Ciencia


La cifra estratosférica que la NASA gastará para que el hombre vuelva a la Luna

Un cohete, catalogado como el más poderoso que jamás ha existido, sobrevolará el cuerpo celeste en 2022, como parte del plan que busca poner astronautas en 2025.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

14 de mayo de 2022 03:17 PM

Paraguay es un país del que se habla mucho en los últimos días tras el lamentable asesinato del fiscal Marcelo Pecci, mientras departía en su luna de miel en las playas de Barú. Ubicado entre Bolivia, Brasil y Argentina, tiene un Producto Interno Bruto (PIB) de 97 mil millones de dólares. Una cifra cercana a la que gastará Estados Unidos para reencontrar a la Luna con los astronautas.

(Lea: La relación entre Albert Einstein y el agujero negro Sagitario A)

93 mil millones de dólares costará el programa Artemisa de la NASA que lleva ese propósito. Consta del sistema de lanzamiento espacial Artemisa I (SLS), la nave espacial Orion y el potente y nuevo cohete Space Launch System (SLS), diseñados en su sitio de despegue: el Centro Espacial Kennedy, en Merritt Island, Florida.

Allí, el pasado 17 de marzo, se reveló el ambicioso programa en el edificio más grande de la NASA. El cohete es el más poderoso jamás construido y con casi 100 metros de altura. Esa noche, una enorme plataforma con ruedas salió lentamente del edificio, llevando el megacohete a través de la noche costera hacia su plataforma de lanzamiento.

Y a diferencia de cualquier cohete en el último medio siglo, con ese cohete la NASA planea enviar tripulaciones de regreso a la superficie lunar, más de 50 años después que los astronautas estadounidenses caminaran allí por última vez durante el programa Apolo.

El programa se llama Artemisa, en honor a la hermana gemela de Apolo en la mitología griega.

2022, la odisea

La NASA tiene como objetivo iniciar la era Artemis a finales de este año, con el primer lanzamiento de su megacohete Esa primera gesta volará sin tripulación alrededor de la Luna y de regreso en un viaje que durará entre 26 y 42 días. La NASA espera lograr su próximo gran objetivo, el aterrizaje de astronautas en el polo sur lunar, para fines de 2025. Para apoyar el programa Artemis, la NASA ha contratado a empresas para enviar una serie de módulos de aterrizaje robóticos a la Luna.

La cifra estratosférica que la NASA gastará para que el hombre vuelva a la Luna

La nueva nave espacial Orion de la NASA que volaría sin tripulación alrededor de la Luna a fin de año.

Con el robusto gasto se financiaron instrumentos para explorar su superficie y mejorar la ciencia que podría provenir de las misiones de los astronautas.

Sin embargo, la aventura enfrenta enormes desafíos, en particular si el Congreso de los EE. UU. estará dispuesto a pagar el costo de varios miles de millones de dólares por vuelo. Pero si se lleva a cabo de la forma prevista por la NASA, dará un gran impulso a la educación científica y al conocimiento público, al igual que lo hizo Apolo, nacido de la carrera espacial en la guerra fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, que inspiró una nutrida generación de científicos e ingenieros .

Su historia

Artemisa comenzó oficialmente en 2017, cuando el expresidente Donald Trump firmó una directiva de política espacial que le decía a la NASA que se concentrara en enviar astronautas a la Luna. Las raíces de la idea se remontan más atrás, al menos a 2004, cuando el entonces presidente George W. Bush priorizó el envío de astronautas a la Luna y luego a Marte. En respuesta, la NASA comenzó a diseñar cohetes de carga pesada como el SLS.

Ese impulso fue en contravía de la política de Barack Obama, quien en 2010 canceló los planes de la era Bush y le dijo a la NASA que se concentrara en desarrollar sus cohetes para enviar astronautas a un asteroide en preparación para ir a Marte (evitando así la Luna).

El Congreso mantuvo vivo el programa de cohetes, proporcionando decenas de miles de millones de dólares para que la NASA desarrollara el SLS. Cuando finalmente despegue de la plataforma de lanzamiento en Florida, el SLS será el primer nuevo diseño de vehículo de vuelo espacial de la NASA desde que el transbordador espacial debutó en 1981.

Sin embargo, el SLS ha tenido problemas técnicos de última hora. En abril, una prueba importante que se suponía que debía llenar el cohete con combustible y luego drenarlo reveló algunos problemas, incluida una válvula defectuosa y una fuga de hidrógeno. La NASA está trabajando para solucionar los problemas.

