Colombia


Baja de alias ‘Uriel’ no es un golpe militar a la estructura del ELN: expertos

‘Uriel’ se dio a conocer, no precisamente, por su actuar delictivo, sino por su continúa participación en las redes sociales.

COLPRENSA

26 de octubre de 2020 06:06 PM

Andrés Vanegas Londoño, conocido con el alias de ‘Uriel’ y quien hacía parte del frente de Guerra Occidental del ELN, que opera en Chocó, se dio a conocer, no precisamente, por su actuar delictivo dentro de la organización, sino por su continua participación en las redes sociales.

Era la cara visible de la estructura criminal. Mantenía contacto con periodistas, y a través de su cuenta oficial de WhatsApp interactuaba con videos, audios y comunicados de prensa sobre su ideología.

De ‘Uriel’ se sabe que cursó ocho semestres de ingeniería electrónica, de ahí que durante sus últimos minutos de vida estuviese, además, de su esquema de seguridad de 12 hombres, con cinco portátiles, que información de inteligencia da cuenta que llevaba consigo a donde se movilizara.

Su zona era el litoral chocoano, específicamente, entre Nóvita, Condoto e Istmina. Información revelada por las Fuerzas Militares, coincide en que el cabecilla del grupo armado no duraba más de dos a tres días en el mismo lugar.

EL OPERATIVO

‘Uriel’, a diferencia de como muchos lo pensaron, no cayó por la ubicación y señales que enviaba desde la selva chocoana a través de sus redes sociales, por el contrario, fue una de sus labores desempeñadas en la estructura guerrillera lo que lo llevó a su fin.

En sus emotivos mensajes de lucha por la organización, el cabecilla siempre advirtió que la labor de las células urbanas serían la cara visible del ELN en las principales ciudades, durante las marchas adelantadas en los últimos meses en territorio nacional, de ahí que en más de una ocasión adjudicara actos vandálicos al grupo guerrillero a través de los desmanes en contra de infraestructura y la fuerza pública.

Si bien ‘Uriel’ se movía como pez en el agua en zona chocoana y las redes no parecían ser su mayor riesgo, si lo fueron esas células urbanas que tanto defendió, pues estudiantes de Medellín, Bogotá y Pereira fueron las piezas clave que llevaron a que un grupo de Fuerzas Especiales del comando de las Fuerzas Militares (Ccoes), con francotirador a bordo, llegaran a Nóvita, Chocó, y tras un enfrentamiento terminara su vida criminal.

Información de inteligencia reveló que ‘Uriel’ cayó con los cinco ordenadores y un arma de fuego que parecía ser su amuleto. El revolver de color blanco fue un obsequio que le hizo Israel Ramírez Pineda, alias ‘Pablo Beltrán’, en 2017.

Versiones del fiscal general Francisco Barbosa confirmaron que el operativo en contra de ‘Uriel’ era para registrar un allanamiento en la vivienda donde se encontraba y fomentar su posterior captura, no obstante, las tropas de las Fuerzas Militares fueron recibidas con disparos, lo que dificultó el desarrollo de la operación y culminó con su muerte.

¿QUIÉN ERA ‘URIEL’?

Uriel’, con 25 años de trayectoria delictiva en el ELN, tenía en su contra una orden de captura por homicidio, secuestro y rebelión y era uno de los objetivos de alto valor de las autoridades. Por información que condujera a su captura o neutralización se ofrecía una recompensa de hasta 500 millones de pesos.

Tenía línea directa con ‘Pablo Beltrán’, integrante del Comando Central del ELN, de ahí que ‘Uriel’, en su momento, sintiera respaldo por uno de los veteranos de la estructura guerrillera, y advirtiera que el Frente de Guerra Occidental, al cual pertenecía, no renunciaría a los recursos que percibe de la renta criminal del narcotráfico.

El hombre era señalado de liderar las “escuelas de colectivos” para el accionar terrorista del ELN en las ciudades, así como del reclutamiento de jóvenes y la formación de células urbanas y redes clandestinas encargadas del entrenamiento en el uso de explosivos contra la Fuerza Pública y la población civil.

Si bien el cabecilla se adjudicaba la mayoría de los ataques en contra de la fuerza pública, el general Óscar Atehortúa, director de la Policía Nacional, desmintió que tuviese relación alguna con el ataque perpetrado a la Escuela de Cadetes General Santander, en la que perdieron la vida 22 cadetes en enero de 2019.

“Hablamos de un criminal que tenía como objetivo desestabilizar el orden público en el país. A través de las redes sociales hacia apología al delito. Alias ‘Uriel’ usaba los crímenes más dolorosos y aberrantes para hacer propaganda sin vergüenza alguna”, aseguró el director de la Policía.

¿CÓMO QUEDA EL ELN?

‘Uriel’ era el tercero al mando en el Frente de Guerra Occidental. De acuerdo con Néstor Rosanía, director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz, el cabecilla tenía una función ideológica respecto del empoderamiento de base social en las comunidades, sin contar que era uno de los “grandes comunicadores” que tenía la estructura guerrillera.

El experto destacó que, en términos militares, el ELN es una organización piramidal jerárquica, que no es otra cosa que, con la caída de uno de sus miembros, ya existe una segunda persona en el cargo que desempeñaba el abatido o capturado.

“La organización no se va a ver afectada en términos operacionales, pero seguramente el ELN si va a ver afectada su capacidad de difusión, porque ‘Uriel’ era un comunicador permanente de lo que hacia la estructura en lo que es la zona pacífica en el Valle, Chocó y Urabá”, expuso el experto y resaltó que la capacidad operativa y el control sobre el territorio en la zona donde se movía no tendrá afectación.

Por su parte, Ariel Ávila directivo de la Fundación Paz y Reconciliación, a través de su cuenta de Twitter expuso que ‘Uriel’ hacía parte de una de las estructuras más grandes que tiene el Ejército de Liberación Nacional, junto con la ‘Domingo Lain’, que delinque en Arauca.

Respecto del organigrama en el Frente de Guerra Occidental, Ávila, así como Rosanía y las autoridades, dejaron claro que ‘Uriel’ era el tercero al mando y el encargado de temas políticos, y que como cabeza de la estructura estaba alias ‘Fabián’, seguido de ‘El Indio’.

Ávila coincidió con Rosanía sobre que la importancia de ‘Uriel’ dentro del ELN estaba enmarcada en su labor comunicativa y mediática, pues se hizo visible a través de un trino en 2018, lo que hizo que las autoridades fijaran sus esfuerzos en él.

“Es un golpe muy fuerte para esa estructura, porque era como su líder ideológico, pero militarme no significa nada, porque alias ‘El Indio’ es el comandante militar”, aseguró Ávila y destacó que ‘Uriel’ siempre estuvo reacio a adelantar conversaciones de paz con el Gobierno.

El experto aseguró que si bien, en su momento, se adelantaron labores de negociación entre el Gobierno y el ELN, una pieza fundamental de los diálogos en Quito, Ecuador, era que ‘Uriel’ hiciera parte de esa mesa.