Cartagena


Golpean a médico con casco de moto por aislar a sospechoso de COVID

El ataque sucedió en la clínica Estrios. La directora del Dadis rechazó la agresión y solicitó acompañamiento de la Policía.

YESSICA RIVERA PORRAS

23 de junio de 2020 02:15 PM

La situación que en este momento vive el personal de salud de Cartagena por cuenta del coronavirus es preocupante.

Los médicos, enfermeras, fisioterapeutas y demás profesionales sanitarios de la ciudad, además de exponer sus vidas al COVID-19 en el cumplimiento de sus funciones, tienen que enfrentarse a discriminaciones, amenazas e intimidaciones por parte de un sector de la población.

Este martes 23 de junio se dio a conocer un ataque a la misión médica en la clínica Estrios S.A.S, ubicada en el barrio España, por parte de los familiares de una paciente.

Uno de los médicos afectados, quien prefirió no revelar su nombre temor a represalias, contó a El Universal que el hecho se presentó ayer aproximadamente a las 9 de la noche cuando el personal sanitario decidió aislar a una mujer con sospecha de coronavirus.

“La paciente tenía tos y luego de una radiografía con hallazgos subjetivos de COVID le avise a sus familiares, dos mujeres y un hombre que se encontraban en la clínica, que había que aislarla para evitar el contagio de las demás personas que se encontraban en la sala. De inmediato se alteraron y procedieron a intimidar al cuerpo médico”, sostuvo el doctor.

El profesional de la salud detalló que inicialmente les gritaron palabras soeces y los amenazaron de muerte, pero posteriormente apareció otro familiar, quien le pegó con un casco de motocicleta en la cabeza.

De acuerdo con el doctor, tras la agresión, él y otros cinco médicos generales y cinco enfermeras tuvieron que encerrarse en una sala para evitar más ataques por parte de los familiares de la paciente, quienes decían que diagnosticar a personas con COVID-19 es un negocio.

El doctor atacado señaló que luego de unos minutos logró salir de la clínica y se desplazó hasta la estación de Policía a solicitar amparo policivo.

“La Policía mandó a varios cuadrantes y a una teniente al lugar que logró calmar la situación, pero no hubo detenidos ni nada, el señor que me agredió se fue”, expresó el médico afectado.

El profesional agregó que decidió cerrar sus redes sociales debido a los ataques y por temor a que identifiquen a sus familiares. Añadió que en horas de la tarde se hará una resonancia magnética cerebral pues sufrió un trauma craneoencefálico por el golpe con el casco.

“No hay derecho que por querer ejercer mi profesión con dedicación, esfuerzo y sacrificios me vea expuesto a maltrato físico. No somos héroes, somos seres humanos, trabajadores que luchamos contra una enfermedad real. Lamento que la lucha ahora también sea contra la rabia, ignorancia y el odio de muchas personas”, dijo el médico.

Finalmente, el doctor no se explica cómo los cuatro familiares de la paciente enferma lograron burlar la seguridad para ingresar a la clínica, pues solo está permitido el acceso de una persona.

Mensaje publicado por el doctor en su perfil de Facebook

Imagen Captura

Solicitan acompañamiento

Luego de conocerse el hecho, la directora del Departamento Administrativo Distrital de Salud, Dadis, Johana Bueno, rechazó el ataque e hizo un llamado a que cesen las agresiones contra el personal de salud.

“En las últimas semanas se ha visto gravemente afectado el ejercicio de la misión médica con infracciones, tales como agresiones físicas al personal de salud, amenazas e intimidaciones. Estas situaciones, además de comprometer el cumplimiento de indicadores importantes en salud pública, también afectan las condiciones de vida y de trabajo del personal de salud”, indicó Bueno.

La funcionaria aseguró que impedir el trabajo del personal médico puede derivar en un aumento de la mortalidad por falta de atención a heridos o enfermos, y un aumento de las enfermedades por falta de tratamiento y de programas de prevención

La directora del Dadis manifestó que solicitó apoyo y acompañamiento de la Policía Metropolitana, en conjunto con la Secretaría del Interior, con el fin de conformar un equipo desde las áreas de vigilancia, investigación, prevención, entre otras, que logren facilitar el trabajo de los médicos y enfermeras en Cartagena.

Otro caso

Este martes también se conocieron las intimidaciones que recibió un médico cartagenero que ejerce la profesión en San Estanislao, Bolívar.

Según los hechos, el doctor recibió amenazas luego de resultar positivo para el virus y que muchos residentes de esta población aseguraran que llevó el COVID-19 al municipio.

El doctor explicó que su contagio no se originó porque vive en Cartagena sino por el contacto estrecho con un habitante de San Estanislao que atendió el 3 de junio y tenía coronavirus.

El profesional de la salud rechazó las amenazas y discriminaciones y detalló que por motivos de seguridad ya no se encuentra en la población bolivarense.