Cartagena


Terminaron construcción en bajamar, ¿por qué se permitió?

La construcción de un quiosco en Los Morros fue declarada ilegal, sin embargo, los dueños ya la terminaron y tiene conexiones de luz y agua, según denunciaron residentes de los edificios vecinos. Las autoridades hablan.

WENDY CHIMÁ P.

05 de noviembre de 2020 12:00 AM

Desde 28 de septiembre la Capitanía de Puerto señaló que la construcción que avanzaba en Cielo Mar, justo detrás del edificio Morros 922, estaba ocupando terrenos que cuentan con características técnicas de playa marítima y zona de bajamar.

Además, indicó que esta obra, de un área aproximada a los 136 m2, no contaba con ningún tipo de permiso o autorización para ocupar dichos terrenos, los cuales son otorgados por la Autoridad Marítima Colombiana, de acuerdo a lo establecido por el Decreto Ley 2324 de 1984. En su momento, los dueños de la obra estaban iniciando las adecuaciones del lugar, pasando de una estructura en palma y madera a una de concreto, por lo que la Dimar le indicó a la Alcaldía Local 2, en cabeza de Andy Reales, que tomara las acciones pertinentes para salvaguardar esta zona de bajamar.

Todo quedó consignado en el informe técnico que la Capitanía de Puerto le entregó al alcalde local, donde además intervinieron otras dependencias de la Alcaldía Mayor de Cartagena.

Sin embargo, la construcción siguió su curso y a la fecha se encuentra prácticamente lista para empezar su funcionamiento como restaurante-bar.

Lo último que descubrieron los residentes de Morros 922, quienes son los principales afectados, es que este quiosco ya cuenta con conexiones, al parecer ilegales, de agua y luz, e indicaron que en días pasados intentaron también conectar el gas, pero fue impedido por la comunidad.

El proceso

Una vez declarada esta construcción como ilegal, la Dimar comenzó a adelantar la investigación administrativa para determinar la condición jurídica de la ocupación y construcción del área inspeccionada, y tomar las acciones correspondientes, labor que se reforzó de la mano del Ecobloque, Cardique, Procuraduría Distrital de Cartagena, Policía Metropolitana de Cartagena y la Inspección de Policía, que estaban dispuestos a cumplir con las medidas inmediatas para evitar que la construcción siguiera. Sin embargo, el alcalde local, quien debía encabezar esta decisión, al parecer no estuvo al tanto, por lo que hoy en día la obra está terminada.

¿Cuál es el problema?

Coni Arango, presidenta del Consejo de Administración del edificio Morros 922, indicó que “con las lluvias se inundaron los parqueaderos del edificio, porque existen unas dunas de arena que hacen que la corriente de agua fluya hacia esta zona, por lo que contratamos a unas personas para que hicieran unas zanjas para evacuar el agua y ahí encontramos tres tubos, dos de agua y uno que corresponde a energía eléctrica, los cuales están conectados al parecer de manera ilegal a este quiosco”.

Arango comentó que, al hacer este descubrimiento, de inmediato llamaron a las empresas encargadas y “Aguas de Cartagena encontró que sacan agua del tubo madre que está en el edificio vecino. Estos tubos obstruyen el trabajo de emergencia que estamos elaborando para sacar el agua de Morros 922. No entendemos por qué dejaron que siguiera la construcción, la cual ya no le pertenece a un nativo, sino a una empresa”.

Ayer en la tarde, Ecobloque, Dimar, Procuraduría, EPA, Cardique y demás entidades competentes estuvieron visitando el lugar para verificar lo de las acometidas de tubos que atraviesan la salida de acceso vehicular del edificio Morros 922. Cabe recordar que sobre esta construcción ya avanza un proceso contra los responsables de esta obra pero, sería el alcalde local, Andy Reales, quien debería tener la última palabra.

El Universal intentó comunicarse con Reales pero no fue posible obtener respuesta alguna. Se conoció que ahora el caso pasa a manos de la Procuraduría.

  NOTICIAS RECOMENDADAS