Cultural


Puente Soplaviento - San Estanislao llevará el nombre de Catalino Parra

Así lo anunció el gobernador de Bolívar, Vicente Blel Scaff. El cantante y compositor falleció anoche a sus 95 años.

EL UNIVERSAL

15 de febrero de 2020 03:30 PM

Continúan las reacciones por la muerte de Catalino Parra, el único fundador de Los Gaiteros de San Jacinto que quedaba vivo.

El cantante y compositor, de 95 años, falleció en la noche del viernes en la vivienda de una de sus hijas en el barrio San Fernando, luego de una lucha de varios meses con quebrantos de salud.

(Lea aquí: El folclor está de luto, murió Catalino Parra)

Reconocimiento

Tras su partida, el gobernador de Bolívar, Vicente Blel Scaff, lamentó el fallecimiento del maestro Catalino, uno de los íconos de nuestro folclor, y anunció que el puente que une a San Estanislao con Soplaviento llevará su nombre como homenaje a su vida y obra.

“Así como está obra sirve para unirnos como bolivarenses, su música nos reconoce como hermanos de esta tierra con la gaita, por esa razón el Puente llevará el nombre del eterno Catalino Parra”, aseguró Vicente Antonio Blel.

Durante el transcurso de este sábado se realizarán varios homenajes tanto en San Jacinto, la tierra que adoptó musicalmente a este juglar, como en su natal Soplaviento, donde se realizarán sus exequias a partir de las cuatro de la tarde de este domingo 16 de febrero.

Sobre Catalino

Los animales y sus hábitos, los conflictos de estos con el hombre, la vegetación silvestre, la siembra y la pesca, las congojas del campesino, los amores ariscos, fueron los motivos de sus canciones.

Algunas de ellas son ‘Josefa Matía’, ‘Manuelito Barrios’, ‘Cartagena Bonita’, ‘Animalito del Monte’, ‘El Morrocoyo’ entre muchas otras.

Cato fue profesor de música e invitado especial por diversas universidades que buscaban rescatar las expresiones folclóricas de la Costa Caribe. También fue instructor musical y por supuesto constructor de instrumentos. Trabajó en Cartagena en el Colegio Mayor, el Colegio Nocturno Rafael Núñez, el Colegio de la Casa de la Cultura y con el Equipo Misionero de la Bahía, enseñando percusión y danza.

Su esposa Tita Isabel Parra Vega (Q.E.P.D.) fue el amor de su vida. Una compañera cuyo deceso en 2010 le costó a Catalino una crisis arterial y por poco una profunda depresión.

El juglar ganó el Premio Vida y Obra del Ministerio de Cultura en 2004.