Chilena compró seguro de vida y el beneficiario era su novio: Policía

27 de abril de 2019 02:49 PM
Chilena compró seguro de vida y el beneficiario era su novio: Policía
Juan Guillermo Valderrama, novio de la chilena desparecida. //

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El director de la Policía Nacional, el general Oscar Atehortúa Duque y el fiscal general Néstor Humberto Martínez, revelaron al mediodía de este sábado las pruebas e indicios que les permitieron capturar a Juan Guillermo Valderrama por el delito de desaparición forzada de Ilse Amory Ojeda, la mujer de nacionalidad chilena que desapareció en el país el pasado 29 de marzo.

La prueba reina, además de los elementos que hallaron de Amory en la escena donde levantaron su supuesto cadáver, sería un seguro de vida por 100 millones de pesos donde el único beneficiario es el ahora capturado. En las investigaciones, se pudo establecer que la mujer le giraba $1’200.000 mensuales a su novio y que adquirió ese seguro de vida.

(Lea aquí: Hallan cuerpo incinerado que podría ser de chilena desaparecida)

“En la investigación se logró establecer que en febrero pasado la mujer había adquirido un seguro de vida cuyo beneficiario es el hoy capturado, por un valor de 100 millones de pesos”, afirmó Atehortúa Duque.

Valderrama fue arrestado en la mañana de este sábado en un operativo adelantado por la Policía y la Fiscalía en la ciudad de Bucaramanga. El capturado fue traslado a la Fiscalía y en las próximas horas será presentado ante un juez de control de garantías.

En la última entrevista que Valderrama concedió a los medios, aseguró que desconocía el paradero de su pareja. No obstante, tras un trabajo técnico de investigación, las autoridades establecieron que, al parecer, este hombre estaría vinculado con la desaparición de la chilena.

“En los últimos días se recibió una información por parte de un ciudadano que al ver a través de los medios de comunicación a Valderrama, contó que fue contactado por esta persona para que lo acompañara al sector de Rionegro, donde manifestaba que una vaca se había precipitado y había sido necesario incinerarla y que le colaborara con ese propósito”, indicó Atehortúa.

El alto oficial comentó que este testigo los llevó hasta el sitio exacto donde se hizo la incineración de los restos en el sector de El Portachuelo, en Rionegro. “Encontramos unos restos óseos y unos elementos que las características técnicas nos permiten acercanos a la posibilidad que sea Amory”, agregó Atehortúa.

Los elementos son un zapato, una platina y un anillo que serían de Amory según declaraciones de sus familiares. El director de la Policía afirmó que en el vehículo de Valderrama se encontró el celular de Amory, además de otros documentos como tarjetas de crédito, el carnet de Carabineros de Chile.

El oficial confirmó además que Valderrama viajó a Bogotá el 13 de marzo para encontrarse con una ciudadana norteamericana que llevó también a conocer su familia en Santander. Cabe señalar, que Ilse Amory descubrió que su novio sostenía una relación en paralelo con una mujer norteamericana de nombre Becky Evans.

Durante el tiempo en que la estadounidense estuvo en Colombia, aproximadamente del 12 al 24 de marzo, Valderrama dejó a la chilena en la finca de su padre en Curití, Santander, con la excusa que debía viajar a Bogotá a estudiar, pero en realidad iba a compartir con la otra mujer.

“Soy un hombre y cometo errores”... “Me siento culpable por mantener dos relaciones, porque uno no puede tener a dos mujeres, una total barbarie”, expresó el joven aceptando su infidelidad en su momento.

Todavía falta por confirmar la identidad de esos restos para imputar el delito de homicidio, pues Medicina Legal se encuentra haciendo los análisis pertinentes para establecer si los restos encontrados corresponden a la oficial.

(Hallan cuerpo incinerado que podría ser de chilena desaparecida).

EL RELATO

Juan Guillermo, oriundo de Puerto Parra, Santander, informó a los medios que la última vez que tuvo contacto con Ilse Amory fue el 29 de marzo en un establecimiento comercial de la calle 60 con carrera 17, en Bucaramanga. Ella lo acompañaba a comprar unos materiales para la remodelación de la casa en donde la pareja se estaba quedando, en el barrio El Cristal Bajo.

“Íbamos a conseguir unos materiales, primero pasamos por una tienda. Puse mi celular en la mesa, me entró una llamada de una mujer (la estadounidense Becky Evans, con quien Juan mantenía otra relación amorosa), entonces ella se levantó muy enojada, despechada, con una cara de rabia, molesta, intenté detenerla, pero me manoteó y me dijo que la dejara en paz. Yo me devolví a pagar la cuenta y mientras me dieron el cambio se fue”, relató el joven.

Creyendo que quizás la chilena regresaría en unas horas al inmueble antes mencionado, Valderrama Amézquita dijo que se marchó a esperarla allá. “Pensé que se había ido para la casa (en el barrio El Cristal Bajo, sur de la ciudad), pero en la casa tampoco estaba. Supuse que por el dolor se había devuelto para Chile”, agregó el ciudadano colombiano.

Días después, el sospechoso expresó que se empezó a preocupar luego de que una nuera de la excarabinera chilena le manifestó que al país Austral ella no había llegado.

“Me fui para la URI, allá puse el primer denuncio, le saqué copias y los pegué por el sector donde estábamos, hablé con los vecinos. Luego nos entrevistamos con la Sijín e iniciamos la búsqueda así como va”, dijo Juan.

Ojeda González, según la versión de su pareja, tras la discusión se habría ido solo con 10 mil dólares que tenía en ese momentos (cerca de 35 millones pesos colombiano) y la ropa que llevaba puesta en ese momento.

“No se llevó el celular, la ropa, ni nada. Solo los dólares que tenía. En estos momentos está dolida y tiene dinero para aguantar un tiempo escondida”, agregó el hombre, quien insistió en que ella se encuentra escondida.

¿HUBO MALTRATOS?

Alejandra Ojeda González, hermana menor de Ilse Amory, reiteró en múltiples entrevistas que el ciudadano colombiano maltrataba a su pariente y que por este motivo ningún familiar estaba de acuerdo con la relación.

“Yo siempre desconfíe de él, nunca tuve buenas vibras. Más aún cuando me enteré de unos episodios de violencia en contra de mi hermana, como lo fue la vez que le fracturó un dedo”, reveló Alejandra.

Sobre este episodio el acusado no dudo en decir que se trató de un juego: “Nos pusimos a jugar un juego de kung fu y se lastimó un dedo, luego intenté arreglarlo y le hice una mala fuerza, por lo que terminé lastimándolo”.

Y agregó que los familiares Ojeda González siempre han estado en contra de esta relación que sostenían, por la diferencia de edad y otros motivos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS