Trump enfrenta pocos cargos, pero significativos

10 de diciembre de 2019 08:04 PM
Trump enfrenta pocos cargos, pero significativos
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. // AP

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los cargos de juicio político presentados el martes contra el presidente Donald Trump son limitados, pero de muchas consecuencias. Y es probable que sólo los demócratas los aprueben.

La inminente votación hará que Trump forme parte de un club al que ningún presidente quiere unirse: sería el tercer mandatario estadounidense en enfrentar un proceso de juicio político por parte de la Cámara de Representantes. Enfrenta las acusaciones sin una pizca de arrepentimiento, con más ganas de pelear que de aceptar la culpa por sus acciones.

(Lea aquí: Imputan a Trump cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso)

Los representantes demócratas alegan que Trump abusó de la presidencia para obtener una ganancia política al pedirle a Ucrania que le ayudara a investigar a sus oponentes políticos, incluido el exvicepresidente Joe Biden, actual precandidato demócrata a la presidencia.

Acusan al mandatario de obstruir las labores del Congreso al bloquear el acceso a documentos y testimonios, un cargo de juicio político dirigido a reafirmar la autoridad de uno de los tres poderes del gobierno.

Algunos demócratas querían ir más lejos, ansiosos de aprovechar la oportunidad hacer que Trump rinda cuentas por otras acciones, incluida la evidencia de obstrucción de justicia esbozada por la investigación sobre Rusia del fiscal especial Robert Mueller.

Sin embargo, la presidenta de la cámara baja Nancy Pelosi los detuvo, determinada a sólo presentar cargos que cree puedan obtener el apoyo de miembros que, al igual que ella misma, estaban reacios a lanzar el proceso de juicio político.

“Desearía que no fuera necesario”, comentó Pelosi luego de que el texto de los artículos de juicio político se hizo público. “Hacemos un juramento para proteger y defender. Si no hiciéramos eso estaríamos, nuevamente, incumpliendo nuestros deberes”, añadió.

Aunque parece que Pelosi tuvo éxito en cuanto a persuadir a los demócratas a esa postura, el proceso _que incluye decenas de horas de testimonios públicos de diplomáticos y otros funcionarios de seguridad nacional que dejaron mucha de la evidencia fuera de discusión_ no ha logrado persuadir a los republicanos para que den la espalda al presidente.

Ampliar los cargos habría puesto en riesgo el apoyo de algunos demócratas, sobre todo de los representantes moderados que ganaron distritos donde Trump es popular.

“Creo que hicieron un cálculo en la Cámara de Representantes sobre que la evidencia que había sido presentada recientemente respecto a las acciones de Trump que involucraban a Ucrania fue concisa, clara y accesible”, comentó el senador Chris Coons, quien apoya a Biden. “En lugar de atacar a una amplia gama de faltas cometidas durante muchos años, se mantuvieron en un tema”.

Aunque hay pocas comparaciones históricas, la decisión de los demócratas significa que Trump enfrentará menos cargos de juicio político que cualquier otro de sus predecesores.

La Cámara de Representantes aprobó 11 cargos contra Andrew Johnson, el primer presidente estadounidense en enfrentar un juicio político en 1868. En 1974, los legisladores tenían previsto votar sobre tres artículos de juicio político contra Richard Nixon _de abuso de autoridad, obstrucción de la justicia y desacato al Congreso_, pero renunció a la presidencia cuando era claro que los cargos contaban con un respaldo bipartidista.

Los legisladores votaron sobre cuatro artículos contra el entonces presidente Bill Clinton en 1994, luego de que el fiscal independiente Kenneth Starr les presentó 11 posibles ofensas. Sin embargo, sólo dos fueron aprobados, exactamente el tipo de escenario que Pelosi y otros líderes demócratas esperan evitar.

Durante el proceso de juicio político de Clinton, la Cámara de Representantes respaldó cargos de perjurio y obstrucción a la justicia, pero un número significativo de republicanos ayudó a desechar el de abuso de autoridad y otro de falso testimonio.

Si bien los demócratas más moderados elogiaron la decisión de Pelosi de limitar el alcance de los cargos de juicio político, otros lamentaron que fuera una oportunidad perdida para enjuiciar a Trump por los hallazgos de Mueller. El fiscal especial dijo que las directrices del Departamento de Justicia impedían presentar cargos criminales contra un presidente en funciones, pero pareció sugerir que había otra instancia para hacerlo: el Congreso.

Los cargos presentados el martes no mencionan específicamente a la investigación de Mueller, aunque hay una referencia en el cargo de obstrucción, que estipula que las acciones de Trump en esta cuestión son “congruentes” con otros intentos para “socavar las investigaciones del gobierno de Estados Unidos sobre injerencia extranjera en las elecciones” del país.

(Lea aquí: La Casa Blanca pide a los demócratas que terminen la investigación a Trump)

Corey Brettschneider, profesor de Politología en la Universidad de Brown y autor de “The Oath and the Office: A Guide to the Constitution for Future Presidents”, dijo que la ausencia de un artículo relacionado a la pesquisa de Mueller era “una falla en el deber constitucional”.

Pero aun el enfoque limitado parece tener pocas posibilidades de obtener apoyo republicano, pese a algunas inquietudes expresadas en privado por algunos legisladores del Partido Republicano sobre las acciones de Trump. Ningún republicano, ni en la Cámara de Representantes ni en el Senado, expresó su respaldo a los artículos el martes, incluidos los que abandonarán el Congreso el próximo año.

“Mi postura no ha cambiado”, comentó el representante Will Hurd, un republicano moderado que los demócratas esperaban persuadir.

Pelosi pasó meses alegando que los demócratas no deberían avanzar con el proceso de juicio político a menos de que obtuvieran el apoyo de algunos republicanos. Un proceso estrictamente partidista, comentó, sería demasiado perjudicial para la nación.

Pero a medida que su partido se acercaba a ese escenario, dijo que la inacción sería más dañina.

“Si permitimos que un presidente, cualquier presidente, no importa quien sea él o ella, siga este camino, estamos despidiéndonos de la república y damos la bienvenida a un rey presidente”, puntualizó Pelosi.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Mundo

DE INTERÉS