Cartagena


¿Un rebrote? Casos activos de COVID-19 están aumentado hace una semana

Aunque el número de pacientes activos en Cartagena tenía una tendencia a la baja, últimamente ha subido día tras día. Expertos piden no bajar la guardia.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

16 de septiembre de 2020 05:04 PM

Durante estas últimas semanas, cuando se han flexibilizado las medidas restrictivas para la contención de la COVID-19, la palabra rebrote se ha vuelto común entre ciudadanos y expertos en el tema.

Sin embargo, es un concepto difícil de precisar. Para la epidemióloga clínica y docente investigadora de la Universidad CES, Yessica Giraldo Castrillón, se puede hablar de rebrote cuando hay un número suficiente de casos en el tiempo que afectan la Tasa Reproductiva Efectiva.

“Cuando la cantidad de casos que empiezan a aparecer diariamente impactan el RT y este empieza a subir por encima de 1, podemos decir de manera más objetiva que se está presentando un recrudecimiento, que el virus está otra vez en expansión, porque en pocos días puede haber variaciones o retrocesos normales que van a depender de la capacidad de detección, de realización de pruebas, de si hubo retrasos de procesamiento y del sistema de reporte”.

Aunque en Cartagena aún no se puede decir que hay un rebrote o segunda ola de casos, lo cierto es que el panorama genera preocupación. Celebraciones multitudinarias de cumpleaños, reencuentros con amigos, aglomeraciones en el transporte público y en cualquier esquina, personas que salen de casa sin tapabocas y que no guardan la distancia mínima.

“Con profunda preocupación el grupo de médicos tratantes de COVID-19 en Cartagena estamos viendo desde hace cuatro días aumento en teleconsultas de pacientes sintomáticos al igual que un aumento de pruebas rápidas y pruebas de antígenos positivas en laboratorios particulares de la ciudad de Cartagena. Se observa mucha indisciplina social (...) No queremos ser alarmistas pero sería bueno que el alcalde y los funcionarios del Dadis analicen la situación y rápidamente tomen las medidas conducentes para evitar un posible rebrote por el bien de la ciudad”, dijo el médico Martin Haydar.

Lo que hasta ahora parece una simple percepción toma más fuerza al revisar los últimos reportes de coronavirus del Instituto Nacional de Salud, pues luego de varias semanas en las cuales los casos activos tenían una tendencia a la baja, en los últimos siete días estos han vuelto a subir.

La fecha que divide el análisis es el 09 de septiembre cuando Cartagena registró 614 casos activos, una de las cifras más bajas desde que se detectó el primer caso. Pero al día siguiente comenzó el repunte que no ha parado. El 10 de septiembre los casos activos ya eran 689, luego 831, 946, 1087, 1156 y hasta ayer, 15 de septiembre, 1396.

Cabe destacar que la última vez que se reportó una cifra similar fue el 3 de septiembre cuando había 1.217 pacientes que seguían luchando contra la COVID-19.

El virus no se ha ido

La epidemióloga manifestó que uno de los efectos contraproducente de la reapertura es que los ciudadanos creen que el virus ha desaparecido o por lo menos no es tan grave como antes

“Una situación sin precedentes como esta produce un estado de shock donde se altera la percepción real del riesgo al que nos podemos enfrentar; sumémosle que no se ha mantenido una comunicación estable, balanceada y coherente respecto a eso. Hay días en que no se habló de la pandemia y la gente empezó a tener la percepción de que la situación estaba controlada, que era más importante la reapertura, y la persona que se confía en lo que le van diciendo hace sus interpretaciones de que ya no estamos tan graves”, aseveró Yessica Giraldo.

Añadió que es entendible que después de tanto estrés y tanta incertidumbre, la idea de que todo está mejor genera un relajamiento y una tranquilidad en los ciudadanos, que a su vez da paso a una percepción de falsa seguridad y el relajamiento de las medidas.

“Tenemos el caso de ciudades tan importantes como Madrid y Nueva york que se han visto altamente afectadas por los recrudecimientos de casos después de la apertura de muchas actividades, ahora han tenido que reversar y volver a medidas más drásticas que al final terminan afectando la salud pública y siendo muy contraproducentes desde el punto de vista económico porque ni siquiera lograron ser efectivas en lo que se proponían”, puntualizó.

Alcalde pide no bajar la guardia

Paralelo al concepto de la experta y la preocupación del cuerpo médico, el alcalde de Cartagena, William Dau, ha recalcado que es consciente de esta realidad y que también teme por un rebrote.

“Esperamos que la gente salga con cautela y responsabilidad porque la COVID-19 no se ha ido. Yo tengo temor de un rebrote y seguir abriendo la economía de Cartagena depende del cuidado de todo el mundo. Si hay un rebrote nos veremos en la obligación de volver a cerrar y esperamos que las nuevas medidas ayuden a todos los sectores a su reactivación”.