Cartagena


Traslado de asilo San Pedro Claver no dejará a ancianos en "el aire"

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

06 de diciembre de 2016 07:00 AM

Falta de espacio, pésimas condiciones de la infraestructura y contaminación ambiental son las razones que motivan el traslado del Hogar San Pedro Claver, de su sede en El Bosque a una campestre, en la Zona Norte de Cartagena, entre los corregimientos de Bayunca y Pontezuela.

Estos motivos, al parecer, los desconocía el concejal David Caballero, quien expresó en días pasados: “Este asilo tiene en El Bosque un sitio privilegiado, cómodo, lleno de naturaleza donde se les atendía bien (...) ojalá a esos ancianos les de un albergue igual”.

Ante estas declaraciones que alarmaron a la comunidad sobre lo que pasaría con el geriátrico, que atiende 108 adultos mayores, las directivas del lugar abrieron las puertas de la sede antigua y de la nueva a El Universal y explicaron en qué consiste el proyecto.

“Desde hace mucho tiempo teníamos planeado cambiar de sede, buscábamos un comprador para el inmueble, pero era muy difícil porque las ofertas que recibíamos estaban muy por debajo de su valor. Una entidad privada nacional revisó el predio y pudimos hacer una negociación con ellos”, dijo Carlos Vélez Paz, presidente de la junta administrativa del hogar.

La compañía que compró el predio de El Bosque se encargó de construir el nuevo asilo porque auspicia tres en su ciudad de origen y tiene experiencia construyéndolos, y además, le quedó dinero al asilo que utilizará exclusivamente para operarlo, dijo el directivo.

Aunque no quiso entregar detalles sobre el nombre del comprador ni de cuánto fue la transacción, Vélez señaló que el inmueble pertenecía al asilo desde 1943 cuando su fundador, Jerónimo Martínez Aycardi, se lo donó, y que la nueva sede estrenará mobiliario. Vélez enfatizó que aunque el asilo necesita ayuda de donantes, es una entidad privada sin ánimo de lucro y se desenvuelve como tal.

Angela Correa, gerente del Hogar San Pedro Claver, señaló que desconoce el origen de la preocupación del concejal Caballero y que el proyecto ha sido difundido entre los adultos mayores y sus familiares.

“No entendemos ese tipo de preocupaciones porque vamos a mejorar la calidad de vida de los ancianos. Este proyecto no lo hemos manejado con hermetismo, lo contrario, todo aquel que esté interesado en conocerlo, puede venir y preguntarnos”, afirmó Correa y aseguró que no han recibido ninguna llamada ni comunicación por parte del concejal.

La gerente del hogar señaló que los familiares de los ancianos son indiferentes con los procesos que realizan en el lugar y que algunos ni siquiera asisten cuando estos fallecen. “Para nosotros, la familia no es una limitante porque si se les llama para cualquier eventualidad casi nunca tienen tiempo, la familia de ellos somos nosotros”.

Este medio intentó comunicarse, en reiteradas ocasiones, con María Elvira Márquez, secretaria de Participación del Distrito para consultarle sobre este caso pero la funcionaria no respondió.

La nueva sede del asilo San Pedro tiene un 99% de avance y la mudanza está prevista para finales del mes que viene.

“No hay presupuesto para los asilos”

En el Hogar San Pedro Claver, fundado hace 110 años, la manutención de cada anciano cuesta $1 millón 500 mil mensuales y se sostiene con dineros de caridad y públicos, procedentes de los convenios establecidos con la alcaldía y la gobernación.

“Tanto la alcaldía como la gobernación nos envían adultos mayores por varias circunstancias. Tenemos 74 del distrito y 34 de la gobernación”, explicó el jefe de la junta administrativa.

Vélez señaló que los aportes al asilo por parte de la alcaldía decayeron este año, en el que solo recibieron $118 millones a diferencia del 2015, cuando les aportaron $463 millones.

“Personalmente me dirijo a la alcaldía a gestionar los aportes, algunas veces soy escuchado, la mayoría no, porque no hay presupuesto definido para los asilos de la ciudad; van saliendo resoluciones por retazos y nos van dando los recursos que ellos consideran, no lo que realmente necesitamos para sostener a los ancianos”, reveló Vélez Paz.

La gerente del asilo dijo que las donaciones de privados ayudan a sostener los gastos y que intentan que la falta de recursos por parte del distrito no afecte la calidad del servicio prestado.

Por otra parte, la gobernación sí cumple con los dineros que corresponden y también envía dinero que proviene de la estampilla pro asilo, que esta entidad territorial liquida y reparte entre este tipo de centros de atención del departamento.

“Pasamos el año pidiendo, informando las necesidades básicas del asilo algunos nos apoyan, pero otros no”, puntualizó Carlos Vélez.

Nuevos servicios del Hogar

Además de los servicios en nutrición, fisioterapia, trabajo social y enfermería que ya tiene el Hogar San Pedro Claver, en la nueva sede tendrán: musicoterapia, ludoteca, recreación dirigida al aire libre, huerta de plantas medicinales y aromáticas, clases de manualidades, gimnasio, enfermería con 30 camas hospitalarias y asistencia de ambulancia 24 horas. También estarán un médico y un sacerdote de planta, como en la antigua sede.