Cartagena


Plan de Desarrollo de Dau, las claves para transformar la ciudad

El 15 de febrero debe ser presentado el documento base por parte de la administración del alcalde William Dau. Algunos sectores apuntan a que el equipo de gobierno ‘está crudo’ en esta materia.

ERNESTO TABORDA HERRERA

02 de febrero de 2020 10:00 AM

Desde 2012 a la fecha la ciudad de Cartagena ha tenido tres planes de desarrollo. El primero fue el presentado por la administración del fallecido alcalde Campo Elías Terán denominado “En Cartagena hay campo para todas y todos 2012-2015”.

Ante la crisis administrativa que se presentó por la suspensión y posterior muerte de Terán, la ciudad fue a las urnas en julio de 2013, eligiendo como nuevo alcalde a Dionisio Vélez Trujillo, quien ya en el poder presentó ante el Concejo su Plan de Desarrollo, “Ahora sí Cartagena 2013-2014”.

Tras el gobierno atípico de Vélez, sobrevino la elección del periodista Manuel Vicente Duque, ‘Manolo’. Un gobierno fallido, con muchos encargos, luego de la suspensión de Manolo y su posterior renuncia desde una cárcel hacia dónde lo llevaron presuntas irregularidades en la elección de la contralora distrital de entonces. Pero paradójicamente el Plan de Desarrollo de Manolo Duque, “Primero la gente, para una Cartagena sostenible y competitiva 2016-2019”, perduró hasta el último alcalde encargado, Pedrito Pereira en 2019.

¿Qué son y para qué sirven los PD?

Pero ¿qué es un Plan de Desarrollo distrital (PD) y para qué le sirve a un alcalde o a una administración?

Es la carta de navegar o el documento que le permite a un alcalde poner en práctica diversas políticas transformadoras en el territorio. Una visión clara de lo que es posible lograr con un Plan de Desarrollo la da el profesor de la Universidad de Cartagena y experto en el tema, Juan Correa Reyes, exsecretario de Planeación del Distrito.

“Para hablar del Plan de Desarrollo de la actual administración de William Dau, hay que pensar en el contexto en el cual se va a desarrollar. En primer lugar el tiempo, la administración debe estar presentando alrededor del 15 de febrero la propuesta inicial del PD; y para eso tiene dos grandes restricciones: la primera aunque el movimiento Salvemos a Cartagena fue una apuesta que se conoce como ‘will card’, que rompió con la tendencia natural de la ciudad; y por lo tanto cuenta con una fuerte oposición de grupos a nivel político y por otro con un gran respaldo de los grupos sociales que ya comienzan ser deliberantes sobre todo por redes sociales.

Y en segundo lugar, la lentitud en la estructuración del equipo. Ha sido normal que cuando se empiezan los procesos de empalme, de una vez comience un equipo a trabajar en lo que debe ser el Plan de Desarrollo. Sin embargo desconozco si eso viene sucediendo en la actual administración pero solo conocemos al secretario de Planeación en la última semana”, expresa Correa.

“Eso implica unas audacias porque debe ser un equipo netamente competente y rápido para generar documentos y la experiencia me dice que esa ha sido una de las grandes debilidades que tiene la ciudad”, apunta el docente.

Un plan que rompa los esquemas

Pero el profesor Correa, arroja luces o aportes a cómo debe hacerse este trabajo.

“Todo Plan de Desarrollo tiene tres etapas, la primera es hacer un diagnóstico social, ambiental, económico etc, en sus diferentes dimensiones; en segundo lugar, plantea o formula unos escenarios dentro de los cuales se va a desarrollar, con la visión programática que tiene el Gobierno y con los planes que pretende adelantar a nivel sectorial para lograr resultados transversales e integrales sobre la ciudad. El tercer elemento está en su financiación; para esto es muy necesario tener muy claro el marco fiscal de la ciudad y la voluntad política para reorientar las partidas que se han venido comprometiendo con una tendencia histórica”, advierte Correa.

“Si se pretende hacer un plan que rompa con los esquemas, como lo es la intención del actual mandatario, se necesita romper la tendencia natural que lleva la ciudad, y la tendencia natural de la ciudad ha sido unos gobiernos distritales que se enfocan mucho en ver cómo se distribuyen recursos oficiales y unos grupos de poder en desarrollar sus propios proyectos, muchas veces a espaldas de la ciudad”, recalca este experto.

“Esta es la tendencia que ha venido desarrollándose y hemos construido un imaginario sobre la base de la ciudad de ‘los vicarios’, lo que quiere decir que la ciudad viene siendo gobernada por las ideas de personas que están entre los 50 y los 70 años. Ahí están todos, tanto en la esfera pública como en la esfera privada. Sin embargo la ciudad, tiene cada vez más un grupo social importante que son los jóvenes entre los 20 y los 30 con una visión distinta”.

“Esto implica que la ciudad tiene que generar nuevas expectativas, para las personas que tienen 20, 30 o 40 años de vida actuantes en la próxima ciudad”, puntualiza Correa.

“YA EXISTEN PROPUESTAS CONCRETAS”: Funcicar

Carolina Calderón, directora de Funcicar opina que: “Con la crisis institucional la sociedad civil emprendió acciones para orientar las decisiones de gobiernos de transición y contribuir a definir rutas de solución a sus problemáticas estructurales. Hoy comprendemos mejor el territorio y contamos con propuestas concretas como la ruta para reducir la desigualdad, Cartagena Cómo Vamos; el Plan Maestro de Educación –Fundación Traso, el Plan para la Transparencia y el Buen Gobierno, Visión Cartagena, Visión Cultura, y Visión Caño Juan Angola –Funcicar, proyectos estratégicos formulados desde el Consejo Gremial de Bolívar o la Fundación Grupo Social, entre otros”. “La Alcaldía tiene a su disposición estos insumos que aportarían, de manera ágil y efectiva al primer borrador del Plan de Desarrollo, específicamente a sus componentes diagnóstico y programático, contribuyendo a que su contenido sea resultado de procesos metodológicos serios, alineados a la perspectiva de la planeación participativa y al enfoque territorial”, agrega Calderón.

Desde el liderazgo cívico

A su turno el líder y asesor en temas comunitarios, Bernardo Romero, expresa que: “El Plan de Desarrollo es la estructuración metodológica de las políticas que ejecutará el gobierno en su periodo constitucional. Parte de las propuestas de cada dependencia de la respectiva administración, la cual debe recoger la solución a las necesidades de la comunidad en asuntos específicos como la educación, salud, infraestructura, y demás áreas. Este documento debe ser entregado a consulta al Consejo Territorial de Planeación y socializado con los diversos sectores de la sociedad civil, con el fin de recoger recomendaciones que deben ser incluidas en el contenido final”.

Los documentos y temas que debe incluir el plan versión Dau

En efecto para un cambio o reorientar a la ciudad hacia el 2030 o 2050, Juan Correa Reyes hace varias recomendaciones.

“Ya no hay tiempo de crear nuevos diagnósticos sino recoger documentos importantes que nos pueden guiar en estos escasos días para la presentación de la propuesta. El primero de ellos es el estudio que hizo el BID que se conoce como el Plan de Acción Cartagena 2033, que cuenta con 3 documentos de base que analiza a la ciudad desde tres puntos, cómo se mitiga el cambio climático, cómo se enfrentan la vulnerabilidad y el riesgo, y el tercero que enfoca en cómo debe ser el crecimiento urbano en la ciudad”, propone Correa.

El segundo documento que propone rescatar Correa es el estudio de las finanzas del Banco de la República sobre las debilidades y potencialidades de la ciudad en este aspecto.

Un tercer estudio es el Diamante Caribe que sitúa a la ciudad en el escenario global del mundo, adelantado por Findeter hace algunos años pero que conserva una vigencia plena porque identifica cómo debe ser la relación de la ciudad con otras ciudades. Dos documentos más que debe acoger la formulación del plan están dados en el Censo 2018 y el Sisben 4. Correa propone que el plan de Dau debe recoger el problema de la Pedro de Heredia en general tanto es su sistema de relacionamiento en movilidad, ya que la ciudad necesita una solución en su infraestructura vial, e incluir también el bioparque de la Ciénaga de la Virgen y el parque Islas del Rosario como sistema estructurante. Además sugiere que el plan deben quedar unas políticas claras de las minorías: LGTBI, mujeres, y sobre la violencia intrafamiliar, entre otros.

  NOTICIAS RECOMENDADAS