde

Imagínate tú a dónde vamos a caer (...) no voy a vender boletas para que me vean a mí cuando me van a sacar las tripas, eso va contra todo principio, moral y ético”,

César Cárcamo Camargo.

“El derecho a la intimidad que debe prevalecer tanto de la entidad hospitalaria como el cirujano, esos principios no se pueden violar a través de mecanismos que lleven a hacer publicidad y morbosidad de un proceso quirúrgico”, añadió y sostuvo que la ley permite grabaciones solamente cuando son aprobadas por comités científicos y académicos, con fines pedagógicos.

“Imagínate tú a dónde vamos a caer (...) no voy a vender boletas para que me vean a mí cuando me van a sacar las tripas, eso va contra todo principio, moral y ético”, detalló y afirmó que pueden ser sancionables “tanto el médico, porque él hace un juramente hipocrático, tiene que respetar ese principio, y el hospital que se presta para esa sinvergüenzura”. Indicó que el deber médico no debe ser doblegado por los deseos de los pacientes. También le puede interesar: [Foto] Andrea Valdiri: su primer trabajo y actual estado de salud

“Javier Soto hace parte de la Sociedad de Cirujanos Plásticos, entonces, la sociedad tendría que sancionarlo por alterar y vulnerar esos principios y el Ministerio al hospital porque es una red hospitalaria que tiene que cumplir unos principios”, agregó, sosteniendo además que introducir equipos técnicos de grabación podrían implicar un riesgo en la sala de cirugías.

“Es un circo romano”, veedor sobre cirugía de Andrea Valdiri

César Cárcamo.

“Muchos médicos me han llamado a raíz de que eso salió publicado, de que no entienden cómo un cirujano se presta para eso, nunca se han visto en Cartagena ni en el país estos eventos de morbo quirúrgico. Imagínate tú que mañana salga cualquiera haciéndose una cirugía y vendiendo boletas para que la gente vea cómo le cambian su sexo. El problema es que tú vendas unas boletas para ver un procedimiento, eso qué es, no está contemplado dentro de los principios éticos (...) ¿Qué tal que a esa señora le pasa algo?, porque toda cirugía tiene un mínimo riesgo (...) No puede hacerlo en vivo, es lo más grave, ¡es un circo romano!”, insistió.

“No tienen relación comercial”

Mediante un comunicado en Instagram, Valdiri manifestó: “Este proyecto ha sido planeado, diseñado y será ejecutado y promocionado exclusivamente por ANDREA OSPINO VALDIRIS, en ejercicio libre de los derechos que tiene sobre su imagen, e intimidad. La difusión, publicación y promoción de este material audiovisual -exclusivamente de mi propiedad , obedece únicamente a mi decisión, así como al libre ejercicio de mi derecho sobre mi cuerpo e imagen (Corte Constitucional, sentencia T-634 de 2013)”.

Además señaló que: “El personal médico de la cirugía es completamente ajeno a este proyecto audiovisual, por lo que, aclaro que éste no tiene relación alguna con la planeación, ejecución, desarrollo, publicación y promoción de esta iniciativa personal, por lo que ACLARO que el Or. Javier Soto Ortega, su equipo de trabajo, ni el personal de anestesia y/o de salud de la Clínica CAPRI, tienen relación comercial con este proyecto”.

A continuación el comunicado publicado por la influenciadora:

$!“Es un circo romano”, veedor sobre cirugía de Andrea Valdiri
  NOTICIAS RECOMENDADAS