Cultural


Video: Joven del barrio El Campestre ganó un Emmy en Estados Unidos

El profesional de 33 años dedicó este reconocimiento a su madre y a los estudiantes de la Universidad de Cartagena, donde es egresado.

De niño se crió en el barrio Daniel Lemetre, mientras que su adolescencia y juventud la vivió en El Campestre. Al terminar su bachillerato estaba decidido a estudiar Comunicación Social, así que se presentó en la Universidad de Cartagena y pasó.

En segundo semestre se arriesgó a presentar un programa institucional que le dio experiencia como presentador... lo que aún no sospechaba era que en ese momento estaría marcando su destino. Lea además: Una cartagenera, nominada a mejor comunicadora de los Estados Unidos

Se trata de José Martínez Rodríguez, de 33 años, un periodista cartagenero que está triunfando en Pensilvania, en un área llamada Allentown, cerca de Filadelfia, en los Estados Unidos. Allá se desempeña como periodista y presentador de noticias en el programa internacional 69 News, Edición en Español, haciendo lo que más le gusta: contar historias... pero esta vez sí que lo supo hacer, pues fue merecedor de un premio Emmy a ‘Mejor reporte de noticias’ en la categoría Diversidad de equidad e inclusión, compitiendo con otros periodistas que presentaron sus proyectos en inglés y español. Lea: Todo lo que debe saber sobre los Premios Emmy 2022

“Desde que comencé mi carrera me comprometí a contar historias que informen, eduquen y eleven a mi audiencia. Siento una gran responsabilidad de tratar a las comunidades que cubro con dignidad y respeto. Me siento muy afortunado, emocionado y, sobre todo, honrado por este reconocimiento”, dijo el presentador.

La historia que lo llevó al galardón fue sobre un empresario dominicano que entrega comidas gratuitas a las afueras de su negocio en la ciudad de Reading, Pensilvania, cada semana.

José Martínez tiene más de siete años viviendo en Estados Unidos, y al llegar a cumplir su sueño como periodista fue uno de sus retos más grandes, y como dice él, a luchar con las personas que están en su propio territorio. “Uno viene de afuera -aunque ya me siento muy local-, los hispanos llegamos a aprender, a navegar en los terrenos periodísticos que son tan complicados cuando venimos de otro país”, explicó.

Gran historia

La historia que lo llevó al galardón fue sobre un empresario dominicano que entrega comidas gratuitas a las afueras de su negocio en la ciudad de Reading, Pensilvania, cada semana.

Pero... ¿por qué ganó? Él explicó que algunas de las personas que viven a las afueras de la ciudad dicen que los latinos la están dañando, incluso, recordó que ese era el discurso que usaba el expresidente Donald Trump sobre “hacer a América grande otra vez”.

Con este reportaje recién galardonado, José Martínez quiere dar a entender que ese discurso no es la verdadera cara de la ciudad. Por eso al descubrir la historia de la persona que repartió comidas en pandemia, recordó que a diferencia de Colombia en Pensilvania sí hay muchas ayudas.

“Es una cosa impresionante, aquí nadie se muere de hambre, y al que le pasa es porque no llegó a donde tenía que llegar, pero por los mismos prejuicios -por las mismas barreras del idioma- muchos hispanos no acceden a esas cosas. Hay mucha gente indocumentada que cree que si la Policía los ve los mandarán a Migración, a deportarlos, entonces este hombre logró encontrar una manera de conectar a la comunidad, de hacerlos sentir seguros haciendo su fila para buscar la comida, y luego cuando la pandemia mejoró él siguió haciendo esa labor humanitaria todos los miércoles sacando dinero de su bolsillo, sin apoyo de ninguna entidad”, dijo Martínez, quien no dudó que la forma en cómo se contó la historia lo llevó a ganar el Emmy, “aunque las otras historias que participaron también eran muy buenas, pero quizá esta fue un gancho al público”, añadió.

La categoría en la que quedó de ganador se relaciona mucho con lo que hace, a través del hashtag #representationmatters que significa “la representación importa”, y también por cubrir gran parte de las comunidades hispanas. Toda esta experiencia, según dijo, le ha quitado lo “colombianísimo” y se ha convertido simplemente en un latino más.

“Nuestro acento tiene mezcla mexicana, ecuatoriana, peruana, de todas partes, y entonces es como la misma historia para cada uno pero con su propio camino. Siempre a través del periodismo trato de que las historias que hago representen la realidad y no los prejuicios que se han creado a través de estas comunidades”, reiteró.

José Martínez también rememora los episodios que vivieron los colombianos en los 90 en los Estados Unidos, por lo que expresó: “En esa época nos fue tan mal... Ahora el colombiano tiene una buena imagen, pero pasaron años para lograrlo y fue también gracias al trabajo de otros periodistas colombianos que lucharon para que cambiaran esos prejuicios, a escribir y a hacer historias que nos representaran, yo digo que esa es mi bandera”.

Así empezó

Cuando empezó a trabajar en la Universidad de Cartagena presentando un programa institucional, a su vez asistía a todos los eventos que se realizaban en el Corralito de Piedra. Luego se fue a Bogotá, donde trabajó en El Tiempo, después en City TV y después emigró a Miami.

“Siempre supe que tenía mucho para dar y sentía que podía lograrlo en otra parte, no solo para mejorar mi situación económica, sino que era gratificante construir mi carrera por fuera. Estaba más joven y tenía todo el mundo por delante. Se me abrieron las oportunidades, gracias a Dios”, dijo el ganador del Emmy.

También contó que al principio le tocó trabajar muy duro haciendo artículos en un periódico con un bajo salario, entonces debía hacer otras cosas a la vez que le generaran ingresos adicionales y poco a poco se levantó.

“Duré cuatro años sin ir a Colombia, porque o comía y pagaba mi arriendo o me regresaba a Cartagena... Cuando llegaba la Navidad, recordaba el Día de las Velitas y era muy duro estar lejos de mi familia, pero pensaba que debía avanzar y que esas decisiones funcionaban, pero gracias a Dios tuve la oportunidad de conocer gente que me ayudó, hispanos que también me empujaron y guiaron”, recordó.

Estando en el país del sueño americano se le presentó la oportunidad para hacer televisión. José Martínez dice que todo ha valido la pena. De Cartagena a Bogotá, después a Miami y a Pensilvania, Estados Unidos. Lea aquí: José Martínez, el cartagenero que persigue sus sueños en Nueva York.

“Le dedico este reconocimiento a mi mamá, porque sus enseñanzas han dado frutos. También a los estudiantes de la Universidad de Cartagena que quizá todavía viven algunas dificultades, pero al final uno mismo construye su propia carrera, así sea con un lápiz y un papel porque el periodismo no se trata de tener al rededor la última tecnología, así que quienes tengan la oportunidad de ingresar a una universidad sea pública o privada, que lo vean como una oportunidad, que exploren el mundo”, puntualizó José Martínez.

  NOTICIAS RECOMENDADAS