Ciencia


Observan un “río” en las estrellas, algo nunca visto en el espacio

La “corriente de estrellas” intergaláctica fluye en el espacio entre galaxias y es 10 veces más larga que la Vía Láctea.

Un equipo internacional de astrónomos, con una participación clave del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha realizado un descubrimiento asombroso en el cúmulo de galaxias de Coma, situado a unos 300 millones de años luz de la Tierra.

Lea: Desconcierto ante extrañas estructuras en las profundidades de Marte

Utilizando el Telescopio William Herschel en el Observatorio del Roque de los Muchachos, han identificado la corriente de estrellas más grande jamás observada, un hallazgo publicado en la revista Astronomy & Astrophysics .

Un desafío a la comprensión de la materia oscura

La corriente, denominada “Corriente Gigante de Coma”, mide más de diez veces la longitud de la Vía Láctea y se encuentra en un cúmulo galáctico que alberga millas de galaxias. Esta estructura es excepcional no solo por su tamaño, sino también porque se encuentra en un espacio intergaláctico, lejos de la influencia gravitacional de las galaxias individuales del cúmulo.

“Es difícil no quedarse maravillado con esta nueva estructura descubierta; es tan descomunal que literalmente si la pudiéramos poner entre nuestra galaxia y la de Andrómeda uniría ambas galaxias a través de un puente de estrellas”, destaca Ignacio Trujillo, investigador del IAC que también ha participado en el estudio.

La presencia de una corriente estelar de esta magnitud en el espacio intergaláctico sugiere que fenómenos como este podrían explicarse por la influencia de la materia oscura. Este descubrimiento podría proporcionar información crucial sobre la naturaleza de la materia oscura, que se cree que compone aproximadamente el 70% de la materia en el universo.

Implicaciones cosmológicas

La observación desafía la idea previa de que el espacio entre galaxias está relativamente vacío y sin estructuras masivas organizadas. La Corriente Gigante de Coma indica que fenómenos similares podrían ser más comunes en el universo de lo que se creía anteriormente.

Los astrónomos esperan que futuras observaciones, especialmente con telescopios más grandes como el Extremely Large Telescope o la misión espacial Euclid, revelen más estructuras de este tipo.

El hallazgo también proporciona una nueva perspectiva sobre la forma en que la gravedad, la materia y la energía oscura interactúan para formar la red cósmica que estructura el universo. La Corriente Gigante de Coma es una prueba de que incluso los cuerpos celestes más distantes pueden estar conectados de maneras que aún estamos empezando a comprender.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS