Cartagena


Foro de Educación: “Sigue siendo necesaria una política de largo plazo”

En el foro organizado por El Universal, representantes del sector público y privado hablaron de la educación durante la pandemia y sus principales retos de cara al futuro.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

07 de abril de 2021 12:00 AM

El 2020, por cuenta la llegada del coronavirus, es descrito como uno de los años más retadores a nivel mundial en diferentes aspectos: salud, economía y por supuesto, la educación.

En este ámbito, estudiantes, profesores, directivos, padres de familia y en general todas las personas que hacen parte de la comunidad educativa tuvieron que enfrentarse al gigantesco desafío de adaptar los entornos pedagógicos al hogar, y así no interrumpir el proceso formativo que los estudiantes adelantaban desde las aulas de clase.

La pandemia, en efecto, puso de manifiesto muchas deudas históricas de la educación en Colombia y también en Cartagena, donde la brecha digital entre los estudiantes fue evidente. Datos de Cartagena Cómo Vamos relevaron que de 234.913 estudiantes que conformaban la matrícula oficial del Distrito en 2020, solo el 31% (52.607) contaba con smartphone, el 20% (33.788) con internet fijo o datos móviles, y el 10% (17.277) con computador o tablet.

Fue por este motivo que los esfuerzos el año pasado se centraron en disminuir esa brecha y poner a la disposición de los estudiantes las herramientas digitales necesarias para que continuaran con sus clases. Se gestionaron computadores, planes de datos, y también en otros casos los mismos docentes implementaron otras estrategias como la entrega de guías impresas para que ningún niño se quedara sin estudiar.

De esta manera, la Secretaría de Educación reportó una cifra histórica de deserción en la ciudad para el año 2020: 2,48% (3.904 estudiantes), lo cual representó una significativa disminución en comparación al 2019 cuando el indicador fue de 4%.

Pero el tiempo fue pasando y al mismo tiempo cambiaron los retos, pues con la flexibilización de las medidas restrictivas en torno al COVID-19 ya se fue pensando en lo que sería el siguiente paso y el mayor desafío para el 2021: garantizar el regreso a las aulas.

En estos puntos se centró del “Foro Educación 2021: Entre la esperanza y la incertidumbre”, el cual fue organizado por El Universal y transmitido en vivo a través de Facebook.

En él participó la ministra de Educación María Victoria Angulo, la directora de calidad educativa de la Secretaría de Educación Distrital Bertha Bolaños, la directora del Colectivo Traso Alejandra Espinosa, y el director ejecutivo de la Fundación Santo Domingo José Francisco Aguirre. La conversación fue moderada por el director de El Universal, Nicolás Pareja. ([Video] Foro educación 2021: entre la esperanza y la incertidumbre)

En la conversación se reconocieron principalmente los esfuerzos para no detener el calendario académico durante la pandemia y la necesidad de acompañar a los colegios en su regreso a la presencialidad.

Los avances

Según la ministra de Educación María Victoria Angulo, a nivel nacional, 93 entidades territoriales certificadas han reportado avances en sus modelos de alternancia educativa: 71 en colegios oficiales y 22 únicamente en colegios privados.

Para ello a través del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome) el Gobierno nacional dispuso de $400.050 millones para financiar los protocolos de bioseguridad de las instituciones educativas.

En el caso de Cartagena, se trata de $6.199 millones los que fueron destinados. Hasta el momento, 103 colegios han regresado a la presencialidad, sin embargo de ellos tan solo 4 son públicos.

Imagen distanciamientoenclases

Por este motivo desde el Ministerio la invitación es a agilizar los procesos contractuales que permitan la ejecución de los recursos asignados y así propiciar el regreso a las aulas.

“Tenemos que hablar de la presencialidad y de la implementación del modelo híbrido, sabiendo que hay carencias y desafíos. Los profesores y directivos han hecho un trabajo enorme y el valor de la confianza es demasiado importante, porque este es un momento donde la sociedad necesita cambiar e innovar”, dijo Angulo.

Para la ministra el regreso a los colegios también es un asunto de salud pública, toda vez que garantizar el buen ambiente de aprendizaje va de la mano con el proceso formativo de los estudiantes.

“Lograr que los estudiantes reanuden las interacciones presenciales con sus maestros y con sus pares, es uno de los retos que tenemos como sociedad, pues los espacios escolares son vitales en el desarrollo integral de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes y en la generación de mayores oportunidades y bienestar para su vida actual y futura”, puntualizó Angulo.

“Educar para la incertidumbre”

En el foro, la directora de calidad educativa de la Secretaría de Educación Bertha Bolaños también habló sobre las enseñanzas que dejó la pandemia en el sistema educativo de Cartagena y una de ellas fue la necesidad de “educar para la incertidumbre”, ya que indudablemente el confinamiento y el estudio desde casa fue un hecho sorpresivo para todo el sector.

“Tuvimos que negociar cómo podíamos seguir nuestro proceso de formación aún en medio de la angustia, del dolor, de no tener recursos para hacerlo, de la brecha digital y todo lo que tiene que ver con lo social. Y los más afectados fueron los de los colegios oficiales, pero los profesores hicieron su esfuerzo, se buscaron estrategias y la forma de salir adelante”, resaltó Bolaños, que también destacó que a pesar de las circunstancias los estudiantes se quedaron y fueron pocos los que desertaron del estudio.

Ahora, con el reto del retorno a las aulas por delante, asegura que desde la Secretaría siguen trabajando por ese regreso seguro al colegio, garantizando primero que las instituciones educativas cuenten con la infraestructura necesaria para adoptar los protocolos de bioseguridad en sus instalaciones.

Imagen bioseguridadencolegios

“Estamos privilegiando la vida pero también estamos trabajando los elementos asociados a la calidad”, dijo Bolaños, aludiendo a otros esfuerzos en formación que adelanta la Secretaría.

Pensar a largo plazo

Alejandra Espinosa, directora del Colectivo Traso, organización que ha apoyado a las instituciones educativas de la ciudad en medio de la pandemia y también ahora en el proceso de alternancia, añadió que si bien el 2020 fue un año de incertidumbre y de reajustes, también fue un período que dejó ver con más claridad aquellas áreas en las que es necesario enfocarse.

“Todo se vuelve más retador cuando no hay presencialidad. Esto pudo reconocernos vulnerables pero también nos hizo ver que es el trabajo articulado el que nos puede sacar adelante”, dijo Espinosa.

La directora resaltó que en esta medida se intensificará el trabajo para fortalecer la calidad educativa y los diferentes métodos de enseñanza pero que también es necesario pensar en un plan estratégico de largo plazo para la educación.

“Hay muchos retos que hoy se hacen más evidentes pero que no se resuelven en cuatro años así que hay que establecer acciones, presupuestos y las fuentes de financiación para desarrollar”, manifestó Espinosa.

Una oportunidad

Desde la Fundación Santo Domingo, que también ha respaldado todo este proceso a través de distintos programas, principalmente en Ciudad del Bicentenario y en Barú, indicaron que en realidad la pandemia representa una verdadera oportunidad para reformar la educación en el país de la manera en que lo merece.

“El 2020 fue un año de muchos retos y de una transición a una nueva era. Pensaría uno que una gran crisis como esta lo que genera es un retroceso en la educación, se habla mucho de las inequidades que la pandemia evidenció por el acceso a la educación virtual pero más que ver esto como una crisis tenemos que verlo como una oportunidad para evolucionar la educación en la país”, dijo José Francisco Aguirre, director ejecutivo de la Fundación.

Para Aguirre se trata de un antes y un después donde el esfuerzo colectivo de las entidades es esencial para lograr los objetivos y garantizar la mejora de la educación.

Por el momento en Cartagena se sigue avanzando en el acompañamiento a los colegios para que haya mayor celeridad en el regreso a las aulas, de una manera en la que siempre se privilegie el bienestar de la comunidad educativa, pero que también fortalezca la calidad de la educación en el Distrito. El objetivo es que cada vez más colegios oficiales se sumen a la presencialidad y así los estudiantes se puedan ir reintegrando a este entorno tan necesario para su aprendizaje.