Cartagena


Medidas contra el COVID-19 son “contradictorias” con la realidad de Cartagena

Cuatro destacados médicos de la ciudad opinaron sobre el nuevo toque de queda, de 10 p. m. a 5 a. m. del día siguiente, anunciado por el alcalde William Dau. La mayoría pide reconsiderar la decisión.

MÓNICA MEZA ALTAMAR

19 de mayo de 2021 05:30 PM

Solo de 10:00 p. m. a 5 a. m. del día siguiente sería restringida la movilidad en Cartagena, a partir del sábado 22 de mayo, de acuerdo con el nuevo toque de queda que anunció el alcalde William Dau en la tarde del martes. Lea aquí: ¡Ojo! Así cambiará el horario de toque de queda en Cartagena

El repentino cambio ha sido aplaudido mayormente por sectores económicos, no obstante, el sector salud, que es quien lucha cada a día contra el COVID-19, lo ve con otros ojos. Entiende los aprietos por la crisis que ha causado la pandemia, pero insta porque se priorice proteger las vidas. Lea aquí: Comerciantes celebran reversazo de Dau en el toque de queda

El infectólogo pediatra Hernando Pinzón, quien es director médico en la Casa del Niño, afirmó que el nuevo toque de queda “pareciera que no concuerda con la realidad que estamos viviendo en este momento: mayor número de casos, mayor número de fallecidos, las Unidades de Cuidados Intensivos con un nivel de ocupación altísimo, pérdida de camas de cuidados intensivos por el cierre de algunas clínicas, y se dice que vamos a tener mayor tiempo para estar relajados y por fuera de nuestros hogares”.

“Me parece contradictoria esa medida”, recalcó el jefe del Departamento de Pediatría de la Universidad de Cartagena, explicando que “estamos viviendo tiempos difíciles: el coletazo de la Semana Santa, empezamos ya a sentir lo que ha ocurrido con las marchas y vemos una ciudad llena de gente, con turistas. Además vienen los puentes festivos de junio, que también traen mucha gente”.

Agregó que “yo particularmente le solicitaría a nuestras autoridades de salud, con el mayor respeto, que reconsideren esa medida. Entiendo la situación económica de la ciudad, pero creo que hay mucha flexibilidad de 10 de la noche a 5 de la mañana, es muy poco tiempo para estar con toque de queda (...) Podría afectar las atenciones pediátricas. Vamos a tener muchos casos de pacientes infectados, críticos y más muertes”.

En el mismo sentido se pronunció el reconocido médico pediatra Henry Vergara Sagbini, quien fue Defensor del Paciente del Distrito. “Las cifras de muerte, contagios y ocupación de camas UCI en Cartagena son incontrovertibles. Las decisiones tomadas por el alcalde no han dado los resultados esperados y hoy afrontamos una situación muy calamitosa, de impredecibles consecuencias”.

Advirtió que “aseguran los expertos que lo peor está por venir y no vamos a tener, como en la India, dónde hospitalizar a los enfermos graves ni cómo sepultar la avalancha de muertos”.

Vergara afirmó que comparte la opinión del alcalde Wiliam Dau, “cuando asegura que autocuidarse es, principalmente, una responsabilidad individual; pero en una ciudad como la nuestra con una deficiente educación y arisca para cumplir normas, se necesitan medidas mucho más restrictivas para contener la mortal pandemia y, además, mecanismos de control para garantizar que se cumplan las normas”.

Restricciones: “incómodas pero necesarias”

Para Rubén Sabogal Barrios, presidente de la Mesa por la Salud de Cartagena y Bolívar, las medidas restrictivas aunque incomodan son necesarias para frenar el comportamiento de la pandemia.

“Hoy observamos que la letalidad está en un 2% y otro aspecto que preocupa es el agotamiento de materiales e insumos. Si seguimos así, vamos a tener conflicto con el suministro de oxígeno, relajantes musculares y anestésicos. Todos estos aspectos obligan a la Alcaldía a tomar medidas restrictivas, que aunque son odiosas son necesarias porque las próximas dos semanas van a ser críticas para Cartagena”.

Para el médico neurocirujano, incluso en un escenario optimista, la red hospitalaria de Cartagena podría enfrentar un colapso sanitario mientras los contagios sigan creciendo y se reciben los contagios provenientes de las jornadas de movilizaciones.

“Nosotros acompañamos a todo el sector productivo, pero preferimos que se haga una nueva parada con estrictas restricciones para salvar la temporada vacacional de mitad de año”, dijo el experto.

“Dos consideraciones”

El neumólogo y especialista en Medicina Crítica y Cuidado Intensivo, Carmelo Dueñas, dijo que ante el nuevo toque de queda “como siempre hay dos consideraciones”.

Explicó que “desde el punto de vista epidemiológico y de salud pública, el monitoreo de la ocupación de camas UCI se hace únicamente para tomar decisiones de aislamiento intermitente, como cuarentena y toques de queda. Esto se basa en estudios que demostraron que cuando la pandemia sobrepasa las camas de UCI la mortalidad se duplica”.

Pero -agregó el profesor de Cuidado Intensivo en la Universidad de Cartagena- “está claro que estas medidas (cuarentena y toque de queda) han llevado a la quiebra de empresas (grandes y pequeñas) y a un deterioro de la economía del país. Desde el punto de vista económico, estas medidas son cuestionables y más de un año después de implementadas deberían haber sido reemplazadas por el riguroso autocuidado, la estrategia PRASS (Prueba, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible) y la vacunación”.

“Sin embargo -admitió Dueñas- en muy pocos países se ha hecho. No hemos sido responsables como comunidad y la vacunación va a un ritmo muy lento. No hay una respuesta única y lo ideal sería tomar medidas que protegieran la salud y la economía al tiempo, pero eso exige un rigor y disciplina comunitarios que hasta ahora no hemos tenido. Es de esperar que el seguimiento riguroso sectorizado funcione y que la cruda realidad no obligue a tomar medidas más drásticas”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS