Ciencia


Los científicos están preocupados por las extrañas luces que provoca SpaceX

Los cohetes de Elon Musk perforan la atmósfera creando formaciones rojas brillantes en el cielo, similares a auroras, y los científicos no saben qué son.

DEUTSCHE WELLE

29 de noviembre de 2023 04:40 PM

A medida que la industria espacial experimenta un aumento y un crecimiento constante, también lo hace la atención dedicada a estudios y observaciones de nuevos fenómenos, así como de aquellos que, en el pasado, se han detectado ocasionalmente. Lea: ¿Por qué algunas galaxias tienen forma de “plátano” o de “cigarrillo”?

Uno de estos fenómenos que ha captado la atención de los investigadores durante décadas son los agujeros temporales en la alta atmósfera terrestre, que se manifiestan tras el lanzamiento de cohetes al espacio.

Sin embargo, con el creciente número récord de lanzamientos al espacio, los científicos advierten ahora de que los cohetes en la órbita de SpaceX están generando agujeros temporales en la atmósfera superior, lo que plantea problemas potenciales aún no reconocidos.

“Auroras de SpaceX”: formaciones rojas brillantes

Para alivio de todos, aunque el fenómeno –en el caso concreto de SpaceX está creando formaciones rojas brillantes similares a auroras en el cielo– es digno de atención y estudio, no supondría una amenaza directa para el medio ambiente o la vida en la Tierra, según informa Live Science.

No obstante, plantear problemas desconocidos para la astronomía y las comunicaciones, lo que lo convierte en “un área de creciente atención” entre los investigadores, según declaró a Spaceweather.com Stephen Hummel, del Observatorio McDonald de Texas.

Los astrónomos detectaron la primera de estas auroras SpaceX sobre el observatorio en febrero. Ahora “vemos entre 2 y 5 cada mes”, afirma Hummel.

En específico, a diferencia de las observadas en lanzamientos anteriores, las “auroras de SpaceX” se manifiestan como formaciones rojas, aproximadamente esféricas, visibles a simple vista durante un máximo de 10 minutos seguidos, y están causadas por el descenso de los cohetes o sus etapas, generando agujeros temporales que se cierran al salir del Sol.

Estos fenómenos fueron presenciados, por ejemplo, en julio, durante el lanzamiento del cohete Falcon 9 de SpaceX, encargado de poner en órbita los satélites Starlink. En este evento, el cohete abrió un agujero en la atmósfera sobre Arizona, en Estados Unidos, creando una impactante imagen de un cielo que parecía sangrar.

La razón de ello es que los cohetes de desorbitaje de SpaceX, a diferencia de los cohetes del pasado, liberan combustible durante breves quemas con el fin de maniobrar los restos que caen para que aterricen en el sur del Océano Atlántico en lugar de estrellarse contra la Tierra.

Según los expertos, durante el descenso, el cohete puede quemar aproximadamente 180 kg de gases de escape, mayoritariamente compuestos por agua y dióxido de carbono, en las cercanías del borde de la ionosfera, donde potencialmente se podría generar un agujero significativo.

Los científicos están preocupados por las extrañas luces que provoca SpaceX

El cohete SpaceX Falcon 9 lanza el telescopio espacial Euclid de la Agencia Espacial Europea desde la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral en Florida el sábado 1 de julio de 2023.

Agujeros de color rojo sangre

En concreto, el fenómeno, distinto de una aurora convencional, se produce cuando los cohetes queman sus motores en la mencionada ionosfera, el punto de encuentro entre la atmósfera terrestre y el espacio, situado entre 80 y 644 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra, donde el gas está ionizado o desprovisto de electrones, según la NASA.

Los denominados “agujeros ionosféricos”, como detalla Live Science, tienen la capacidad de estimular las moléculas de gas en esa parte específica de la atmósfera, provocando fascinantes franjas de luz roja que se asemejan a las auroras. Este efecto se debe a la reacción entre los iones de oxígeno presentes en la ionosfera y los electrones liberados por los gases de escape de los cohetes.

Más lanzamientos en el futuro

La preocupación de los científicos radica en el posible aumento de estos resplandores rojos en el cielo a medida que SpaceX planee más lanzamientos en el futuro, lo que podría interferir con las observaciones astronómicas y perturbar las comunicaciones por radio de onda corta, así como interferir con las señales GPS.

Por otra parte, mientras se evalúa el impacto de las formaciones a través de los lanzamientos de SpaceX, el estudio de estos agujeros podría irónicamente proporcionar información valiosa sobre la ionosfera y su variabilidad nocturna.

“La densidad ionosférica varía de una noche a otra, por lo que podemos aprender algo sobre la eficacia de la química [de la ionosfera] observando muchos fenómenos”, explicó a Spaceweather.com Jeffrey Baumgardner, físico de la Universidad de Boston .

Los científicos están preocupados por las extrañas luces que provoca SpaceX

Una espiral azul celeste parecía una galaxia apareció en medio de la aurora durante unos minutos. La espiral se formó cuando el exceso de combustible que había sido liberado por un cohete SpaceX que se lanzó desde California unas tres horas antes de convertirse en hielo, y luego el vapor de agua reflejó la luz del sol en la atmósfera superior.

Además de las “auroras de SpaceX”, los cohetes de la empresa también han generado otros espectáculos de los como las llamadas “espirales SpaceX”, creadas cuando los propulsores giran y vierten combustible sobrante en el espacio antes de salir de órbita.

Estas espirales, junto con las auroras, podrían volverse más frecuentes a medida que el número de lanzamientos de SpaceX continúe aumentando rápidamente.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS