Cartagena


¿Qué ha pasado con la reubicación de comunidades de La Popa?

Un fallo de 2017 ordenó al Distrito reubicar a cinco comunidades asentadas en las faldas de La Popa, pero cuatro años han pasado y aún no se hace el traslado. ¿En qué va el proceso?

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

28 de febrero de 2021 12:00 AM

Kennedy, El Hoyo, Lomas del Rosario, La Boca del Diablo y La Bendición de Dios son los nombres de cinco comunidades en las faldas de La Popa que, según un fallo proferido por el Juzgado Séptimo Administrativo de Cartagena en 2017 y confirmado por el Tribunal Administrativo de Bolívar en 2018, deben ser reubicadas por el Distrito. Como medida específica, el juzgado pidió que se adelantara un censo en estas comunidades y para ello se otorgó un término de seis meses.

La acción popular que originó el fallo fue presentada por la exdefensora del Pueblo Irina Junieles y coadyuvada por la Fundación Ecoparque Histórico y Cultural La Popa (Ecopopa), con el fin de restaurar este ecosistema afectado por la tala. Aun así, cuatro años han pasado sin que el respectivo traslado se realice.

Por este motivo en 2020 se abrió un incidente de desacato, el cual hasta la fecha está pendiente de traslado al Juzgado Octavo Administrativo de Cartagena, toda vez que el Juzgado Séptimo se declaró impedido para continuar con el caso. Así las cosas, el proceso está frenado y no se ha cumplido la sentencia, mientras el ecosistema de La Popa sigue afectado.

Rafael Zúñiga, presidente de la fundación Ecopopa, indicó que no habría voluntad de parte de las autoridades competentes para poder solventar la situación.

“Dada la asignación que me es otorgada por un juez de la República de ser el vocero de la comunidad del cerro de La Popa para así poder verificar el cumplimiento de la sentencia y siguiendo todos los movimientos que giren en relación a esta, se puede notar que se realizan acciones apenas mediáticas que no representan una acción real a la altura de la sentencia emitida por el Juzgado Séptimo Administrativo de Cartagena”, afirmó.

¿Qué se ha hecho?

Según Javier Mouthon, director del Establecimiento Público Ambiental (EPA), desde la entidad se trabaja para identificar aquellas zonas donde está la comunidad, principalmente aquellas asentadas en los drenajes, pues tienen mayor riesgo.

“Esto hace parte del macroproyecto ambiental del cerro de La Popa y allí se debe involucrar a la Oficina de Gestión del Riesgo para poder reubicar a la comunidad; también con la compañía de Corvivienda para la oferta de reasentamiento. Sabemos que es una labor difícil porque es algo que viene haciendo el Distrito desde hace mucho tiempo, pero el crecimiento y el desplazamiento que vivimos acá en Colombia y ahora el tema de los migrantes venezolanos que están ocupando esta zona están aumentando la problemática”, dijo Mouthon.

El funcionario agregó que por ello es vital que Corvivienda se vincule y ofrezca la Vivienda de Interés Social (VIS) necesaria para que la comunidad pueda irse a otra zona que no represente peligro, garantizando también que no se invadan nuevamente las zonas recuperadas.

Trabajo con la comunidad

Mientras se surten esas acciones, dijo Mouthon, el EPA trabaja con la comunidad recuperando las áreas degradadas mediante la siembra de árboles, talleres de cartografía social y talleres de emprendimiento y economía circular.

“Desde el año anterior hemos trabajado de manera mancomunada, hemos realizado una serie de visitas técnicas donde se identificaron cinco hectáreas aptas para reforestación y así recuperar las áreas ambientalmente degradadas”, explicó Mouthon.

Dijo que como meta se pretende llegar a por lo menos 10 hectáreas, para sembrar 1.300 árboles. “El año pasado sembramos 600 en un piloto con la comunidad de Kennedy y la Bendición de Dios. Es una labor por la que todos están muy contentos, pero ahora unos vándalos criminales quemaron el área de siembra, afectando los árboles que habíamos sembrado, pero estamos en proceso de recuperación”, señaló. Para ello se fortalecen los árboles afectados mediante el riego y un producto hidroretenedor.

El macroproyecto
Un macroproyecto pensado para el cerro de La Popa, según informó el EPA, pretende convertirlo en un parque ecológico que eventualmente pueda ser en jardín botánico. “Daremos los lineamientos para establecer ese parque ecológico de 50 hectáreas en los terrenos que tengamos la certeza que son del Distrito y la idea es incluirle una pequeña área administrativa, senderos ecoturísticos, miradores y una zona de vigilancia para el control de todo lo que sucede en el cerro de La Popa de tipo social y ambiental”, dijo Javier Mouthon, director del EPA.
  NOTICIAS RECOMENDADAS