Cartagena


¿Qué le ha dejado el paro nacional a Cartagena?

Hoy se cumplen doce días desde que comenzaron las manifestaciones en el país y en las que Cartagena ha participado de manera pacífica. Hay expectativa por lo que pasará esta semana.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

09 de mayo de 2021 02:00 PM

Los ojos del mundo están puestos en Colombia. La jornada de protestas que empezó el pasado 28 de abril, para tumbar la reforma tributaria, se extendió durante toda esta semana, aun cuando el Gobierno nacional había cedido a la principal exigencia.

Las personas salieron a las calles en medio de un tercer pico de la pandemia del COVID-19, demostrando que el malestar no era algo pasajero. Aunque en ciudades como Cali se ha impuesto el caos, hay denuncias de abuso policial e incluso han habido muertos, en la gran mayoría del territorio nacional se han hecho protestas pacíficas, culturales, musicales y Cartagena no ha sido la excepción. (Lea aquí: Marcha de veteranos de la Policía llegó a los CAI vandalizados)

Ciudad ejemplo

De acuerdo con un balance entregado por el Comando Departamental del Paro, conformado por centrales obreras, organizaciones sociales y populares, la jornada en la ciudad es calificada como positiva y fructífera.

“El balance es altamente positivo, el pueblo se ha podido expresar, no solo los trabajadores sino otros sectores que han mostrado su descontento con la política del Gobierno y uno de los resultados inmediatos fue recoger la reforma tributaria y la salida de Carrasquilla”, manifestó Antonio Cantillo, presidente de la Confederación General del Trabajo, seccional Bolívar.

Agregó que “el pueblo está despertando” y fue muy emocionante ver a tantas personas apoyando las movilizaciones, incluso gente que desde los balcones las alentaba a seguir. (Lea aquí: “Matrícula cero”, petición de estudiantes en marcha del 7 de mayo)

“Hay resultados a la vista, le falta al Gobierno de manera franca llamar a una negociación con los actores del paro, que no solo son las centrales obreras, para direccionar una política social auténtica que beneficie a la mayoría de los colombianos; una reforma tributaria progresiva que permita que los que están concentrando capital sean quienes pongan para que el Estado funcione, y una política clara contra la corrupción”.

Para Cantillo, “la grandeza del Gobierno no radica en escuchar a unos partidos ni unos políticos representativos, sino en escuchar a la población, al pueblo que se está expresando y que está diciendo no más”.

Jóvenes, abanderados de la lucha

Aunque históricamente las centrales obreras y sindicatos han sido los abanderados de las luchas sociales, es innegable que actualmente los jóvenes han tomado la vocería en el país. (Vea aquí: [Video]: Marcha de antorchas, así fue la protesta pacífica de Cartagena)

Sabe Gómez Marimón, representante de las comunidades étnicas ante el Consejo Local de Planeación de la Localidad Histórica y del Caribe Norte, dijo que la juventud no persigue intereses personales, sino que quiere un país incluyente y equitativo.

“Nos sentimos cansados de la forma en cómo el Gobierno nacional ha venido manejando el país. Lo vivido es el cúmulo de muchas cosas que hemos vivido los jóvenes universitarios, que desde 2011 venimos pidiendo mejores garantías para la educación superior, y el estallido social se ha desbordado por el incumplimiento de las administraciones a las peticiones”.

Por otra parte, Jesús David Romero Alcalá, coordinador del comité de derechos de la Universidad de Cartagena, señaló que hay preocupación ante casos de violación de derechos humanos.

“Tenemos alrededor de 80 personas que han sido detenidas ilegalmente en el contexto de la movilización social en Cartagena y no han sido acompañadas como deberían, además de que son detenciones infundamentadas, algunas las quieren disfrazar como una violación a las medidas contra el COVID-19, pero en realidad se está arremetiendo contra el derecho a la protesta que siempre será superior a un decreto de la Alcaldía”. (Lea aquí: ¿Problemas mientras protesta? Así puede denunciar en Cartagena)

Frente a esto, la personera Distrital, Carmen de Caro, señaló que ha habido un acompañamiento en todo momento y que “después de cada manifestación hicimos un recorrido por todos los CAI para verificar si hay detenidos o no”.

Comerciantes, afectados

Uno de los efectos adversos del paro es que mucha gente se abstiene de salir para hacer compras o diligencias, o se les imposibilita llegar a sus lugares de trabajo, lo que afecta la dinámica comercial. Según un sondeo hecho por Fenalco Bolívar, el 95% de los establecimientos afiliados manifestaron que se han visto afectados por el paro, ya que ha habido una disminución significativa en la rotación y flujo de clientes.

En ese sentido, el 83% de los comerciantes encuestados aseguró que han tenido una disminución significativa en sus ventas. De extenderse la situación, el 62% cree que las ventas pueden disminuir hasta en un 40%.

“En términos económicos las pérdidas reportadas por los empresarios hasta el 5 de mayo superan los $30 millones para el 43%; un 13,6% ubica las pérdidas en el rango de los $20 a $30 millones; un 18% contabiliza sus pérdidas entre los $10 y $20 millones; y finalmente un 20% expresa que las pérdidas alcanzan hasta los $10 millones”, indicó la agremiación.

En cuanto al sector turístico, el 50% de los establecimientos encuestados coincidieron que han recibido cancelación de reservas tanto hoteleras como de restaurantes y un 40% cancelación de eventos.

“Los comerciantes han manifestado su respeto hacia el ejercicio del derecho a la protesta, pero al tiempo han demandado que no se ejerzan vías de hecho que impidan las actividades económicas, ni que se frene el abastecimiento de alimentos ni de servicios de salud, pues ambos están ahondando las ya difíciles condiciones socioeconómicas producto de la pandemia”, afirmó Mónica Fadul, presidenta de Fenalco.

Agregó que la situación del paro camionero también le pasa factura a otros sectores como parqueaderos, hoteles de paso para conductores, estaciones de servicio, restaurantes, concesionarios de vehículos y talleres.

¿Qué sigue?

Según contó el presidente de la CGT seccional Bolívar, para la próxima semana se contempla continuar con las protestas que se han venido realizando, que sean de manera pacífica y que no quebranten la tranquilidad.

“Hay expectativas frente a lo que pueda pasar de ahora en adelante, todavía hay unas cosas que no se pueden permitir, como la reforma a la salud y el Decreto 1174 que recorta derechos laborales. En medio de todo lo que ha sucedido, somos conscientes de la necesidad de abrir corredores humanitarios para que no haya desabastecimiento, porque el paro no es contra la población, es contra el Gobierno”, afirmó Cantillo.

Teniendo en cuenta que el estallido social no se calmará tan rápidamente, para Carlos Arias, profesor de la maestría de comunicación política de la Universidad Externado, “la única herramienta que le queda al Gobierno es la concertación política auténtica con diferentes sectores que no necesariamente estén representados por los empresarios o la clase política tradicional”.

Según dijo, “en el discurso político de los funcionarios debe haber un discurso encaminado a demostrar que el ejemplo comienza por casa, es decir, que hasta que el Gobierno no demuestre que quiere una reforma estructural a los casos propios del Gobierno, no va a ser posible que los ciudadanos entiendan que tienen que contribuir al tributo”.

En ese sentido, para Jorge Iván Cuervo, analista del Centro de Investigaciones de la Facultad de Gobierno y Finanzas de la Universidad Externado, “la situación en este momento es tan grave y tan crítica que el Gobierno nacional necesita un mediador para los efectos del diálogo social, pueden ser los organismos internacionales como las Naciones Unidas o la Embajada de Noruega”.

Lo que estuvo mal

Si bien Cartagena se ha caracterizado por las marchas pacíficas, durante la semana ocurrieron algunos actos vandálicos que, aunque ocurrieron fuera de las convocatorias oficiales, no dejan de empañar la jornada.

De acuerdo con los reportes, las primeras alteraciones al orden público ocurrieron el lunes en la Torre del Reloj. Ese día las autoridades tenían conocimiento de un plan, por parte de un grupo de manifestantes, para tumbar la estatua de Pedro de Heredia. El Esmad empezó la dispersión con gases lacrimógenos, supuestamente, cuando varias personas intentaron ingresar a la plaza de Los Coches.

La Policía Metropolitana de Cartagena, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, empezó labores de investigación criminal y judicial para identificar a los violentos que, con piedras y elementos contundentes, atacaron tres estaciones del SITM, dos cajeros electrónicos, dos establecimientos bancarios y el Tribunal Superior, en medio de la jornada de protestas.

El martes los actos de vandalismo ocurrieron contra el CAI de San Pedro, la estación de Bomberos de Santa Lucía, la estación Madre Bernarda de Transcaribe y dos entidades bancarias. Cuatro personas fueron capturadas y puestas a disposición de la Fiscalía por los delitos de hurto, daño en bienes públicos y privados.

Los últimos hechos se registraron el miércoles contra establecimientos comerciales cerca del Pie de La Popa, otros en el sector de Bazurto y el CAI de María Auxiliadora. La Policía detuvo e impuso comparendos a 33 jóvenes por incumplir, desacatar, desconocer e impedir función u orden de policía, de acuerdo con la Ley 1801 de 2016. Luego de esto, quedaron en libertad con acompañamiento de la Defensoría del Pueblo.