Cartagena


¿Este sí, este no? Restaurante en el Centro habría discriminado a un bebé

El establecimiento argumentó reservarse del derecho de admisión para impedir el ingreso del menor, sin embargo, adentro había otro de la misma edad.

MÓNICA MEZA ALTAMAR

06 de octubre de 2022 04:36 PM

¿Hasta dónde llega el derecho de admisión de un establecimiento de comercio? Esa es la pregunta que se hace un grupo de 15 amigos que vivieron una desagradable experiencia en el restaurante Verona, reconocido por sus pizzas, cuando este argumentó reservarse del derecho de admisión para impedir el ingreso de un bebé de 4 meses.

Uno de los testigos contó a El Universal que reservaron mesas para las 9 p. m. del domingo 2 de octubre, en la sede en el Centro Histórico, para celebrar un cumpleaños. No les advirtieron sobre restricciones. “Un primer grupo, donde estaba yo, llegó puntual y pidió lo que iban a consumir todos los invitados. Siendo las 9:30 de la noche llegó el segundo grupo y una de las invitadas vino con su bebé de cuatro meses”, relató el joven.

Y señaló: “La persona que los recibe les dice que tienen que esperar un momento, pero pasaba el tiempo y no les decían nada. Entonces tuvieron que preguntar qué estaba ocurriendo, y ella junto a una mesera les dijeron que se reservaban el derecho de admisión y que no los iban a dejar ingresar porque venían con un recién nacido”.

Pero hubo un detalle que los indignó aún más, pues la exclusión no estaba siendo objetiva. “En la mesa del frente había una pareja con un niño de la misma edad, tres o cuatro meses. Reclamamos y la respuesta que nos dieron fue que eran amigos de los dueños y sí podían entrar. Como estábamos dispuestos a irnos, finalmente dijeron que iban a hacer una excepción y nos permitieron la entrada. Nos quedamos, pero por supuesto ya con ese caso nos sentimos discriminados”, aseguró el testigo.

Este recalcó: “Ni en la página web ni en las redes sociales, ni al momento de hacer la reserva, nos advirtieron de que no podíamos ingresar con un niño de cuatro meses”.

Es un restaurante. No ofrece servicios de bar ni de ningún tipo que no permita la entrada a menores”.

Testigo del caso.

Al terminar de pagar la cuenta, se dirigió a interponer una queja formal contra quienes los atendieron. “Me pareció una situación vergonzosa, una falta de respeto. Adicionalmente, estoy poniendo la queja y noto que se están riendo. Les pregunto, ¿de qué se ríen?, ¿acaso este tipo de situaciones les causa gracia sabiendo todo lo que se está presentando en la ciudad con los abusos a turistas, abusos de precios y malos tratos hacia los cartageneros? Lo único que dijeron fue que iban a anotar mi número para llamarme el martes y ni siquiera me han enviado un mensaje”.

¿Qué dijo el restaurante?

Un vocero de Verona manifestó que el bebé que estaba dentro es familiar del dueño.

“Como es primo del dueño se dejó entrar, pero después de 7:30 de la noche no está permitido el ingreso de menores de edad porque tenemos música en vivo y prestamos servicios de bar. Hay gente que baila, canta, toma y no es un ambiente apropiado para un niño”, manifestó.

Admitió que esta restricción no se mencionó al momento de la reserva. “Lo tendremos en cuenta. Nunca se nos había presentado un caso de estos. En adelante lo haremos saber porque es de mal gusto que llegues con tu bebé y no lo dejen entrar. Quien tomó la reserva se imaginó que eran todos adultos, pero no está de más resaltar (la restricción)”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS