Cartagena


Malecón ciénaga de La Virgen: la gran apuesta del Distrito por Cartagena

Además de terminar los 11,4 kilómetros restantes de la vía Perimetral, el Distrito pretende hacer una recuperación integral al cuerpo de agua mediante diferentes intervenciones.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

10 de agosto de 2020 12:00 AM

Son ya 14 años los que llevan los cartageneros esperando la terminación de la vía Perimetral, aquella cuyos primeros 3,8 kilómetros fueron entregados en el marco de los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2006 y que una vez terminados, quedó en el olvido, pues desde ese entonces su terminación se encuentra en veremos.

Y es que la vía Perimetral, además de consolidarse como uno de los proyectos más importantes para mejorar la movilidad en Cartagena, también se perfila como una importante obra en pro de la conservación ecológica de la ciénaga de La Virgen, que padece por el crecimiento de las invasiones en los sitios donde no hay pavimento.

Es por este motivo que la administración del alcalde William Dau tomó la decisión de transformar este proyecto en lo que sería el “Malecón ciénaga de La Virgen”, que más que terminar la vía se encargaría de brindar una solución integral a todas las comunidades que se encuentran su borde.

“El lenguaje tiene el poder de cambiar la realidad y el término ‘Perimetral’ no es nada inclusivo, al contrario es excluyente, entonces queremos cambiar la visión del proyecto para que la gente comience a sentirse incluida. Que esos 300 mil habitantes que están en el margen de la ciénaga sientan que se va a hacer un proyecto para ellos”, manifestó el secretario de Planeación Guillermo Ávila.

El funcionario destacó que el proyecto va más allá de conecta “punto a con un punto b” a través de una vía y más bien se enfoca en una “reconciliación con el entorno natural”.

“Cartagena está en deuda con la ciénaga de La Virgen, que ha sido degradada siglo tras siglo. Creo que la ciénaga es muy resiliente porque a pesar de todo lo que ha recibido ahí está, se han invadido 730 hectáreas y si no se hubiese construido el tramo de la vía en 2006 quizá hubiese perdido unas 100 o 200 hectáreas más. El Malecón lo pensamos como un límite para manejar ese territorio de borde y tejer y entender esa relación entre el medio ambiental y el medio urbano. Más que hacer una vía tenemos que entender cómo va a ser esa relación de las zonas asentadas con la ciénaga de La Virgen”, agregó.

En este sentido, a la obra se le adicionaría un componente socioecológico que tiene como eje a las poblaciones ubicadas en la zona de influencia de la ciénaga.

“De un lado tenemos el tema ambiental, entendiendo el espejo de agua como la ciénaga de La Virgen, los canales que llegan a ella que son 23, la cobertura vegetal del manglar, y toda la estructura ecológica. Y del otro, la infraestructura vial pensando no solo en la vía sino en las relaciones y articulaciones que debe tener la carretera con el resto de la ciudad, proyectos de recreación y deporte, espacio público, cultura, salud, educación y el manejo de proyectos económicos para el mejoramiento de la productividad”, puntualizó Ávila, que habla del proyecto como una forma de reconocer a esa ‘otra Cartagena’ de la que tanto se habla pero que no se interviene.

El plan

Dentro del Plan de Desarrollo, el proyecto se encuentra enmarcado dentro del Programa de Ordenación Territorial y Recuperación Social, Ambiental y Urbana de la Ciénaga de La Virgen, el cual busca articular todas las acciones e inversiones que contribuyan a la conservación de este cuerpo de agua.

El programa como tal comprende los siguientes ejes, que según el Plan de Desarrollo 2020 – 2023 ‘Salvemos a Cartagena’ son la clave para el óptimo desarrollo de la megaobra:

1. Delimitación del borde tierra – agua, obras para continuación de la vía Perimetral y mejora del tramo ya construido (del barrio San Francisco al sector 11 de noviembre en el barrio Olaya Herrera).

2. Obras para la rehabilitación de drenajes y canales secundarios para la gestión de inundaciones.

3. Equipamentos, obras y capacitación para la mejora del servicio de recolección de residuos.

4. Obras necesarias para completar las redes de alcantarillado total en los barrios del entorno de la Ciénaga.

5. Obras y equipamentos necesarios para rehabilitar y mejorar las conexiones de la ciénaga con el mar mediante compuertas telecomandadas.

6. Reordenación urbana del borde de la ciénaga con obras como pavimentación de calles y aceras.

En total también con el apoyo del departamento de Valorización se pretenden rehabilitar unos 3.5 kilómetros de canales secundarios y construir unos 14.5 kilómetros de canales bajo calle con el fin de complementar las obras de la vía.

De la misma manera, la ampliación de la red de alcantarillado a cargo de Aguas de Cartagena se daría en 14 kilómetros y con Corvivienda se trabajaría en la construcción de unas 1.800 viviendas y el mejoramiento de 60 hectáreas en el área de influencia de la vía Perimetral.

Finalmente, será el EPA el encargado de conformar un sistema de gestión hídrica de la ciénaga de La Virgen y recuperación del manglar con el fin de emprender en su cuidado.

“El proyecto piensa conectar a la ciudad con un ecosistema tan maravilloso como lo es la ciénaga de La Virgen, nos ayuda a ponerle un límite físico a esa invasión que está acabando con el hábitat y como tal podríamos estar hablando de una restauración. Es una vía que además funciona como una especie de dique transversal a lo que es el Plan Maestro de Drenajes Pluviales, ya que esta es una zona plana y propensa a inundaciones en época de lluvia”, expresó el director del EPA, Javier Mouthon.

El funcionario reiteró la importancia que tiene este proyecto como punto de partida para poner en marcha otras importantes obras en la ciudad como lo es el sistema de conexión de caños y lagos y también el Plan 4C para la adaptación de la ciudad al cambio climático, el cual comienza con la restauración de los ecosistemas.

Las fuentes de financiación

Para financiar el proyecto, el Distrito le apuesta primero a obtener recursos directamente del Gobierno, a los cuales tendría derecho al estar dentro del Plan de Desarrollo a nivel nacional.

“La segunda y más factible serían recursos del Sistema General de Regalías. Las finanzas del Distrito están disminuidas y no hay presupuesto para hacerlo desde acá. Pensaríamos nosotros que si no se puede de este modo, tendríamos que irnos a cooperación internacional y ahí tenemos el préstamo internacional aprobado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para poder hacerlo”, indicó el secretario de Planeación Guillermo Ávila, que también señaló que hay unos remanentes de los proyectos de la Ruta de Sol I y II de alrededor 130 mil millones que podrían ser utilizados.

Por el momento, se desconoce el presupuesto de la obra pero las estimaciones para la elaboración y actualización de los estudios de diseños estarían entre $3.500 y $4 mil millones. Una vez estén los diseños, se podrán conocer los costos reales del Malecón.