Cartagena


¡Ojo con las estafas!, le ofrecieron un trabajo y le pidieron $195 mil

En estos tiempos de pandemia, fueron varias las personas que cayeron en estas estafas laborales, donde la mayoría pagó para seguir en el proceso.

WENDY CHIMÁ P.

15 de septiembre de 2020 04:43 PM

Camilo* estudió una carrera tecnológica y para poder culminar sus estudios debía realizar sus practicas laborales, pero debido a la pandemia, no fue posible que consiguiera un lugar para poner en práctica todo lo aprendido en las aulas, sin embargo, se mantuvo activo en redes sociales y las bolsas de empleo para poder conseguir un trabajo y así, no solo crecer como un profesional, sino también para poder apoyar económicamente a su familia en estos tiempos tan difíciles.

Durante los primeros cinco meses de la pandemia del coronavirus no encontró ninguna oferta que se ajustara a sus estudios, pero nunca perdió la fe, por eso cuando vio una publicación en una página de empleos en la red social Facebook, vio que era justo lo que había estado buscando y decidió aplicar.

“En la publicación daban un correo electrónico de una supuesta bolsa de empleo. Envíe mi hoja de vida, pasaron los días y me llamaron ofreciéndome esta oportunidad labora”, recuerda Camilo, quien tiene 23 años.

Según contó, esa llamada lo alegró tanto que, en medio del nerviosismo y la emoción, escuchó la oferta que le hicieron sin caer en cuenta que podía ser una estafa, pues le indicaron que primero debía hacer un curso y para eso él debía pagar el 50%, por adelantado, y la empresa el resto.

“Con la ansiedad por conseguir un trabajo, por el desempleo que hay en estos momentos, escuché la propuesta. Me ofrecieron un cargo en una constructora como almacenista, pero para ingresar necesitaba en curso donde ellos según tienen un puente con una entidad que los realiza”, indicó agregando que “me dijeron que la empresa cubre un 50% y yo el otro 50, pero que al momento de ingresar a la empresa, me hacían el reembolso del dinero”.

Camilo señala que antes de consignar los $195 mil pesos que le pidieron para realizar el curso de espacios confinados, decidió buscar en internet el nombre de la empresa donde entraría a trabajar y el instituto donde realizan los cursos y notó que sí existen.

“Al ver que sí existían, la Constructora Bolívar y el Instituto Petrolero HSQ, decidí acceder a consignar a las cuentas que me habían dado a través de WhatsApp, por donde mantuvimos el resto de la conversación el ingeniero de la constructora y el representante del instituto, quienes después de recibir la foto de mi consignación, no me volvieron a responder y ahí comprendí que todo había sido una estafa”, aseguró con tristeza.

El denunciante además manifestó que “tengo las conversaciones de todo lo que me dijeron y en una de ellas, me dicen al final que era una estafa. Sé que así como yo hay muchas personas con la ilusión de poder obtener una empleo y mejorar su calidad de vida, y estos señores se aprovechan de eso, puede que no se controle esto pero se que muchos en la angustia de querer trabajar están expuestos a ser estafados como yo”.

Lo mismo le ocurrió a Daniela, Carlos y María, quienes aseguran que las ofertas laborales le llegaron a sus correos o a través de sus redes sociales y ellos, con el afán por tener un empleo para mejorar su calidad de vida, no notaron que todo era una simple estafa.

Así son las estafas

En un mercado laboral, donde la tasa de desempleo cayó en este tiempo de pandemia, muchas son las personas que se aprovechan de estas necesidades y, en parte, de la ingenuidad de algunos para engañarlos con falsos requirimientos.

Las practicas más usuales para estafar a las personas ofreciéndoles empleos son:

1. Pedir dinero

Usualmente lo hacen asegurando que son para gastos administrativos o para la realización de exámenes médicos.

Los expertos aseguran que esta es la principal alerta para identificar que es una oferta laboral falsa, pues legalmente nadie tiene el derecho de exigir pago o consignaciones que serían reembolsables a los candidatos y menos en una etapa de pre selección.

2. Uso de correos no corporativos

Si le llega una oferta laboral a su correo y no es de un correo corporativo, comience a dudar. Según conoció El Universal, por más que el cuerpo del correo tenga el logo de la empresa, los dominios del correo deben ser de la misma entidad, pues de ser ofertas de correos personales, es una estafa.

3. Inconsistencias en el perfil

Si usted está leyendo la descripción del cargo, pero no coincide con el tiempo requerido o la experiencia, puede que no sea cierto.

4. Empresas ficticias

Muchas personas se dedican a crear empresas solo para estafar, por eso, antes de aplicar a cualquier convocatoria, lo primero que debe hacer es averiguar si esa empresa es real, para esto revise las direcciones en físico, página web y números de contacto.

5. Convocatorias por redes sociales

Si ve una oferta laboral en redes sociales, lo más recomendable es ir directamente a los prestadores del servicio público, pues en ocasiones, personas ajenas a la empresa utilizan estos medios para engañar y estafar.