Cartagena


Los desafíos para sacar adelante una nueva formulación del PEMP

Con base en los trabajos hechos en 2012, 2017 y 2019, el Distrito intentará que finalmente la ciudad tenga un Plan Especial de Manejo y Protección del Centro.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

30 de noviembre de 2020 12:00 AM

El Centro Histórico es considerado la ‘joya de la corona’ de Cartagena. Sus imponentes murallas, casas antiguas, balcones llenos de flores y pequeñas callecitas se convierten en una mezcla que envuelve a propios y visitantes en un espacio mágico de día y de noche.

A lo largo de los años se ha hablado de herramientas y procesos para garantizar su protección, conservación y sostenibilidad, las cuales deben quedar contempladas en un Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP).

En aras de saldar esta deuda histórica, el pasado 18 de noviembre, con el conversatorio ‘El Plan del Centro’, se dio inicio oficial a la fase de diagnóstico del PEMP, en la cual se están realizando mesas virtuales para recoger los aportes de las comunidades, y se prevé que en los próximo meses, si las condiciones epidemiológicas lo permiten, se lleven a cabo las presenciales.

El objetivo con estas mesas es que la ciudadanía participe y se construya un diagnóstico acorde a las problemáticas y situaciones del Centro Histórico. “No queremos terminar un documento y que después la gente haga observaciones. Vamos a construir con la gente”, afirmó el secretario de Planeación, Guillermo De Ávila. (Lea aquí: Avanza fase de participación ciudadana para la construcción del PEMP)

De acuerdo al cronograma, una vez termine la fase de diagnóstico, empieza la construcción conjunta, tanto de las problemáticas concretas como de las propuestas para su resolución. La tercera fase estará enfocada en la presentación de resultados y ajustes finales, para pasar a una etapa de radicación ante el Ministerio de Cultura para su adopción, en donde deberá constantemente informar a la ciudadanía sobre el proceso. Se espera que esto ocurra en junio de 2021.

El avance en los años

Los primeros pasos para la construcción de un PEMP en la ciudad se realizaron en 2005 como un trabajo entre el Ministerio de Cultura y la Unesco.

Según contó Leonor Gómez, magíster en restauración de monumentos históricos y participante de ese ejercicio, en ese año se realizaron talleres en 11 barrios de la ciudad para conocer qué sabían los ciudadanos de patrimonio.

“En ese momento identificamos qué es lo que la gente pensaba y veíamos cómo están absolutamente presentes para los cartageneros las murallas, el Castillo San Felipe y aproximadamente otros 10 monumentos reconocidos, y daba la sensación de que había un conocimiento, pero en realidad no era así. Se planteó la necesidad de llegar con mucha pedagogía a las comunidades para que fueran conociendo más de la historia de ese patrimonio, algo mucho más profundo que identificar dónde están ubicados”.

Después de este primer paso, pasaron muchos años para que el Distrito pusiera el PEMP en su radar y fue hasta 2012 cuando se obtuvo un primer diseño.

“Anteriormente se han hecho varios intentos y avances en la formulación del Plan de Manejo y Protección del Centro Histórico, pero ninguno se ha aprobado a la fecha. Estos datan del 2012, 2017 y 2019 y esta administración ha reconocido que esta información no se podía perder y por eso son parte fundamental en este proceso de construcción”, afirmó el secretario de Planeación.

Cabe recordar que el más reciente intento de aprobación de un PEMP se frustró porque el alcalde William Dau solicitó al Ministerio de Cultura su devolución, teniendo en cuenta el inconformismo de varios gremios de la ciudad, por la falta de socialización del documento radicado. (Lea aquí: Mincultura devuelve PEMP a Cartagena tras petición del alcalde Dau)

“El 60% de los centros históricos poblados de Colombia ya tienen PEMP, operando, y algunos han sido modificados y actualizados, entonces esto no es un tema de solo Cartagena. La ventaja es que lo elabora la ciudad, lo presenta con concepto favorable de instituciones locales y la comunidad, y lo evalúa un cuerpo colegiado desde dimensiones materiales, inmateriales, ambientales, etc. Luego dan algunas recomendaciones para que siga siendo incluyente y corresponda a una visión colectiva de un país diverso y pluriétnico”, expresó Rodolfo Ulloa, arquitecto restaurador e investigador en historia de la arquitectura y urbanismo.

Los desafíos

Para Leonor Gómez, construir un PEMP es de por sí un desafío. “El reto es que se integre el Centro Histórico a la planificación de la ciudad. Hay que buscar la articulación incluso entre los mismos profesionales y entre los diferentes actores que participan, donde los intereses puedan ser escuchados y que sea un documento que tenga una mirada integral, que responda una sola pregunta pero con los aportes de todos”.

En concordancia con este planteamiento, para Rodolfo Ulloa, la ciudad debe tener presente su declaratoria de Patrimonio Histórico de la Humanidad y que el PEMP no es una norma física sino un plan de gestión social hacia el futuro.

“Hay que meterle gente al PEMP, parece una obviedad, pero no lo es. Se debe hacer un plan de gestión social, ambiental, paisajístico, material e inmaterial (...) Tiene que haber políticas y programas específicos, no solamente del orden nacional, sino local; trabajar en equipo, reconocernos en un contexto local, departamental, nacional”.

De acuerdo con Ulloa, Cartagena tiene conocimiento de su patrimonio, pero hay competencia por si es más importante la champeta o el Castillo San Felipe. “Todo es importante, tenemos que generar una visión integradora, donde se complementen esas visiones, y el PEMP es una invitación a eso, a que nos pongamos de acuerdo, sin excluirnos”.

Agregó que se debe tener presente que un PEMP sin recursos públicos y privados es una norma física. En ese sentido, para el director de la División de Patrimonio del IPCC, Alfonso Cabrera, se deben contemplar unos incentivos para la población que sostiene el patrimonio inmaterial como las tradiciones.

“Otro tema que se debe tener en cuenta son los incentivos o estímulos para evitar que los remanentes de nuestra bella población tradicional, que vive en los barrios de Getsemaní y San Diego, se nos vaya. Que sean verdaderos estímulos y que el PEMP los deje por lo menos planteados para que las personas que tienen hoy un inmueble sepan que por lo menos con las exoneraciones y estímulos, y quizás con una estrategia similar a la transferencia de derechos, puedan restaurar y conservar su bien inmueble porque su deterioro afectaría a todo el entorno”.

Las próximas mesas de participación

Durante la semana pasada se realizaron las primeras mesas virtuales con las comunidades y a partir de mañana se inicia la segunda fase. Para este primero de diciembre están citados los organismos de control a las 9 de la mañana, y los sectores académicos, industriales, empresariales y comerciales a las 3 de la tarde.

El 3 de diciembre el turno es para todos los actores del barrio Getsemaní a las 9 de la mañana y todos los actores del barrio San Diego a las 3 de la tarde.

El 10 de diciembre la convocatoria es para los actores del barrio Centro a las 9 de la mañana y a las 3 de la tarde para las entidades públicas de escala regional y nacional.

Finalmente, el 17 de diciembre se realizarán las últimas mesas virtuales. A las 9 de la mañana con todos los actores de la zona de influencia insular, es decir, los barrios Bocagrande, El Cabrero, Marbella, Manga y La Matuna; y a las 3 de la tarde con todos los actores del Espinal, Chambacú, Papayal, Torices, Lo Amador, Pie de La Popa y Pie del Cerro.

Los ciudadanos que deseen participar podrán hacerlo ingresando a la página web oficial del PEMP, en donde además encontrarán toda la información relacionada con este proceso. La dirección es pemp.cartagena.gov.co.

“Queremos que más ciudadanos se vinculen a estas mesas de participación, y podamos conocer de primera mano las preocupaciones e inquietudes que tiene la comunidad respecto a la formulación de nuestro PEMP”, afirmó Guillermo Ávila, secretario de Planeación Distrital.

  NOTICIAS RECOMENDADAS