Las propuestas del Plan Nacional de Desarrollo para el sector de la construcción

02 de mayo de 2019 04:08 PM
Las propuestas del Plan Nacional de Desarrollo para el sector de la construcción
Gloria Alonso Másmela, directora del DNP, en el Congreso.//CORTESÍA

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El Gobierno Nacional presentó ante el Congreso de la República un nuevo Plan Nacional de Desarrollo (PND) que ha denominado ‘Pacto por Colombia, pacto por la equidad’, una hoja de ruta para los próximos cuatro años.

De acuerdo con la propuesta del Departamento Nacional de Planeación, el PND incluye nueve pactos territoriales con los que se busca desarrollar las potencialidades de cada una de estas zonas: Caribe; Santanderes; Orinoquia y Llanos; Central; Amazonia; Pacífico; Eje Cafetero y Antioquia, Océanos, y Seaflower Region, que comprende a San Andrés y Providencia.

Para lograr ese cierre de brechas son fundamentales las inversiones que se hagan para estimular la construcción de vivienda, así como para aumentar el acceso de más colombianos a servicios de agua potable y saneamiento básico.

“Con las estrategias del PND 2018-2022, tanto en producción como mejoramiento de vivienda, se espera un crecimiento del 4,9% promedio anual, que ubicaría a la construcción dentro de los cuatro sectores de mayor crecimiento y que lo constituiría nuevamente como un dinamizador de la economía. Dentro de las estrategias, vale la pena mencionar aquellas que buscan potenciar la productividad del sector: Las fábricas de productividad, la implementación de tecnología innovadora, la capacitación de la mano de obra del sector y su formalización, entre otras”, dijo Gloria Alonso Másmela, directora del DNP.

Una de las metas más ambiciosas que define este PND es el de intervenciones y mejoramientos a 600.000 viviendas a través del programa “Casa digna, vida digna”, con el que se busca reducir el déficit cualitativo de vivienda a través de la titulación de predios, conexiones intradomiciliarias, acabados y estructura, y transformación de barrios. El objetivo es que ese déficit se reduzca del 9,75% en el que está actualmente, a un 8,5% en el 2022, para lo cual se tiene planeada una inversión de $105.000 millones este año.

Otro de los programas en materia de vivienda que se incluyen en el Plan Nacional de Desarrollo es el de “Semillero de Propietarios”, con el que se busca que a través de un plan de arrendamiento las personas terminen adquiriendo su vivienda propia. En el programa, las personas firman contratos con opción de compra a 24 meses y el Gobierno Nacional aporta $500.000 mensuales para vivienda VIP y VIS. Para el cuatrienio la meta es que se entreguen 200.000 subsidios de esta naturaleza, para lo cual se están destinando $83.000 millones en 2019.

“Cuando uno mira la política de subsidios en el corto plazo, sin duda hay un dinamismo del sector cada vez que se amplían los subsidios y los programas. Le inyecta esos recursos de inversión y la economía se mueve. Ahora, qué tan prioritario es frente a otras necesidades de gasto es lo que toca evaluar y ver cuál es el beneficio a largo plazo”, afirmó Carolina Soto, codirectora del Banco de la República, y agregó que “el sector después de haber pasado un año 2018 muy difícil, ya da muestras de recuperación y hay distintas iniciativas en las ciudades en donde las administraciones salientes están buscando cerrar con algunos tipos de apoyo al sector de la construcción. Acá en el PND vemos nuevamente una línea de apoyo orientada a fortalecer el sector. Creo que con esto puede volver a constituirse en un motor de crecimiento y las condiciones están dadas para que lo haga”.

La continuidad de programas como ‘Mi Casa Ya’ también está incluida dentro de este PND y se espera que, con medidas como esta, el sector de la construcción vuelva a convertirse en el jalonador del crecimiento de la economía a partir de 2019. La meta establecida es de 1,04 millones de viviendas financiadas en este cuatrienio.

Una de las estrategias que se proponen para cumplir con esta meta es el aumento de los topes de Vivienda de Interés Social y Prioritaria (VIS y VIP) en las cinco principales ciudades de Colombia. Esta propuesta subiría el tope de precio de las VIP de 70 salarios mínimos legales mensuales vigentes (smlmv) a 90 smlmv, y el de las VIS de 135 smlmv a 150 smlmv en Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga y Cartagena.

“Esta es una medida interesante para incentivar la construcción de vivienda en esas ciudades, pero también tiene unos riesgos que se deben monitorear. En ciudades donde el suelo disponible para construcción es escaso, la oferta de VIP es muy limitada. Si se sube el tope seguramente más unidades se agregarán a la oferta disponible, pero hay un efecto que puede tener y es que los precios comiencen a pegarse a ese tope. Yo creo que debe ir de la mano con la habilitación de más suelo para que con una mayor oferta se reduzca la presión inflacionaria sobre esas viviendas”, apuntó Juan Oswaldo Manrique, economista experto en el sector constructor.

A esto se suma que el Gobierno inyectará recursos para mejorar el acceso de los colombianos al agua potable y saneamiento básico. De acuerdo con las cifras reportadas por Planeación Nacional, la brecha de acceso a servicios públicos entre el campo y la ciudad es de más de 20 puntos porcentuales. Además, 3,8 millones de colombianos están consumiendo agua no potable y donde hay agua potable se desperdicia el 40%. La meta propuesta es que al 2022, sean 3 millones de personas las que tengan por primera vez acceso a este recurso y al manejo de aguas residuales, y que en 90% del territorio se haga un manejo adecuado de las basuras.

Nuevo ordenamiento territorial

Uno de los temas a los que se le prestará especial atención durante los próximos años en el país es al ordenamiento territorial, pues es un tema fundamental para lograr una mayor equidad de los centros urbanos con las regiones. Por eso el Departamento Nacional de Planeación fijó como uno de los objetivos para el cuatrienio la actualización de 150 Planes de Ordenamiento Territorial, para lo cual se hará un acompañamiento a algunos municipios prioritarios y se creará un Sistema de Información Transaccional que estará a cargo del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio. El objetivo es también habilitar 16.000 hectáreas de suelo para el desarrollo urbano equilibrado y ordenado.

“Por medio de estas estrategias, se busca contar con POT de calidad con una adecuada clasificación del suelo y definición de sus usos, brindando mayor certeza a los constructores en el proceso de licenciamiento y desarrollo de proyectos. Por último, a través del Sistema Transaccional será posible realizar una trazabilidad a los trámites de licencia en función de los instrumentos de planeación y ordenamiento territorial de un municipio, asegurando su articulación”, agregó la directora del DNP.

Por su parte, Sergio Clavijo, presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), afirmó que “nos parece adecuado el énfasis que hace el PND sobre cómo aprovechar los mecanismos de descentralización política y fiscal para mejorar la conectividad regional y la provisión de bienes públicos, donde es evidente la desigualdad regional y la dualidad urbana-rural. También es acertada la función asignada al DNP como doble coordinador al interior del Ejecutivo y respecto de las regiones para continuar superando el problema de los ‘ministerios cenicienta’ y las debilidades institucionales regionales”.

Finalmente, el PND busca también que durante este cuatrienio se fortalezca el Sistema de Ciudades, con el propósito de aprovechar el potencial productivo de varias regiones asociadas a los centros urbanos. Por eso se establecen lineamientos para que se identifiquen necesidades como equipamientos supramunicipales, se trabaje en mejorar los accesos urbanos y se diversifiquen los ofertas productivas de las ciudades, entre otros.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS