Cartagena


Golpe a la salud mental: la cuarta ola que dejará el COVID en Cartagena

De acuerdo a estudios, el COVID-19 dejará tras de sí una preocupante situación en temas de salud mental que Cartagena debe prepararse para asumir.

GISSEL DÍAZ SÁNCHEZ

20 de noviembre de 2020 06:36 PM

La salud mental ha tomado mayor importancia en los últimos años. Y durante la pandemia causada por el coronavirus, se convirtió en uno de los principales temas para poner atención debido al deterioro psicológico que generó el estado de cuarentena y el temor por la enfermedad.

Esto nos dejó una gran interrogante sobre lo que está pasando con la salud mental de los cartageneros y cómo se puede enfrentar la situación.

Serán “cuatro olas” de pandemia

De acuerdo al médico estadounidense Víctor Tseng, médico neumólogo de Atlanta, la pandemia tendrá “cuatro olas: una huella sobre los pacientes urgentes, sobre los crónicos y también un desgaste psicológico y económico”. Según Tseng, la cuarta ola que es la que genera estragos en la salud mental, inicia con la segunda ola del COVID-19.

Imagen Ilustración-sin-título-1

Estas previsiones se evidencian en el aumento de violencia intrafamiliar en un 175% según el Observatorio Colombiano de las Mujeres, triplicando las cifras del 2019.

Los registros de la línea 115 habilitada por el Gobierno para brindar compañía y atención a las mujeres durante el confinamiento, arrojaron que el 71% del total de 5.874 llamadas atendidas durante este periodo, corresponden a denuncias por violencia intrafamiliar.

Aunque Cartagena no figura en las zonas donde aumentaron las llamadas, en entrevista con El Universal, el médico psiquiatra y psicoterapeuta Christian Ayola, uno de los más destacados en este tema en la ciudad, indica que se han presentado muchos casos que evidencian estrés post traumático producto de la pandemia.

“Con este tipo de traumas las personas tienen tres opciones: atacar, huir o quedarse paralizados, pero el covid se presenta como un evento traumático persistente porque se prologa, a diferencia de un evento incidencial que permite que la persona reaccione en ese momento”, dijo Ayola.

Esto quiere decir que se prevé un aumento en este tipo de situaciones.

Así está Cartagena

De acuerdo al último informe de Cartagena Cómo Vamos, realizado entre el 21 de julio y el 18 de agosto en el cual se encuestaron 4,361 cartageneros, el 26 % de las personas manifestó que comparando la situación de hoy con la de antes de la cuarentena, su salud física había empeorado durante ese periodo. En cuanto a la salud mental el porcentaje es mayor, aumentando a 35 % las personas que manifiestan deterioro en su salud mental.

Es importante resaltar que de entre los 18 y los 25 años, se manifiesta un 45% de deterioro en este aspecto, porcentaje que va disminuyendo conforme a la edad. Es decir, que a mayor edad, menor deterioro se manifiesta en la salud mental.

Imagen Cartagena, salud mental

¿Cuál es la mayor afectación mental?

“La mayor afectación psicológica durante la pandemia ha sido la ansiedad. Estrés, crisis de angustia y ataques de pánico, todo esto es producto del confinamiento y todas las situaciones que provocó la pandemia. En segundo lugar está la depresión, muchos pacientes han manifestado síntomas de depresión y también se ha reactivado en aquellos que ya la estaban superando o que la habían padecido antes”, explica Ayola.

El último informe de Solidaridad de Profamilia, indica que el cansancio y fatiga sin motivo, ha aumentado un 20 %, seguido de la ansiedad y la depresión que han tenido un aumento del 17 % desde el inicio de la pandemia en marzo hasta ahora. Para el informe fueron encuestados 1735 personas en Colombia entre el 1 al 11 de septiembre de 2020.

Imagen salud mental

Según las encuestas, las afectaciones en la salud mental de las personas también aumentaron durante este periodo comparado con el inicio de la cuarentena: el 36% de los encuestados afirmó sentirse cansado sin motivo, el 25% desesperanzado, el 22% aseguró sentirse poco valioso o inútil y el 19%, tan triste que nada podía alegrarlo.

Suicidios, ¿qué depara el futuro?

Ayola cuenta que al inicio de la pandemia pudo evidenciar una disminución de hasta un 60% de la ocupación hospitalaria por casos psiquiátricos y también en las consultas, pero esto se debía al temor de salir o mantener cercanía con el sector de la salud. Sin embargo, desde el mes de octubre el aumento ha sido de hasta un 90%, logrando la ocupación regular.

Agrega que en el tema de los intentos de suicidio, las cifras están por debajo de lo esperado. Un dato alentador en medio de todo.

A nivel nacional, el informe de Comportamiento de la Vigilancia del Intento de suicidio en el periodo IV, indica que se “se presenta reducción en la incidencia del Intento de suicidio a nivel nacional a partir de la semana 12 de 2020, lo que coincide con las medidas de aislamiento preventivo por COVID-19 en todo el territorio. Sin embargo, hubo un aumento de intentos de suicidio en los grupos de 40 a 44 años de edad”.

“Lo que la ciudad necesita es fortalecimiento del equipo terapéutico y psicológico para lo que se viene con la cuarta ola producto de la pandemia. Porque ahora mismo no está lista para enfrentarlo”.