Durante los alunizajes del Apolo entre 1969 y 1972, 12 hombres blancos caminaron sobre la superficie lunar. La NASA ha dicho que Artemisa llevará a la primera mujer y la primera persona de color a la Luna. Su cuerpo de astronautas incluye a varias mujeres de color, incluida la geóloga planetaria Jessica Watkins , quien realizó su primera misión espacial, a la Estación Espacial Internacional, el 27 de abril.

Doug Hurley, un astronauta retirado de la NASA que ha volado en la órbita terrestre baja, dice que enviar personas de regreso a la Luna será un momento extraordinario en la historia de la humanidad, especialmente con fotos y videos modernos de la Luna. “El primer humano en verlo con sus propios ojos en más de 50 años. Va a ser enorme. Serán virales esas primeras fotos”, aseguró con entusiasmo.

Los beneficios para la ciencia

Con Artemisa la ciencia también se beneficiaría en múltiples aspectos. El polo sur lunar nunca ha sido explorado por personas o módulos de aterrizaje (aunque varias misiones robóticas pretenden llegar antes que los astronautas de Artemisa).

Debido a que la luz del Sol nunca llega a partes de ese polo, algunas áreas podrían haber estado congeladas durante miles de millones de años. Podrían contener hielo y otros compuestos que son raros en la Luna, mayormente seca. “Al encontrar estas sustancias volátiles y estudiarlas, los científicos pueden obtener información sobre el origen y la evolución de la Luna, así como sobre la historia más amplia del Sistema Solar, incluida la Tierra, en materia geológica, telúrica, en muchos aspectos”, asegura la revista científica Nature.

A diferencia de los días de Apolo, Artemisa está sucediendo en una época en la que las empresas aeroespaciales privadas están desarrollando sus propios cohetes más pequeños para llegar a la Luna. Esta era de vuelos espaciales comerciales está abriendo una amplia gama de oportunidades para que los científicos estadounidenses envíen misiones robóticas a la superficie lunar. “En el tiempo transcurrido desde el Apolo, no hemos tenido acceso regular a la superficie de la Luna”, expuso Barbara Cohen, científica lunar del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

El primer regreso de la NASA a la superficie lunar podría ocurrir a fines de este año. Si todo va según lo planeado, dos compañías parcialmente financiadas por la NASA, Intuitive Machines en Houston, Texas, y Astrobotic en Pittsburgh, Pensilvania, realizarán dos aterrizajes en diferentes partes de la Luna. Intuitive Machines tiene como objetivo una región oscura llamada Oceanus Procellarum, que lleva instrumentos de la NASA, como una cámara de video, para capturar la columna de polvo creada por el módulo de aterrizaje cuando aterriza.

Por su parte, Astrobotic viajará a Lacus Mortis, una llanura volcánica en el hemisferio norte de la Luna, con instrumentos de la NASA que incluyen un espectrómetro de masas que medirá cómo los gases de escape del alunizaje afectan la química de la suciedad lunar. “Al observar cómo interactúan los gases con la superficie, podemos decir mucho sobre cómo migran y eventualmente se pierden en el espacio o quedan atrapados en depósitos polares fríos”, explicó Mehdi Benna, científico planetario de Goddard e investigador principal del experimento. .

Se supone que otra sonda de Intuitive Machines aterrizará en 2024 en Reiner Gamma, otra región apartada de la Luna, donde se da un curioso fenómeno geográfico conocido como “remolino lunar”. Estos son parches altamente magnetizados en la superficie de la Luna que aparecen como patrones brillantes sinuosos. La nave espacial planeada, llamada Lunar Vertex, colocará un pequeño rover en Reiner Gamma para recopilar medidas magnéticas para tratar de desentrañar cómo se formaron los remolinos lunares.

El rover Vertex impulsado por energía solar sobrevivirá solo durante un período de luz diurna lunar, o alrededor de 14 días terrestres, pero en ese tiempo podría rodar cientos de metros desde su lugar de aterrizaje, viajando a través de partes claras y oscuras de los remolinos y midiendo el fuerza y ​​orientación de los campos magnéticos en las rocas. “Definitivamente van a ser las dos semanas más intensas de nuestras vidas”, aseguró Sonia Tikoo, científica planetaria de la Universidad de Stanford, en California.

Posteriormente, en 2025, otro módulo de aterrizaje comercial tiene como objetivo llevar dos sismómetros al otro lado de la luna; serían los primeros sismómetros en la Luna desde los días de Apolo. Al estudiar los terremotos lunares generados por la actividad geológica y por los meteoritos que golpean la superficie, los científicos pueden perfeccionar su comprensión de la estructura interna de la Luna. ¿Por qué sería valioso?

Los científicos dicen que esto podría ser el comienzo de una red geofísica en la Luna, al igual que los astronautas del Apolo dejaron paquetes científicos que incluyen sismómetros, magnetómetros y otros instrumentos en diferentes lugares. Ese conjunto de observación duró hasta que la NASA lo apagó en 1977.

La búsqueda del agua

Otro futuro módulo de aterrizaje apuntará a uno de los objetivos más intrigantes de los científicos: el hielo lunar. El próximo año, la NASA enviará un explorador llamado Viper a la región del polo sur de la Luna para buscar hielo.

El rover de 2,5 metros de altura buscará agua y otros volátiles congelados en la tierra, luego usará su taladro de 1 m de largo para tomar muestras del hielo. Los instrumentos a bordo del rover estudiarán los fragmentos del núcleo que extraiga. La NASA quiere que ese explorador sirva como buscador lunar, recopilando información sobre dónde se distribuyen los volátiles, tal como un minero de oro buscaría vetas ricas en minerales. Cualquier gran cantidad de agua podría servir como recurso para futuros exploradores lunares.

La cifra estratosférica que la NASA gastará para que el hombre vuelva a la Luna

El rover Viper que buscará agua en la Luna.

Los volátiles en las regiones polares de la Luna también son un objetivo científico clave para el primer aterrizaje tripulado de Artemis. En la época de Apolo, los científicos no sabían que la Luna tenía agua. Pensaron que la Luna perdió toda su agua durante su formación en un impacto gigante, o en el profundo enfriamiento del espacio exterior a lo largo del tiempo.

El estudio de los volátiles revelará secretos no solo sobre la historia lunar, sino también sobre el resto del Sistema Solar interior, aseguraron los científicos detrás de Artemisa. Mercurio, por ejemplo, retiene hielo en sus sombreados cráteres polares a pesar de que es el planeta más cercano al Sol y las temperaturas diurnas pueden alcanzar los 430 °C.

Entender cómo llegó el agua a la Luna y cómo sobrevivió, brindará información crucial sobre cómo esta sustancia, crucial para la vida en la Tierra, se distribuyó por todo el Sistema Solar. “Vamos ahora, armados con este nuevo conocimiento, y será fundamentalmente nueva ciencia”, expuso la NASA.

Los astronautas del Apolo nunca se acercaron a los polos de la Luna. Entonces, los astronautas de Artemisa serían las primeras personas en explorar esta importante región. El lugar de aterrizaje de Artemisa 3, que sería la primera misión en llevar astronautas a la superficie, aterrizará dentro de los seis grados del polo sur. Al igual que los astronautas del Apolo, la tripulación de Artemisa caminaría o conduciría alrededor de su área de aterrizaje, realizando experimentos y recogiendo muestras de rocas para llevarlas a la Tierra para su análisis.

Para muchos, el regreso a la Luna, aletargado por muchos años, es fascinante. “Artemisa tiene el potencial de llegar mucho más allá de lo que conocemos de la ciencia lunar. Creo que la humanidad se beneficiaría de ello” dijo David Kring, geólogo del Instituto Lunar y Planetario de Houston.

Entre preparativos, ya muchos hacen cola

La NASA ya diseña trajes espaciales Artemisa que pueden soportar los grandes cambios de temperatura experimentados de la luz a la oscuridad y viceversa. Las cámaras deberán tener un alto rango dinámico, funcionando igual de bien en sombras profundas y bajo la luz del sol. E incluso moverse en la superficie será un desafío.

Los astronautas de Artemisa se entrenarán en geología de campo por la noche en paisajes escarpados de la Tierra para prepararse para las condiciones que podrían encontrar en la Luna.

Más allá del aterrizaje en el polo sur, el programa Artemis prevé viajes de astronautas a otras partes de la Luna, así como la construcción de una base lunar y una pequeña estación espacial en órbita lunar llamada Gateway, cuyos primeros componentes se supone que se lanzarán en 2024.

Muchos científicos, ingenieros y geólogos hacen fila, pues la NASA en los próximos meses lanzará una convocatoria para conformar el equipo detrás de esta gesta histórica.

  NOTICIAS RECOMENDADAS