Colombia


Los grandes secretos de Pablo Escobar que reveló ‘Popeye’

El exmiembro del cartel de Medellín falleció en Bogotá por un cáncer de estómago. Durante su etapa en la cárcel reveló algunos de los secretos más oscuros del mayor capo de la droga en la historia del país.

EL UNIVERSAL

06 de febrero de 2020 06:35 PM

La muerte de Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, evocó uno de los episodios más crueles en la historia de Colombia, la época del Cartel de Medellín comandado por Pablo Escobar, del que ‘Popeye’ fue uno de sus sicarios de confianza.

Velásquez Vásquez pagó 23 años de prisión por los crímenes que cometió con la organización antioqueña. Durante ese tiempo confesó ser responsable de unos 300 asesinatos y haber coordinado unos 3.000 más.

También reveló, durante su estancia en prisión, algunos de los secretos más ocultos del capo de la mafia, como el magnicidio de Luis Carlos Galán.

En 2014 ‘Popeye’ quedó en libertad y desde entonces se convirtió en una especie de celebridad en el país. Tuvo proyectos en redes sociales que lo hicieron más polémico y también más popular. Pero cuatro años después fue enviado a la cárcel de nuevo porque las autoridades identificaron que tenía vínculos con estructuras criminales en Antioquia.

En prisión le fue detectado un cáncer de estómago que no pudo superar.

Estos fueron algunos de los secretos sobre Pablo Escobar que desveló ‘Popeye’.

LA TOMA DEL PALACIO DE JUSTICIA

Según ‘Popeye’, los líderes del grupo guerrillero M-19 Iván Marino Ospina y Álvaro Fayad se reunieron con Pablo Escobar en la Hacienda Nápoles para contarles del proyecto para atacar al Palacio de Justicia.

Los guerrilleros le habrían entregado todos los detalles del operativo, al que llamarían Antonio Nariño, en relación a los Derechos Humanos, y le explicaron al capo que necesitaban de su financiamiento, específicamente un millón de dólares.

Pablo Escobar no solo ofrece el financiamiento, sino que lo duplica. Les entregaría dos millones de dólares por adelantado y cinco millones luego de la misión. A cambio, los hombres del M-19 quemarían los expedientes de todos aquellos que estaban relacionados con la extradición y con el asesinato de algunas personalidades.

Tras aceptar el trato, los guerrilleros continuaron el entrenamiento y la preparación para la toma del Palacio en la Hacienda Nápoles.

Pero el operativo no salió como los guerrilleros lo planearon y, tras 28 horas de combate con el Ejército, los militantes fueron eliminados. Sin embargo, el plan de Pablo Escobar se cumple, pues los expedientes fueron quemados y los promotores de la extradición murieron en el Palacio.

(Muere “Popeye” de cáncer de estómago).

ASESINATO DE GUILLERMO CANO

Aunque ‘Popeye’ aseguró no haber participado en el asesinato del director del diario El Espectador, Guillermo Cano, en 1986, en el libro que publicó con la periodista Astrid Legarda señala que la decisión la tomó Pablo Escobar cuando el periodista empezó a revelar a la opinión pública el nexo del Cartel de Medellín con la toma del Palacio de Justicia. “Pablo, mordiendo la esquina de una hoja de papel, nos dice: “Hay que matar a Guillermo Cano...””, comenta en el libro.

FILTRACIÓN A CUBA

Después de gastar una fortuna en la guerra contra el Estado colombiano, Pablo Escobar decide abrir una nueva ruta para enviar su mercancía a Estados Unidos.

Según ‘Popeye’, el narcotraficante sostenía una amistad epistolar desde hace tiempo con Fidel Castro y decide aprovecharla para usar a Cuba en esa nueva ruta.

El exsicario contó que Pablo hizo las conexiones con el presidente cubano, una gran enemigo de los norteamericanos. La droga era enviada desde Buenaventura hasta México y de allí llevada a Cuba, donde el gobierno de ese país se habría asegurado de que llegara a las costas estadounidenses.

Así, el Cartel de Medellín volvió a surtir sus arcas para continuar la guerra en Colombia.

Contó Popeye que esa ruta se cayó luego de que la DEA decomisara un cargamento y descubriera la participación de los altos mandos de Cuba, lo que desató un gran escándalo internacional.

(Las reacciones en redes tras muerte de alias ‘Popeye’).

EL MAGNICIDIO DE LARA BONILLA Y GALÁN

Según las declaraciones de ‘Popeye’ a la Fiscalía en 1996 y publicadas en la Revista Semana, Pablo Escobar salió a la luz para la esfera pública cuando llegó a la Cámara de Representantes. En ese entonces solo era conocido como un hombre adinerado de Medellín que tenía gustos extravagantes, como crear su propio zoológico.

Para ese entonces, el ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, hizo un debate en el Congreso en el que aseguró tener pruebas de que Escobar era un narcotraficante.

Luis Carlos Galán, líder del Nuevo Liberalismo, apoyó a Lara Bonilla y expulsó al capo del partido político, lo que significó una declaración de guerra para Pablo Escobar.

Pablo demostró su poder al asesinar al ministro de Justicia, un magnicidio que mostró al país el alcance de las organizaciones narcotraficantes.

‘Popeye’ aseguró que para combatir esa fuerza oscura, Luis Carlos Galán decidió lanzarse a la presidencia y una vez lo consiguiera se encargaría de extraditar a los grandes capos.

Temiendo que pudiera conseguirlo, Pablo Escobar convocó a Gonzalo Rodríguez Gacha, alias el Mexicano, para planear la muerte de Galán.

En principio fue la organización de Pablo la que intentaría el homicidio, pero el atentado fracasó en Medellín porque la Policía fue alertada antes.

Entonces, fue el grupo de ‘El Mexicano’ el que se encargó de ejecutar el plan.

Varios años después, ‘Popeye’ añadió que la mente detrás del asesinato del candidato presidencial fue Alberto Santofimio Botero, quien llevó a Escobar al Congreso y quien habría convencido al jefe del Cartel de Medellín para que eliminara a Galán.

Por estos hechos, Santofimio Botero fue condenado.