La piel, un órgano que revela enfermedades

La automedicación suele ser frecuente en problemas de piel, práctica errónea que puede llevar a un problema más grave.

HEIDI LLANES

25 de marzo de 2021 12:00 AM

Está descrito en todos los libros y tratados médicos, que la piel es el órgano más grande del cuerpo, y su principal función es de protección. Por eso, cuando se trata de enfermedades cutáneas, muchos aspectos se deben tener en cuenta.

Por lo anterior, es importante determinar cuáles son las enfermedades dermatológicas que tienen impacto o manejo médico, por lo que uno de los primeros a considerar es si se trata de un padecimiento adquirido o genético, si es propio del individuo o provocado por un factor ambiental, si ese una neplasia o no genera este tipo de problemas. Todo esto lleva a entender que es un tema amplio.

Y siguiendo con el listado de factores que se deben atender, la dermatóloga Ingrid Salas Barrera agrega que también hay que indagar si es una enfermedad maligna o benigna, contagiosa o no. Con todas estas variables, lo más importante cuando se presenta una enfermedad de piel es consultar al dermatólogo, porque no existe una guía que divida las lesiones para tratar en casa o con el médico.

Al especialista

La piel es un asunto específico del dermatólogo, es muy difícil para otro profesional de la salud distinguir una lesión pigmentada benigna de una maligna y en ocasiones, las que pueden parecer inocuas, no lo son.

Lo primordial al consultar sobre una lesión de piel, es establecer cómo se adquirió, si ha tenido contacto con personas que presentan una situación similar, para establecer si hay contagio o no. Los interrogantes iniciales llevan a establecer origen, tiempo y si existen manifestaciones atadas a otros padecimientos, porque muchas veces los problemas cutáneos son el aviso la presencia de otras enfermedades.

Un indicativo de lo anterior, advierte la doctora Salas, pueden ser las manchas oscuras en cuello y axilas, que en la zona Caribe pueden ser asociadas a la parte étnica, pero si el paciente además padece de sobrepeso, puede indicar una diabetes o enfermedad del páncreas.

Si una mujer presenta un acné con distribución marcada en la región inferior del rostro, con lesiones que se irritan y se manifiestan más en la proximidad de la menstruación, se puede pensar en ovarios poliquísticos. Son enfermedades que si bien se manifiestan en la piel, no son exclusivas de la misma.

Existen también lesiones reveladoras de cáncer, como los nódulos en algunas zonas del cuerpo; también la pérdida de grosor de la piel puede estar relacionada con la presencia de enfermedades autoinmunes, o la sensibilidad extrema al sol, que se puede encadenar con el lupus.

Como se ha advertido en los casos mencionados, la piel manifiesta signos que pueden develar enfermedades más graves, por lo que acudir oportunamente al dermatólogo es la vía para evitar problemas a futuro.

Sin automedicación

En consejo de la profesional, automedicarse no es lo más indicado, la consulta al dermatólogo es fundamental. Los antibióticos que suelen usarse de forma arbitraria crearán resistencia en un futuro y en lesiones que parecen solo una alergia, no suministrar corticoides, porque pueden ser problemas herpéticos y van a empeorar.

Con respecto a la pandemia por COVID-19, es menester advertir que hay manifestaciones cutáneas que se presentan de forma temprana y algunas tardías. En este caso las primeras empiezan a indicar la presencia del virus y generalmente se exteriorizan como una urticaria, tanto estas como las que puedan sobrevenir, son competencia del médico tratante de la enfermedad y corroboran que la piel es un revelador de otros padecimientos.