Declaraciones de renta, una lectura entre líneas

23 de febrero de 2020 10:45 AM
Declaraciones de renta, una lectura entre líneas
Esta semana el expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez, presentó su declaración de renta correspondiente al año gravable 2018. // Colprensa

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En los últimos días, las redes sociales - especialmente las de quienes suelen opinar de política - se han llenado con los formatos de rayas blancas y verdes que caracterizan las declaraciones de renta que deben presentar los colombianos.

Este año, por primera vez, los funcionarios públicos, incluidos el presidente de la República, la vicepresidente y los miembros del Congreso, entre otros, tuvieron que cumplir la obligación de hacer pública su declaración de renta, que les impuso la ley 2013 de 2019.

A medida que todos han ido haciéndolo, estas declaraciones han comenzado a circular por las redes, acompañadas de análisis, muchas veces improvisados y parciales, sobre el significado de esta información tributaria: que determinado senador no pagó impuestos o que a tal o cual ministro el Estado le salió debiendo.

Para hacer un análisis más detallado, se solicitó el apoyo de un grupo de profesores del programa de Contaduría Pública de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Gloria Patricia Calderón, Álvaro Arévalo, Andrés Fernando Mejía y Fernando Bello, quienes examinaron nueve declaraciones de renta de varios dirigentes políticos.

Algunas advertencias generales hacen los expertos antes de entrar en lo particular. En primer lugar, la declaración de renta no es suficiente para sacar conclusiones sobre la situación financiera o tributaria de una persona. Es solo un documento que refleja los ingresos de una persona en un determinado año, algunos de los cuales, de acuerdo con la ley pueden ser objetos de impuestos o no.

En este caso, como la declaración de renta se hace con base en los ingresos del año anterior, y la de este año aún no se ha presentado, la radiografía que se refleja es la de 2018, no la actual.

También aclaran que el hecho de que en la declaración la casilla ‘Saldo por pagar’ aparezca en cero no significa que no se haya pagado nada de impuestos. En la mayoría de los casos es porque durante el año anterior ya se ha pagado todo lo que corresponde por concepto de retención en la fuente.

“Las retenciones en la fuente están concebidas como un pago anticipado del impuesto de renta, en tal sentido, los valores que se están reportando a título de retenciones son en sí mismo pagos ya realizados de este impuesto”, señalan.

Lo que sí destacan es que nuestro sistema tributario es inequitativo, pues no siempre el que más gana es el que más paga.

“El análisis nos lleva a afirmar que, haciendo buen uso de la ley, no necesariamente tendrían que pagar impuesto quienes han obtenido grandes ingresos. Eso es parte de la gran inequidad social de nuestro país en materia tributaria”, dicen.

Y la última observación es que estas declaraciones no quedan en firme hasta que son aprobadas por la DIAN, que tiene la función de confirmar que la información suministrada es la correcta.

Esta es la evaluación que hacen más en detalle:

IVÁN DUQUE, PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Patrimonio líquido: 1.395 millones de pesos

Retenciones a declarar: 51 millones de pesos

Saldo a pagar: 0

Saldo a favor: 8 millones de pesos.

Un detalle significativo que muestra la declaración de renta del presidente es que los ingresos en 2018 fueron casi en su totalidad laborales. Es decir, el 99 % de ellos ese año fueron por su trabajo, que para ese momento era como senador al comenzar el año y como presidente, a partir del 7 de agosto.

En total, Duque ganó 303 millones de pesos en 2018 por ingresos laborales, mientras que sólo obtuvo 2 millones de pesos por rentas de capital, que podrían ser cánones de arrendamiento o intereses sobre inversiones financieras.

Según la declaración, Duque pagó ese año más impuestos por retención en la fuente que lo que le correspondía pagar en total por impuestos en el año, lo que le permitió, al presentar su declaración, tener un saldo a su favor de 8 millones de pesos.

MARTHA LUCÍA RAMÍREZ, VICEPRESIDENTA DE LA REPÚBLICA

Patrimonio líquido: 1.953 millones de pesos

Retenciones a declarar: 20 millones de pesos

Saldo a pagar: 0

Saldo a favor: 0

A la vicepresidenta le ocurrió todo lo contrario que al presidente. De todos los funcionarios a quienes se examinaron sus declaraciones de renta ella es la que más ingresos tuvo en 2018 por conceptos diferentes a su trabajo.

En total, el 93 % de los ingresos de la Vicepresidenta en 2018 fueron no laborales. Mientras que reportó 147 millones de pesos de ingresos en el año por rentas laborales, por rentas no laborales tuvo ingresos de 1292 millones de pesos. La declaración de renta no especifica a qué corresponden estos ingresos, pero puede tratarse de venta de bienes o indemnizaciones.

Pese a que sus ingresos por este concepto fueron altos, resulta también significativo que tuvo una pérdida líquida de 4734 millones de pesos, debido a que sus gastos en el periodo fueron de 6027 millones de pesos. Tampoco se especifica a qué correspondieron esas pérdidas, pero hay que recordar que 2018 fue un año electoral y Martha Lucía Ramírez impulsó en ese año su campaña presidencial.

ALICIA ARANGO, MINISTRA DEL INTERIOR

Patrimonio líquido: 3.227 millones de pesos

Retenciones a declarar: 26 millones de pesos

Saldo a pagar: 0

Saldo a favor: 680 mil pesos

Si se hace el ejercicio de calcular cuánto ganó cada funcionario en 2018 con relación a su patrimonio, la actual ministra del Interior, Alicia Arango, es la que tiene una proporción menor, apenas 4,2 %.

Esto, porque mientras que su patrimonio líquido era para ese año de 3200 millones de pesos, su total de rentas líquidas, es decir, sus ingresos fueron de 135 millones de pesos.

La ministra Arango, además fue uno de los tres funcionarios a quienes se les evaluó su declaración de renta, que no obtuvieron en 2018 ningún ingreso distinto a rentas laborales, salvo por su pensión, que está exenta de impuestos, y de la cual obtuvo 85 millones de pesos en el año.

ALBERTO CARRASQUILLA, MINISTRO DE HACIENDA

Patrimonio líquido: 2.855 millones de pesos

Retenciones a declarar: 39 millones de pesos

Saldo a pagar: 32 millones de pesos.

Saldo a favor: 0

De los funcionarios a quienes se les evaluó su declaración de renta, Alberto Carrasquilla es uno de los que mayor pago efectivo tuvo que hacer con su declaración: 32 millones de pesos.

Esa situación contrasta con que otros funcionarios que tuvieron mayores ingresos que él en el año, como Marta Lucía Ramírez y Arturo Char, que a pesar de ganar más que él tuvieron que pagar menos impuestos, incluso contando lo que tuvieron que pagar por retención.

Por ejemplo, mientras que Carrasquilla, sumando lo que pagó en retención más el saldo a pagar, debió cancelar 72 millones de pesos, la vicepresidenta, por ambos conceptos, pagó poco más de 20 millones de pesos.

CLAUDIA BLUM, CANCILLER

Patrimonio líquido: 1.116 millones de pesos

Retenciones a declarar: 12 millones de pesos

Saldo a pagar: 0.

Saldo a favor: 9 millones de pesos.

Es la que paga un menor impuesto en proporción a su renta líquida, el 10,19 %. Su impuesto de renta es de 12.460.000 pesos, frente a un total de 120 millones de rentas líquidas. Además, entre las declaraciones evaluadas es la que tiene un mayor saldo a favor, 9 millones de pesos.

Junto con la vicepresidenta, es una de las funcionarias cuyos ingresos evaluados dependieron en menor proporción de sus rentas laborales. El 81 % de los ingresos que obtuvo en 2018 correspondieron a rentas no laborales.

Sus mayores ingresos los obtuvo por dividendos y participaciones, unos 1155 millones de pesos, mientras que por rentas laborales obtuvo 84 millones de pesos.

También es una de las declaraciones con menor retención en la fuente, solo 12.416.000 pesos, pero hay que tener en cuenta que para ese año, Blum aún no era funcionaria, pues asumió el cargo de Canciller en noviembre de 2019.

ÁLVARO URIBE, SENADOR

Patrimonio líquido: 9.414 millones de pesos

Retenciones a declarar: 81 millones de pesos

Saldo a pagar: 0.

Saldo a favor: 0

Después de Arturo Char, el expresidente Uribe es, de todos los funcionarios cuyas declaraciones de renta fueron examinadas, el que tiene un patrimonio líquido más alto: 9414 millones de pesos, que incluyen diez predios rurales (uno de ellos avaluado en 8500 millones de pesos) y una cuenta en el exterior con 50.000 dólares (unos 170 millones de pesos a cambio de hoy).

(Lea aquí: Álvaro Uribe presentó su declaración de renta)

Uribe, según las declaraciones presentadas, está también entre los que menos depende en sus ingresos de rentas laborales. El 80 % de sus ingresos en 2018 dependió de otros ingresos. Reportó 1216 millones de pesos por ingresos brutos no laborales, que pueden corresponder a ventas de activos, indemnizaciones, servicios profesionales, etc.

Sin embargo, está entre los que menos reportan ingresos en relación con los activos que posee. Sus rentas en 2018 correspondieron al 16 % de su patrimonio. Su renta líquida, sin incluir los ingresos no gravados, fue de 83 millones de pesos.

ARTURO CHAR, SENADOR

Patrimonio líquido: 16.794 millones de pesos

Retenciones a declarar: 57 millones de pesos

Saldo a pagar: 17 millones de pesos.

Saldo a favor: 0

Es el que tiene el patrimonio más alto de los funcionarios cuyas declaraciones de renta se analizaron: cerca de 26.000 millones de pesos.

Llama la atención que reporta dividendos, es decir, beneficios de su participación accionaria en empresas, por más de 500 millones de pesos, de los cuales paga cero pesos de impuesto.

Según los analistas, esto puede obedecer a que ya fueron pagados en cabeza de la sociedad y no puede existir doble tributación. Sobre esto, sin embargo, existe discusión, pues algunos expertos consideran que de todos modos deberían estar gravados, porque una es la responsabilidad con el fisco de la sociedad y otra la de sus dueños.

Pero, al tiempo que es el que mayor patrimonio tiene, Char es, de todos los funcionarios evaluados, uno de los que menos ingresos obtuvo en 2018 en proporción a su patrimonio, apenas el 4,2 %. Su total de rentas líquidas fue de 256 millones de pesos.

GUSTAVO PETRO, SENADOR

Patrimonio líquido: 524 millones de pesos

Retenciones a declarar: 23 millones de pesos

Saldo a pagar: 0

Saldo a favor: 19 millones de pesos

En el ‘ranking’ de los ingresos obtenidos por los funcionarios cuyas declaraciones de renta fueron evaluadas, Gustavo Petro fue el que menos obtuvo en 2018: 106 millones de pesos, todos ellos como resultado de rentas de trabajo. Petro no reportó en ese año ninguna renta de otro tipo.

Según este examen, Petro fue también, junto con Claudia Blum y Marta Lucía Ramírez, uno de los tres funcionarios que reportó menor pago de impuesto con relación a su renta líquida.

Mientras que su renta líquida (el total de sus ingresos gravables) fue de 108 millones de pesos, su impuesto neto de renta (sin descontar las retenciones) fue de cerca de 18 millones, es decir, el 16,38 %.

GUSTAVO BOLÍVAR, SENADOR

Patrimonio líquido: 3.728.994 millones de pesos

Retenciones a declarar: 64 millones de pesos

Saldo a pagar: 1.527 millones de pesos

Saldo a favor: 0

De todos los funcionarios evaluados, Gustavo Bolívar fue el que pagó más impuesto de renta, en proporción a su renta líquida, un 33,58 % (más o menos el doble de lo que pagó Petro).

Bolívar también fue el que tuvo mayores ingresos en el año, cerca de 3000 millones de pesos y el que tuvo un mejor rendimiento en relación con su patrimonio.

Mientras que el patrimonio líquido que reportó para 2018 fue de 3728 millones de pesos, sus rentas líquidas fueron de 2900 millones de pesos, casi el 78 %.

Bolívar fue de lejos quien pagó más impuesto de renta en 2018, 1500 millones de pesos y de acuerdo con los evaluadores que hicieron este análisis pudo haber pagado de más, pues tenía unos 400 millones de pesos de rentas exentas que no descontó en el momento de calcular el tributo.

LO QUE GANARON VS. LO QUE PAGARON

Con base en las declaraciones de renta presentadas, los analistas hicieron un ránking de los que más ingresos obtuvieron (teniendo en cuenta los laborales, los no laborales e incluso rentas exentas como las pensiones), los cuales comparamos con el impuesto que debían pagar, sin descontar la retención en la fuente. Esto es lo que nos muestra ese cuadro.

Funcionario - Ingresos en 2018 - Impuesto de renta neto

Gustavo Bolívar: $2.905.567.000 - $946.931.000

Álvaro Uribe: $1.578.264.000 - $83.761.000

Martha Lucía: $1.472.231.000 - $18.221.000

Arturo Char: $773.292.000 - $59.912.000

Alberto Carrasquilla: $357.760.000 - $74.720.000

Claudia Blum: $343.287.000 - $12.460.000

Iván Duque: $190.939.000 - $43.483.000

Alicia Arango: $135.447.000 - $25.989.000

Gustavo Petro: $106.353.000 - $17.842.000

EN QUÉ VA LA PUBLICACIÓN DE LAS DECLARACIONES

En el último corte, hecho público por el Departamento de la Función Pública esta semana, 21.242 funcionarios de los que están obligados por la ley a publicar su declaración lo habían hecho. Esto es un poco más de la mitad de los 40.812 servidores públicos que deben cumplir esta obligación.

El incumplimiento de esta obligación puede dar lugar a la apertura de investigación disciplinaria por parte de la Procuraduría General de la Nación.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS