Colombia


¿Visitas secretas? Exsenador habría pedido ver a Aida Merlano en La Picota

Merlano habría llegado a un acuerdo con la casa Montes para las elecciones de 2018. Excongresista asegura que fueron visitas previas a su fuga.

EL UNIVERSAL

30 de abril de 2023 04:14 PM

La fuga de Aida Merlano es un hecho que ha generado gran controversia en Colombia y en el mundo entero. Merlano, una excongresista colombiana condenada por corrupción y fraude electoral, logró escapar de la cárcel mientras recibía atención médica en un consultorio odontológico en Bogotá en octubre de 2019.

La fuga generó una gran movilización de las autoridades colombianas y una intensa búsqueda que duró varios días, hasta que finalmente Merlano fue capturada en Venezuela. Por eso, para algunos sigue siendo muy extraño que no haya aceptado el cargo de fuga de presos. Lea también: Tres abogados a declarar en la Fiscalía por fuga de la excongresista Aida Merlano

Tras regresar a Colombia, la excongresista Aida Merlano enfrenta un nuevo proceso por corrupción electoral, no se trata del ya famoso caso de la Casa Blanca. Este nuevo proceso es por el mismo delito, pero en el departamento de Bolívar, y aunque se declaró inocente. El diario Semana tendría la prueba reina de la relación de Merlano con el excongresista William Montes, condenado por parapolítica.

La prueba reina

Se trata del registro de ingresos a la cárcel La Picota, de William Montes a visitar a Merlano cuando estaba detenida justamente por el escándalo de corrupción electoral y desde donde finalmente se voló. Esta es la historia que empieza a surgir del capítulo Bolívar. La justicia indaga un supuesto acuerdo electoral corrupto entre Merlano y Montes, en el cual los dos resultaban ganadores. Merlano impulsaba la campaña de Emeterio Montes, sobrino del excongresista William Montes, quien para 2018 aspiraba a la Cámara de Representantes. Ellos, por su parte, hacían lo mismo con Merlano, quien finalmente tuvo una alta y casi inexplicable votación. Los dos resultaron elegidos.

Mientras se acomodaba a la fría celda en el pabellón 8 de la cárcel El Buen Pastor, de Bogotá, la excongresista Aida Merlano Rebolledo recibía una gran cantidad de visitas de sus familiares y amigos más cercanos. En la lista de visitas, conocida por la revista Semana, la dirigente política conservadora, quien en ese momento era investigada por la compra de votos para su campaña al Senado, se reencontró con sus padres, su hijo menor de edad y todo tipo de allegados.

En dicho listado hay un nombre que llama la atención: William Montes Medina, integrante de una de las familias políticas más poderosas del departamento de departamento del Bolívar, ingresó el 23 de abril de 2018 a la cárcel y alegó un vínculo/parentesco de “amigo” con Merlano. Curiosamente, no se registró su número de cédula. El 9 de octubre de 2019 volvió a aparecer en los registros, pero esta vez como abogado. Cuando Montes Medina visitaba por segunda vez a la excongresista esta ya llevaba ocho días escapándose de las autoridades tras protagonizar una cinematográfica fuga que le dio la vuelta al mundo. La pregunta de la cual buscan una respuesta es por qué William Montes estaba buscando insistentemente a Aida Merlano.

Aida Merlano tiene dos condenas pendientes en Colombia: la primera de 15 años de prisión por liderar la compra de votos para su campaña al Senado, y la segunda, de cinco años y medio, por superar, ampliamente, los topes electorales fijados por la ley.

No acepta los cargos

El pasado 26 de abril, ya en suelo colombiano, en su versión libre Aida Merlano le señaló a la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia que no le constaba ni mucho menos entregó dinero a Emeterio José Montes de Castro, rechazando de tajo las acusaciones en su contra y el movimiento de ese dinero. Aunque Merlano ratificó que ella tuvo participación en casos de corrupción electoral, alejó completamente de estos hechos a Montes, quien estaría aspirando para la Gobernación del Bolívar en las próximas elecciones, por medio de una curiosa alianza, con el fin de derrotar a otra de las casas políticas del departamento: la familia Blel.

En esa misma declaración, reiteró sus acusaciones en contra del exalcalde de Barranquilla, Alex Char; el expresidente del Senado, Arturo Char; y el empresario Fuad Char, de tener relación con el plan de compra de votos que se puso en marcha en su sede política, conocida como Casablanca, en el centro de Barranquilla.

El pasado viernes, le imputaron nuevos cargos por la fuga que protagonizó el 1 de octubre de 2019. Pese a todas las pruebas en su contra la excongresista se declaró inocente. El 9 de mayo, el juez definirá si acepta o no esta petición.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS