"La pupila incesante" de Rómulo Bustos

05 de diciembre de 2013 12:02 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“He sido lento en mi escritura”, dice Rómulo Bustos Aguirre, al reconocer que su primer libro lo publicó a sus 33 años. Ha valido la pena esta devoción de más de casi tres décadas para lograr este séptimo libro  que se constituye en el acontecimiento editorial de este fin de año en Cartagena.

El poeta Rómulo Bustos Aguirre(Santa Catalina de Alejandría, 1954), confiesa que en los cuatro años y medio que vivió en España, mientras estudiaba Ciencias Religiosas, logró culminar dos libros. Uno que ya había empezado a escribir en Cartagena: “Muerte y levitación de la ballena” (2010), y “La pupila incesante” (2013), que escribió en su totalidad en España.

Fue una experiencia compleja porque a medida que avanzaba en el proceso de investigación sobre el hecho religioso en el mundo moderno, abordaba esos mismos temas con un tono reflexivo y filosófico en su poesía.

“La pupila incesante” es una bellísima publicación del sello editorial de la Universidad de Cartagena, que reúne toda su obra poética escrita entre 1988 a 2013.

Un libro de belleza singular,  moldeado con las hondas y crispantes perplejidades y la sensibilidad de un ser excepcional como Rómulo Bustos Aguirre, una de las voces poéticas mayores de la región Caribe y el país.

“Desde su primer libro (…) el eterno, inacabado y misterioso tema central de la poesía de Rómulo Bustos es la trascendencia, el otro lado, su inasibilidad, sus reflejos en nuestra precaria realidad material”, escribe en el prólogo Darío Jaramillo Agudelo.

Bustos Aguirre es profesor del Programa de Lingüística y Literatura de la Universidad de Cartagena.

Es autor de los poemarios El Oscuro Sello de Dios (1988), Lunación del Amor (1990), En el Traspatio del Cielo (1993), La Estación de la Sed (1998), Sacrificiales (2004) y Muerte y Levitación de la Ballena (2010), con el que ganó el Premio de Poesía Blas de Otero de la Universidad Complutense de Madrid (España).

Esta edición contiene además el poemario inédito que da título a todo el volumen: “La pupila incesante”. La portada es un óleo de Dalmiro Lora.

Su obra ha sido reconocida con el Premio Nacional de Poesía (Colcultura, 1993) y el Premio Nacional de Poesía de la Asociación de Escritores de la Costa (1985). Bustos Aguirre realizó estudios  de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Cartagena. Magister en Literatura Hispanoamericana por el Instituto Caro y Cuervo. Estudios doctorales en Ciencias Religisas en la Universidad Complutense de Madrid. Hizo parte del Grupo En tono menor en la Cartagena de los años setentas e inicios de los ochentas.

UNIVERSO PERSONAL

En estas 424 páginas de su poemario reunido, Bustos Aguirre establece desde sus inicios una larga y sostenida conversación con Dios, interpelada con inteligentes proposiciones sensoriales y conceptuales.  En Bustos, Dios puede ser ese pez que ha sido atrapado en una de las redes  por los pescadores de Marbella.

A la vez, puede ser el fragmento y el deseo de unidad de la mantarraya que venden en la plaza, cuyas partes parecen buscarse. A la vez, Dios es el sueño del hombre que sin  proponérselo, lo imagina desde su hemisferio derecho. Pero la referencia mítica y mística forman parte de su lectura singular del mundo. Dios  es también la morada y el “dispositivo de seguridad biológico, es el más alto vuelo de la imaginación humana”. Para Rómulo la más grande de las orfandedes  es no tener imaginación. Es no poder soñar. El hombre para él es“un molusco con un caparazón interior.  Todo lo que depara belleza justifica la existencia.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cultural

DE INTERÉS