Colombia


Dilan Cruz se convierte en símbolo para los manifestantes más jóvenes

La muerte del estudiante Dilan Cruz, víctima de la violencia policial en Bogotá, ensombrece el intento de diálogo del presidente colombiano, Iván Duque, con las centrales obreras que convocaron las protestas contra su Gobierno.

EFE

26 de noviembre de 2019 10:16 AM

La muerte del estudiante Dilan Cruz, víctima de la violencia policial en Bogotá, ensombrece el intento de diálogo del presidente colombiano, Iván Duque, con las centrales obreras que convocaron las protestas contra su Gobierno.

Cruz, un estudiante de secundaria de 18 años, murió dos días después de ser alcanzado en la cabeza por un proyectil lanzado por agentes antimotines durante una protesta.

Su caso ha impactado en la sociedad colombiana, que ha iniciado un debate sobre el uso excesivo de la fuerza. Cruz se ha convertido en un símbolo para muchos manifestantes jóvenes.

A medida que se difundió la noticia de su muerte, los manifestantes comenzaron a congregarse para un "cacerolazo" cantando "¡El Estado lo mató!" en la calle de Bogotá en la que resultó herido.

El presidente del país, Iván Duque, escribió en Twitter: "lamentamos profundamente" el deceso de Cruz y envió sus condolencias a la familia. El dirigente prometió una rápida investigación sobre el incidente en el que el joven resultó herido.

Colombia en paro

Colombia registra protestas desde el pasado jueves, cuando aproximadamente 250.000 personas tomaron las calles en una huelga organizada por sindicatos, grupos de estudiantes y organizaciones indígenas.

La protesta fue la más grande en el país en los últimos años, y le siguieron docenas de manifestaciones más pequeñas además de saqueos que resultaron en la muerte de otras personas y llevaron a las autoridades a imponer un toque de queda en la capital por primera vez desde 1977.

Los disturbios se producen después de las movilizaciones antigubernamentales en Ecuador, Bolivia y Chile, que hicieron que los dirigentes de Ecuador y Chile propusieran cambios en las políticas económicas y obligaron al presidente de Bolivia a renunciar.

En respuesta al creciente descontento, Duque lanzó un "diálogo nacional" el domingo para abordar asuntos como la violencia en zonas rurales, la política ambiental y el "crecimiento con equidad".

Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, dijo que aunque las protestas han sido constantes solo han conseguido atraer a unos pocos miles de personas desde el viernes y su impulso podría desvanecerse a medida que se acerca la Navidad.

El gobierno intentó mantener el orden arrestando a más de 160 personas en los dos primeros días de movilizaciones.

El lunes, la agencia migratoria colombiana inició la deportación de 59 ciudadanos venezolanos que fueron detenidos por supuestos "actos de vandalismo" durante las protestas.