Cartagena


Vecinos desesperados por “fiesta interminable” en La Boquilla

El alto volumen que comenzó a emitirse a las 11:30 de la noche de este lunes continúa en la mañana de este martes. ¿Dónde está la autoridad?

EL UNIVERSAL

31 de agosto de 2021 08:04 AM

Desde las 11:30 de la noche de este lunes hasta las 7:39 de la mañana de este martes seguía emitiéndose música a alto volumen desde una fiesta en el corregimiento de La Boquilla.

“Sigue prendido. La Policía llega y les da igual. No apagan, no bajan volumen. Es increíble cómo atentan contra la paz y tranquilidad de las personas”, afirmó a El Universal una de las personas afectadas con la fiesta cuyos asistentes desafían a la autoridad.

Otro de los afectados recalcó que en la ciudad rige el toque de queda a partir de las 2 de la mañana, no obstante, este evento siguió de largo sin nadie que pudiera impedirlo.

La problemática con el ruido que causan estas fiestas sin control en La Boquilla, al parecer es repetitiva y viene siendo expuesta ante las autoridades competentes sin obtener resultados favorables.

“Esto está pasando de castaño a oscuro. Queremos que el comandante de Policía y el secretario del Interior tomen cartas en este asunto”, agregó uno de los afectados vecinos.

Rafael Lemaitre Vélez, propietario de un apartamento en La Boquilla, afirmó que “a pesar de muchas quejas y llamadas, las autoridades de Policía han sido incapaces de controlar el ruido insoportable emitido por un establecimiento de fiestas en la playa de La Boquilla que opera desde hace muchos meses con el nombre de “Azul” (...). El ruido producido excede los decibeles y horarios permitidos. Con frecuencia dura toda la noche sin parar. Ocurre en fines de semana, feriados, y hasta entre semana, violando descaradamente los horarios permitidos”.

“¿Dónde está la Policía Metropolitana? ¡De qué sirven los artículos del Código de Policía y Convivencia? ¿Qué pacífico turista querrá volver con su familia si tiene la experiencia de un ruido ensordecedor que no deja ni hablar en los balcones vecinos o en las carpas de la playa?”, expresó el propietario.

A eso de las 9 de la mañana se acabó la llamada “fiesta interminable”.

Agregó que “nuestro alcalde lucha contra los malandrines. ¡Estos establecimientos como “Azul”, son los malandrines del ruido! Desconozco al irresponsable dueño de este sórdido establecimiento, pero no creo viva en la vecindad de su negocio, y a lo mejor explotan el negocio desde muy lejos de Cartagena”.

A eso de las 9 de la mañana se acabó la llamada “fiesta interminable”.

“Se necesitan mayores controles”

Ante la violación sistemática de las normas por parte de establecimientos de comercio nocturno, el secretario del Interior y Convivencia Ciudadana, David Múnera Cavadía, remitió una carta al comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, general Luis Carlos Aldana Hernández, para que se tomen las medidas del caso de manera inmediata.

“Se están presentando algunas situaciones en varios sectores, especialmente en el corregimiento de La Boquilla, donde hay establecimientos que funcionan toda la noche y hasta las 6 y 7 de la mañana, con altos volúmenes y violando toda la normatividad en cuanto al toque de queda”, señaló.

Múnera afirmó que se están realizando otras fiestas y eventos sin los respectivos permisos en Blas de Lezo y otros barrios. Y, muy a pesar de la respectiva notificación a los cuadrantes, estas persisten sin intervención alguna por parte de la Policía para sancionar de manera ejemplar a sus organizadores.

“Necesitamos que la Policía actúe. Esta carta tiene como fin manifestar esta preocupación para que se tomen las acciones del caso que permitan poner fin a estas situaciones que afectan la tranquilidad ciudadana”, puntualizó el jefe del Interior y Convivencia Ciudadana.

Añadió que se mantendrán los controles nocturnos, especialmente los fines de semana, por lo que se requiere del apoyo de la Policía Metropolitana de Cartagena.

  NOTICIAS RECOMENDADAS