Columna


Latinos pro-Putin

ALFREDO RAMÍREZ NÁRDIZ

16 de agosto de 2022 12:00 AM

Yo, que sigo en las redes sociales a varios medios de comunicación internacionales como CNN, BBC, Reuters, o Deutsche Welle que, en sus versiones en español, están claramente dirigidos al público latinoamericano, llevo desde que empezó la invasión rusa a Ucrania asistiendo a un curioso fenómeno: el de los latinos pro-Putin.

Colombianos, mejicanos, chilenos o latinos de EE. UU. que en las redes de los medios citados opinan ardientemente del conflicto del Este de Europa posicionándose a favor de las tesis rusas y criticando, riéndose o, más a menudo de lo que sería deseable, insultando a todo aquel que no comparta sus deseos de triunfo para las tropas putinescas en suelo ucraniano. Más allá de entrar a valorar si tienen o no razón en su defensa de Rusia, me reconocerán que es exótico que unos tipos que más que probablemente no han estado nunca no ya en Ucrania o en Rusia, sino en Europa en general, opinen con tanta pasión de un tema que les es por completo ajeno. Imaginen a un señor de Piojó, Atlántico, escribiendo fervoroso en Twitter en defensa de Putin y en contra de la OTAN. No es que no tenga derecho a hacerlo. Y quizá sus tesis sean sesudas y profundas. Pero, ¿qué se le habrá perdido al buen señor tan lejos para vivirlo tan intensamente?

Por supuesto, hay dos razones que apoyan esta efervescencia latina en la opinión del conflicto eslavo: primero, el resentimiento consuetudinario que gran parte de los latinos siente por los EE. UU. y todo lo que les sea afín y que le lleva a apoyar a quien sea que vaya en contra de los intereses de la potencia gringa; segundo, que gran parte de estos supuestos latinos en realidad no son más que cuentas falsas patrocinadas directamente por el Kremlin. Basta ver el nombre de muchas de ellas para darse cuenta que han sido hechas en serie.

No obstante, supongamos que estos latinos existen de verdad, tienen razón y Putin hace bien en reunificar a los pueblos eslavos quieran estos o no. La historia le respalda. En función del mismo razonamiento defiendo el derecho de España a tomar mañana mismo al asalto Cartagena de Indias. O sea, las principales estatuas de la ciudad son de españoles y las iglesias y monumentos más relevantes de la ciudad los hicimos nosotros. Así que, oye, si Putin apela a la historia, pues yo también. Cartagena española. Y al que no esté de acuerdo, cañonazo. ¿Qué, a que ya no hacen tanta gracia las tonterías putinescas para justificar su invasión?

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS