Económica


Claves para la supervivencia empresarial en cuarentena

El coronavirus también ha sido sinónimo de incertidumbre para las empresas colombianas. Sepa cómo mitigar sus efectos económicos.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

21 de mayo de 2020 12:00 AM

El aislamiento preventivo, forzó a la mayoría de las empresas a trasladarse al trabajo en casa; y a otras, ante esta imposibilidad, a cesar actividades. Esta situación puso en jaque la sostenibilidad de las entidades, obligándolas a acudir a lo que se llama la supervivencia empresarial.

Fernando Basto, consultor y empresario con experiencia en planeación estratégica, mercadeo y desarrollo empresarial, define este concepto como “una metodología para mantener operativa y darle sostenibilidad a una empresa”, algo que va más allá de la simple continuidad de operaciones y la recuperación económica. Pues, en sus palabras, la supervivencia empresarial implica analizar de una forma ecosistémica las distintas áreas de una empresa (más allá de las ventas) y tomar decisiones que contribuyan a mejorarlas en tiempos de crisis. “Cuando estamos frente a una crisis como la actual, no solo se trata de decir que se le va a dar continuidad a la empresa sino también de repensar la organización para el mediano y el largo plazo”, explica.

De esta manera, la supervivencia se basa en un método que tiene como base las siguientes medidas que explica Basto:

Ejes transversales

- Reconocer la crisis.

Es importante que dentro de la empresa haya una consciencia colectiva de que se está pasando por un momento crítico en orden de tomar buenas decisiones.

- Aprender a tomar decisiones

Se deben desarrollar habilidades en la toma de decisiones bajo situaciones adversas. Es un error común comenzar a despedir personal de una vez, dejar de pagar cuentas acumulando pasivos y cerrar operaciones sin haber meditado las consecuencias que esto deja en el mediano y largo plazo, ya que esto afecta la productividad y la fidelidad de los clientes.

- Estar en contexto

Es pertinente monitorear lo que esta sucediendo en el entorno social y político del país que afecta de manera directa e inmediata a la empresa.

- Trabajo en equipo

Se debe entender que los empleados también están en niveles de incertidumbre, por ello se debe incentivar el trabajo en equipo y la colaboración.

Herramientas para la supervivencia

- Finanzas

Es importante conocer cuál es el flujo de caja de la empresa: cuánto hay disponible y cuánto se debe pagar. También, saber hasta cuándo esos recursos pueden aguantar la situación en diferentes escenarios. Luego de esto, se debe tratar de mover las estructuras de costos, es decir, mover algunos gastos fijos a variables, no necesariamente tienen que ser de personal, pueden ser costos de producción o gastos fijos que se puedan negociar.

- Planeación

Se debe aprovechar el tiempo para hacer un plan de mercadeo. Basto resalta la importancia de tener estrategias listas una vez se comience a reactivar la economía. Esto teniendo en cuenta que se viene una “economía en guerra” en la que seguramente la competencia será dura.

- Talento humano

“El personal tiene que ser el último recurso sobre el cual vayamos a prescindir. Eso es una solución de corto plazo que agrava el problema en el mediano y largo plazo”, dice Basto, ya que en algún momento se va a sentir el impacto en la productividad y habrá costos futuros. Sin embargo, resalta que si hay un punto en el que hay un empleado que no se adapta a las nuevas metodologías, no aporta y tampoco se puede sostener financieramente, puede llegar a prescindirse de él. También, destaca la responsabilidad de la motivación. “Hay que trabajar en la psicología del empleado, ser líder. Ahora es cuando menos debemos dejarlos de lado, porque son nuestro principal recurso”, dijo.

-Mercadeo

Es clave no dejar de hacer comunicaciones, rediseñar el portafolio es importante. “Piense en su empresa para los nuevos mercados y comportamientos post-coronavirus, esto implica rediseñar los procesos, rediseñar el mensaje y hacer una reestructuración”.

- Perspectiva y proyección

Es vital pensar en el corto, mediano y largo plazo. Prever los cambios en los patrones de consumo y repensar el negocio para las condiciones en las que se está desarrollando el mundo. “Hay que repensar el negocio para lo que se sabe que ya es un hecho: un cambio en la economía global, hay que pensar en cómo se sobrevive, reinventándose en el largo plazo”, puntualiza.

TEMAS