Directora del ICBF entrega canastas de alimentos en Cartagena

31 de mayo de 2020 12:00 AM
Directora del ICBF entrega canastas de alimentos en Cartagena
La familia de María Fernanda Muñiz es una de las beneficiadas de la entrega de canastas familiares hecha por el ICBF.//Cortesía.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Desde Villa Gloria, un barrio de vocación pesquera, Cartagena ayer se veía gris a causa de la lluvia que cayó sobre la ciudad desde temprano.

Allí en ese terruño que ha sido labrado a punta de luchas y esfuerzos de su comunidad, viven María Fernanda y Jean Klever junto a su hija Dulce María.

A Dulce María, que tiene 6 años, aún le cuesta entender porqué sus papás no dejan que ella salga a jugar con vecinos, hacer comidita fuera de su casa, pero sobre todo, ir a clases donde la seño rosa.

Desde hace aproximadamente dos meses, tras declararse la emergencia sanitaria por el coronavirus, Dulce María, quien asistía a la guardería, en un hogar comunitario del Instituto Colombiano de Bienestar Familia (ICBF) ahora permanece en casa en donde sus padres, además de sus cuidadores, son sus nuevos maestros.

En su inocencia, Dulce guarda el deseo de que pronto digan que ya puede salir, jugar, estudiar. Sus padres por su parte, desde que se declaró la emergencia, más que cualquier cosa, les preocupaba con qué sostener su hogar.

Ambos papás, que antes de la pandemia ya libraban una batalla contra el desempleo, tenían el alivio de que al asistir a clases la pequeña recibía tres de los seis alimentos que debe ingerir en un día un menor de edad, por eso cuando clausuraron la asistencia a clases, la angustia los agobió.

“Se nos ha hecho difícil, mi esposo no trabaja, antes de la pandemia ya se nos estaba haciendo difícil, ahora mucho más, él marañea a veces, lo buscan para echar una arena, o hacer trabajos en una casa, pero eso no es todo los días, entonces, imagínese”, refiere María.

En un rancho de tablas que han levantado con gran sacrificio, y que apenas la semana pasada tuvo forma de casa, pues me cuentan que antes era prácticamente un cambuche, pese a las muchas dificultades que tienen pasan los días de la cuarentena en familia, protegiéndose.

Sin embargo, aunque ayer todo afuera de su casa parecía gris por la lluvia y dejaba la sensación de que en su morada había solo necesidades, curiosamente había alegría, pero sobre todo gratitud que hacían de aquella casita, un lugar lleno de calidez.

A su puerta, llegó una vez más la canasta familiar, llena de alimentos, que más que eso, son la garantía de que a la pequeña Dulce María y a ellos, aún con las dificultades que puedan tener, no les vencerá el hambre.

“Mi casita es toda humilde, la realidad es que tiene una semana, porque ella estaba chiquitica, lo que pasa fue que mi esposo tenia un teléfono celular y lo vendió por 200 mil pesos, con eso pudimos comprar los materiales para ponerla mejor, y la comida afortunadamente no nos ha faltado, gracias a las ayudas que han entregado”.

Entregas en Cartagena

A causa del coronavirus, desde marzo el Gobierno nacional suspendió la asistencia a los centros de educación, entre esos a los hogares infantiles y Centros de desarrollo Infantil (CDI) del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, una decisión que puso contra las cuerdas a cientos de familias en condición de vulnerabilidad.

Por eso, desde ese entonces y entendiendo que los niños deben seguir con sus procesos y se les debe garantizar la alimentación, el ICBF comenzó la entrega de canastas familiares con el fin de que los niños reciban todo lo necesario para su desarrollo.

Verificando que esto se esté cumpliendo, Lina Árbelaez, directora general del ICBF, entregó ayer canastas de alimentos acompañadas del componente pedagógico como lo es la cartilla Mis Manos Te enseñan y el kilt compuesto de elementos como plastilina, temperas, crayolas, entre otros, a familias de diferentes zonas de la ciudad, como La Boquilla y Olaya Herrera.

En Bolívar el ICBF ha cumplido con la entrega de 89.192 canastas nutricionales en la primera fase ( entre marzo y abril) y en la segunda fase que incluye mayo: se han entregado 93.280 canastas, de las 101 mil que están proyectadas para el departamento.

“Desde el primer día que tomamos la decisión de cerrar los servicios presenciales del ICBF en las modalidades de CDI, hogar comunitario y hogar infantil, se decidió garantizar el bienestar de los niños a través de la entrega de canastas nutricionales y hacer el acompañamiento pedagógico”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS