La tasa de usura vuelve a caer y queda en 30,80% para el mes de octubre

Por sexto mes consecutivo, el valor máximo de los intereses cae: representa una disminución de 225 puntos básicos con respecto al período anterior (42,05%).

EL UNIVERSAL

28 de septiembre de 2023 09:55 AM

LA REPÚBLICA

28 de septiembre de 2023 09:55 AM

La Superintendencia Financiera de Colombia certificó que la tasa de usura continuará bajando para octubre, por lo que los bancos no podrán cobrar más de 39,80% por las tasas de interés. Esto representó una caída de 225 puntos básicos frente a la tasa anterior de 42,05%.

¿Qué es la Tasa de Usura?

Como bien define el Banco de la República, la tasa de usura representa el valor máximo de los intereses –remuneratorio o moratorio– que puede cobrar un organismo a los agentes de la economía, y se construye como 1.5 veces el interés bancario corriente por modalidad de crédito.

El interés remuneratorio refleja el costo acordado por tomar prestado un monto de dinero durante un período determinado, mientras que el moratorio es una penalización adicional que se aplica cuando hay retrasos en los pagos acordados.

Seis meses consecutivos

Esta es la sexta oportunidad que la Superfinanciera certifica una caída en la tasa de usura. La disminución para octubre presenta una reducción más alta que la de septiembre, mes en el que disminuyó 108 puntos básicos respecto a agosto.

Desde abril de este año, mes en que la autoridad financiera empezó con los recortes en la tasa de usura para los bancos, ha recortado 729 puntos básicos en los últimos seis meses. Lee también: Un enfoque más amplio de la economía circular es vital para la sostenibilidad.

La caída en los intereses de las tarjetas viene apoyándose desde mayo por una guerra de tasas entre los bancos, lo cual está impulsando el uso de los plásticos. Según datos de los reguladores, con corte al 21 de julio, el promedio de las tasas de interés para tarjetas de crédito estaba en 25% (para aquellas con cupo arriba de dos salarios mínimos). Sin embargo, varía según los plazos.

“La tasa de usura para créditos de consumo y ordinarios sigue bajando desde los máximos del mes de abril, muy a la par con la reducción de tasas de interés de las tarjetas de crédito de parte de los bancos desde el mes de marzo”, comenta Jhon Torres Jiménez, analista económico y bursátil.

“La tasa de usura depende de como se comporta el interés bancario corriente. A su vez, la tasa para microcréditos y para créditos para consumo de bajo monto también han disminuido los últimos meses, aunque la de crédito popular, rural y urbano sigue siendo la más alta en un 52.89%”, explicó.

¿Qué representa la caída de las tasas para los consumidores?

La reciente caída en la tasa de usura, que recordemos determina el límite máximo de interés que pueden cobrar las entidades financieras en Colombia, es una excelente noticia para los titulares de tarjetas de crédito.

Para el consumidor promedio, este escenario representa una carga financiera menor al utilizar su tarjeta de crédito. En términos simples, deberá pagar menos dinero en concepto de intereses cuando no pueda liquidar la totalidad de su saldo en la fecha de vencimiento. Lee también: 27 páginas mundiales para encontrar empleo en el sector marítimo.

Esta tendencia de reducción en la tasa de usura, combinada con la “guerra de tasas” entre bancos, potencialmente facilita el acceso al crédito y hace que el uso de tarjetas sea más atractivo y accesible para los colombianos. Sin embargo, es crucial que los consumidores sigan siendo prudentes y eviten endeudamientos que excedan su capacidad de pago, independientemente de las tasas más bajas.

¿Y para los bancos?

Para los bancos en Colombia, la caída de la tasa de usura significa un llamado a una mejor adaptación en sus modelos de negocio y estrategias de rentabilidad. Con la nueva tasa fijada en 39,80%, los bancos ya no pueden cobrar intereses que superen ese porcentaje, lo que supone un alivio en el costo de financiación para muchos colombianos.

Al tener un límite más bajo en las tasas de interés que pueden cobrar a sus clientes, particularmente en productos como las tarjetas de crédito, los márgenes de ganancia por intereses podrían verse reducidos. Esta situación podría impulsar a las entidades financieras a buscar otras vías de ingresos, a innovar en productos y servicios, o a enfocarse en ganar cuota de mercado, mediante la captación de más clientes.

Asimismo, con tasas de interés más bajas, los bancos podrían observar un aumento en la demanda de créditos, pero deberán gestionar con cuidado el riesgo crediticio para mantener la salud de sus carteras.

Comentarios ()