Cultural


Tatiana Calderón, la piloto colombiana que quiere inspirar a las niñas

“Aún hay barreras por ser mujer y aunque no las quería aceptar, siempre estarán”, dice Tatiana sobre su libro.

HEIDI LLANES

19 de marzo de 2023 12:00 AM

El automovilismo ha sido inherente a la vida de Tatiana Calderón. No sabe lo que es existir sin el sonido de un motor muy cerca de su cuerpo, la velocidad es su máxima expresión de libertad, una destreza que pese a dominar a la perfección, ha tenido sus altibajos por los conceptos que se manejan en la sociedad al rotular las actividades con prejuicios. Lea: Tatiana Calderón, el triunfo a toda velocidad

Desde España, la piloto colombiana espera retomar las pistas, se encuentra en conversaciones para lo que vendrá este año, el automovilismo es una profesión con muchas exigencias más allá de su práctica, pero como agrega, no pierde la fe. Lea: El Pelusa, el libro de un soñador de empresas en Cartagena

Los campeonatos empiezan en el mes de abril, por lo que actualmente se encuentra en etapa de definición, pero, aun así, alista viaje a Colombia, toda vez que asistirá a la Feria del Libro de Bogotá para presentar el libro inspirado en su trasegar por este deporte considerado para hombres y en el cual ella se ha dedicado a romper modelos infundados.

“La niña más veloz que el viento”, es el libro que, enmarcado en la literatura infantil, narra las vivencias de su infancia y adolescencia, buscando apartar esos velos discriminatorios que en muchas oportunidades han intentado ocultar su éxito, siempre bajo la inferencia de que es mujer.

La génesis de esta obra estuvo en una reflexión de años, al pensar siempre en las chicas que se decantan por su carrera u otro deporte considerado para hombres. Tatiana afirma que no era tan consciente de las barreras porque nunca quiso que la miraran por su género, es piloto, pero la realidad es que es mujer y por tal es diferente, sin que eso impida su excelente desempeño.

Aún hay barreras por ser mujer y aunque no las quería aceptar, siempre estarán, por eso hablar de ellas me sirvió para valorarme más”.

Tatiana Calderón.

La idea no era sólo llegar a las niñas, también a quienes trabajan con autos, enseñarles que las características de las mujeres requieren de otras cosas como entrenar distinto, porque su cuerpo lo es y lo cierto es que muchas medidas no están consideradas al momento de diseñar un carro. “Todo está pensado para hombres, como muchos deportes que también los practican mujeres y ya es momento para cambiar todo ese concepto”, afirma.

La pluma creadora

En ese camino, Tatiana conoció a Gabriela Cordero, la escritora del libro, quien se interesó de inmediato por su historia y luego de varias dinámicas, se llegó al consenso de crear un libro para niños contado de una forma interesante.

Tras competición en la Indycar en 2022, que la obligó a permanecer por mucho tiempo en Estados Unidos, tuvo la oportunidad de reunirse con la escritora, interactuaron sobre esas vivencias que se iban a plasmar en la historia, también incluyó a la familia y finalmente tomó la riendas de la obra que se convirtió en un ejercicio para la piloto, dejándole ver situaciones que en su momento obvió y que ahora acepta con confianza.

La narración empieza con su paso por los cars y ese cambio que se fue generando cuando no sólo participaba en carreras, sino que se volvió competitiva, dirigiendo todo de una forma natural a ese deseo de muchas por situarse en las pistas y a propiciar el cambio en los estereotipos.

De otra parte, se involucra en este proceso la Fundación Juego y Niñez, con la cual se venían haciendo activaciones y para la que se van a destinar los recaudos de la venta de “La niña más veloz que el viento”, con el fin de trabajar en el desmonte de barreras que se ven en la mayoría de actividades.

Rememorando sus inicios, la piloto colombiana valora el apoyo de sus padres y hermanos desde cuando decidió tomarse las pistas, sin embargo, la reticencia se hacía evidente al presentarse en competencia, porque si bien se le alababa por ser niña, una vez mostraba su destreza, saltaba la duda sobre si había fraudes o favorecimiento.

Esa lucha fue una constante y la presión por parte de los padres de otros participantes se hacía evidente en la sentencia a sus hijos, “cuidado Tatiana te gana”, obligándolos a actuar de una forma hostil en la pista y fuera de ella.

Aunque ese era el plano al que regularmente se enfrentaba, también aclara que muchas mamás la encontraban en los baños y la alentaban a seguir, era una “barra incógnita” que surgió muy a pesar de sus hijos, esa solidaridad de género que siempre va a existir.

Un rótulo indeleble

Catalogada como la mujer más rápida del mundo, Tatiana Calderón siente la gran responsabilidad de un trabajo que no se logra de forma fácil, pero que mantenerlo suele ser más fuerte. Lea: Tatiana Calderón correrá Fórmula 2 gracias al patrocinio de Karol G

“El día que me vinculé a un equipo de Fórmula 1, que vi como se materializaba ese sueño, pensé que lo siguiente era responder por la oportunidad que se me dio, hoy siento que ya entendí cómo llegué y en realidad sé que lo merezco, no me dejo influenciar por lo que escucho para no afectarme”, manifiesta.

Tatiana aprendió a lidiar con ese día a día colmado de aristas y es consciente de que quiere seguir abriendo puertas para otras chicas que vienen en el camino de este deporte que le ha dado tanto, y lo encuentren más fácil de transitar, porque sabe que para la igualdad falta mucho.

“Hay que modificar muchos aspectos para poder ser lo competitivas que esperamos, de otra parte, la pregunta de cuándo va a estar una mujer preparada para la Fórmula 1, se debe cambiar por cuándo la Fórmula 1 abrirá las puertas a mujeres, somos capaces, simplemente lo tienen que creer quienes dirigen esos equipos”, afirma la piloto.

De las satisfacciones que le ha traído su profesión, afirma que la más grande ha sido poder correr en la misma pista con Juan Pablo Montoya, su ídolo de niñez, por eso se atreve a afirmar que se debe tener cuidado con lo que se sueña.

“La niña más veloz que el viento” está en preventa y su lanzamiento oficial está programado para realizarse en la Feria del Libro de Bogotá, en la que estará presente con la autora, al tiempo que se alista para visitar colegios con el programa de educación que se ha implementado con el libro.

  NOTICIAS RECOMENDADAS