Mundo


EE. UU. dice a Rusia que retire tropas si no planea atacar Ucrania

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov y su homólogo estadounidense, Antony Blinken, se reunieron este viernes en Ginebra.

EFE

21 de enero de 2022 09:30 AM

Estados Unidos comunicó a Rusia que si no tiene la intención de agredir bajo ninguna forma a Ucrania, como asegura, debería retirar las tropas que tiene emplazadas en la frontera para demostrarlo, dijo hoy el jefe de la diplomacia estadounidense, Anthony Blinken, al término de una reunión en Ginebra con su contraparte rusa, Serguéi Lavrov. Lea: Biden cree que Rusia invadirá Ucrania y advierte a Putin

“Hemos escuchado (a Lavrov) repetir que no tienen la intención de invadir Ucrania, pero hay cosas visibles que todos vemos y le dije que para convencer al mundo podrían llamar de vuelta a las fuerzas que tienen en la frontera y seguir comprometidos con la vía diplomática, como lo han hecho hoy”, dijo Blinken en una rueda de prensa.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Consideró contradictorio que Rusia defienda su voluntad de resolver las tensiones en torno a Ucrania a través de la diplomacia, pero que al mismo tiempo siga reforzando su presencia militar en su frontera con Ucrania.

Sin resultados concretos

Estados Unidos y Rusia mantuvieron un diálogo en torno a la amenaza que pesa sobre Ucrania, del que no salieron resultados concretos más que la voluntad de Moscú de mantener abierto un canal diplomático de interlocución para intentar resolver una crisis acelerada por el masivo despliegue de tropas rusas en su frontera con Ucrania.

Los jefes de las diplomacias de Rusia y EE. UU., Serguéi Lavrov y Antony Blinken, respectivamente, se reunieron durante noventa minutos en Ginebra, ciudad privilegiada para este tipo de encuentros por sus infraestructuras y seguridad, pero sobre todo por su neutralidad, lo que la convierte en una isla en medio de la Unión Europea y de la OTAN.

La cita estuvo precedida de una serie de amenazas, como la que pende sobre Ucrania, que vio agruparse justo frente a su frontera a unos 100.000 soldados rusos, según informaciones proporcionadas por los servicios de inteligencia occidentales, haciendo temer un plan de invasión.

Rusia acudió al encuentro con la intención declarada de recibir una respuesta por escrito a sus peticiones, que Blinken no presentó.

Detrás de la reunión

Blinken fue quien llamó a su homólogo ruso por teléfono para proponerle la reunión de hoy, con el fin de que sus respectivas preocupaciones quedaran más claras, lo que Lavrov consideró una idea útil para obtener respuestas concretas a las demandas de Rusia en torno a la congelación de la ampliación de la OTAN hacia el este, lo que excluiría la posibilidad de una futura adhesión de Ucrania.

Las exigencias de Rusia van todavía más lejos e incluyen el cese de actividades militares y posicionamiento de armas y tropas en los países de la antigua órbita de influencia soviética, en particular Polonia y los tres países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania).

Washington y la OTAN, a través de su secretario general, respondieron con firmeza a tales propuestas señalando que son inadmisibles y que no se puede coartar la libertad de una institución de crecer ni la de un país de querer integrarse a ella.

Sin embargo, Rusia acudía al encuentro de Ginebra con la intención declarada de recibir una respuesta por escrito a sus peticiones, que Blinken no presentó, pero prometió que llegarían a Moscú en el transcurso de la próxima semana.

Ambos se despidieron ofreciendo la impresión de que el camino de una solución pacífica es viable, pero EE. UU. también pidió algunos gestos adicionales, en particular la liberación de dos turistas estadounidenses que fueron detenidos, procesados y condenados -según Washington sin evidencia creíble- en Rusia.

Ya sufrió una invasión
Ucrania ya sufrió la invasión y anexión de la península de Crimea y el mundo fue testigo del apoyo financiero y militar que Rusia ofreció a los grupos armados separatistas que controlan dos provincias del este de Ucrania (región de Donbás), en una serie de eventos que se desataron en 2014 y que causaron 14.000 muertos, miles de heridos y el desplazamiento forzoso de cerca de 1,5 millones de personas.
  NOTICIAS RECOMENDADAS