Colombia


Exfuncionario de Ecopetrol señala a exdirectivos de trabajar con paramilitares

El exsubjefe de seguridad de Ecopetrol, José Eduardo González, quien quiere ser admitido en la JEP, señaló a exdirectivos de la compañía petrolera.

VANGUARDIA

26 de noviembre de 2023 02:52 PM

“Nosotros transformamos Ecopetrol de estructura paramilitar y de la corrupción en estructura empresarial para la transición hacia energías limpias”.

Con esta afirmación en su cuenta de Twitter, ahora X, el presidente Gustavo Petro se refirió al informe que publicó la revista Cambio en su portal web sobre cómo un exfuncionario de la petrolera estatal salpicó a directivos de la Refinería de Barrancabermeja por sus relaciones con los paramilitares. Lea aquí: En aprietos congresistas del partido Verde por denuncia de supuesta ‘mermelada’

Este medio nacional reveló que el exsubjefe de seguridad de Ecopetrol José Eduardo González Sánchez, quien quiere ser admitido en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), señaló a exdirectivos de la compañía petrolera.

Su argumento principal es que estos exfuncionarios de Ecopetrol trabajaron activamente con las autodefensas y la Fuerza Pública en la antesala de las masacres de 1998 y 1999 en Barrancabermeja. Lea aquí: Esta es la nueva fecha de debate sobre la reforma a la salud

El informe de la revista Cambio dio cuenta que, en los años noventa, la avanzada violenta de las estructuras paramilitares en Barrancabermeja, en Santander, no solo tuvo como auxiliadores a integrantes de la fuerza pública, sino también a funcionarios de Ecopetrol.

“En distintos niveles, estos habrían sentado el camino para que los paramilitares incursionaran en la zona desde 1996, en la antesala de las masacres que se perpetraron en la región, entre ellas la del 16 de mayo de 1998, en la que fueron asesinadas 7 personas; secuestradas, 25, y otras más, desaparecidas”, se lee en la investigación.

La primera masacre tuvo lugar el 16 de mayo de 1998, cuando un grupo de paramilitares de las Autodefensas de Santander y el Sur del Cesar (Ausac) asesinaron a 7 personas y secuestraron a 25 más. Los secuestrados fueron asesinados durante las siguientes dos semanas y sus cuerpos fueron desaparecidos.

La segunda masacre ocurrió el 28 de febrero de 1999, cuando un grupo de paramilitares de las Ausac asesinaron a 8 personas y desaparecieron a otras 2. En total, estas masacres dejaron un saldo de 35 víctimas mortales.

De acuerdo con el Centro de Memoria Histórica, los paramilitares las acusaban de ser colaboradores de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (Eln). Sin embargo, los testimonios de ex paramilitares y de familiares de las víctimas indican que estas masacres fueron en realidad un acto de terror para controlar a la población civil y para imponer la hegemonía de los paramilitares en la región.

Las masacres de 1998 y 1999 fueron un capítulo más de la violencia paramilitar que azotó a Colombia durante la década de los años 90. Estas masacres fueron un acto de barbarie que dejó un profundo dolor y trauma en la sociedad colombiana.

Comentarios ()