Cartagena


Las claves del primer colegio público que retornó a la presencialidad

La Institución Educativa Jorge García Usta, en Bicentenario, lleva tres días recibiendo a los niños de transición. Sus protocolos de bioseguridad sirven de ejemplo para los demás colegios de Cartagena.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

11 de marzo de 2021 12:00 AM

Hace tres días, la Alcaldía de Cartagena anunció con bombos y platillos que la Institución Educativa Jorge García Usta era la primera de carácter público que regresaba a la alternancia en Cartagena, luego de un año de pandemia por el COVID-19.

El anuncio llega en un momento de controversia porque el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Bolívar (Sudeb) se opone al retorno a las aulas hasta tanto no se garantice la bioseguridad en los colegios y la adecuación de la infraestructura de los mismos.

Sin embargo, en el Jorge García Usta el plan de alternancia ha sido bien aplicado y eso mantiene con orgullo a sus directivos, docentes y padres de familia. Ayer El Universal los visitó para conocer cómo han sido estos primeros días de regreso a las aulas, en donde se atienden solamente a los niños de transición que están entre los 4 y 5 años. A partir del lunes de la próxima semana se espera el regreso de los alumnos de 11°, y a mitad de semana los de tercer grado. El propósito de este colegio es tener el 30% de sus estudiantes en alternancia en este inicio de año escolar. Cabe recordar que esta institución, a pesar de ser de carácter público, es administrada por un contratista privado, La Salle, por lo que los docentes y el cuerpo de vigilancia también son privados.

¿Cómo están funcionando? Te lo contamos a continuación.

(Lea: Comienzan fumigaciones contra el dengue en Cartagena).

1. El ingreso al colegio

Las claves del primer colegio público que retornó a la presencialidad

Los niños empiezan a llegar a las 7:30 de la mañana, se lavan las manos, se forman en un área delimitada para tal fin con bancas y sombra de árboles frondosos, separados a dos metros de distancia, y allí esperan hasta las 8 de la mañana cuando son guiados por la docente hacia el salón de clases. En el aula se sientan en puestos separados a un metro y medio de distancia. El uso del tapabocas es obligatorio.

En total son 25 niños por día, divididos en dos salones: 13 en uno y 12 en el otro. El área es espaciosa y con suficiente ventilación. Realmente son 100 estudiantes en transición, pero solo la mitad está asistiendo a clases presenciales. De esa mitad, 25 van un día y 25 el día siguiente. El grupo que no asiste al colegio ese día recibe sus clases virtuales a la par de los 50 que no accedieron al plan de alternancia, desarrollando las mismas actividades, lo que garantiza un equilibrio para todos en el aprendizaje.

2. El área común

Las claves del primer colegio público que retornó a la presencialidad

En el Jorge García Usta cuentan también con un área de descanso abierta, al lado de los salones, la cual es desinfectada varias veces al día por los aseadores del colegio. El lugar está suficientemente ventilado con un punto de lavado de manos en la entrada. Allí llegan los pequeños durante media hora, se sientan por separado, comen una merienda y luego regresan al aula, siempre bajo la supervisión de la docente.

(Lea: Cartagena suma 75 contagios nuevos y 3 fallecidos por COVID-19).

3. Los baños

Las claves del primer colegio público que retornó a la presencialidad

Con menos de seis años de haber sido construido, este colegio goza de modernos baños con baterías sanitarias en óptimas condiciones. Adentro, cada división tiene inodoro nuevo y puertas en perfecto estado, con sus respectivas canecas y papeles de fácil acceso. Todos los grifos funcionan y hay una regadera que se usa para casos excepcionales. Solo se permite la ida de un niño al baño al tiempo.

Así mismo, en la salida hay un secador de manos que funciona con sensor.

(Lea: Empezó alternancia en colegios públicos de Cartagena).

4. La recogida

Las claves del primer colegio público que retornó a la presencialidad

A las 11:30 de la mañana finalizan las clases y salen los pequeños de manera controlada hacia la entrada del colegio. Se lavan las manos y caminan en fila sosteniendo una cuerda que mantiene la distancia entre ellos. Luego se sientan en las mismas bancas de la mañana, por separado, mientras van saliendo uno por uno al encuentro con sus padres, quienes previamente han entregado una ficha de registro. Luego se marchan y regresan dos días después a sus clases presenciales.

La Secretaría de Educación del Distrito señaló que hay en revisión 25 planes de regreso de otras instituciones públicas, y se proyecta el regreso gradual y seguro de 10 de ellos durante marzo.

5. Los otros postulantes

Según la Secretaría de Educación, más de 30 colegios han presentado sus planes de regreso a las aulas y están esperando aprobación. Son ellos: IE Domingo Benkos Bioho, María Cano, República de Argentina, Nuestro Esfuerzo, Clemente Manuel Zabala, María Auxiliadora, Islas del Rosario, C.E Colombiatón Gustavo Pulecio Gómez, IE Hermano Antonio Ramos de La Salle, Luis Felipe Cabrera de Barú, IE de Ararca, IE de Tierrabaja, San Francisco de Asís sedes Policarpa Salavarrieta, Hijos del Agricultor, y sede Pedro Pascasio Martínez; IE Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Santa Cruz de Islote, Omaira Sánchez Garzón, Rosedal, Normal Superior, San Juan de Damasco, IE Tierrabomba, Antonio Nariño, José de La Vega, Luis Carlos López, Corazón de María, IE Santa Ana, Promoción Social, CASD Manuela Beltrán y Ciudad de Tunja.

  NOTICIAS RECOMENDADAS