Editorial


Enhorabuena, presidente

“La ciudad valorará como se merece, el que el Gobierno nacional cumpla con esa promesa, conscientes como estamos todos de que no hay proyecto más importante (...)”.

EL UNIVERSAL

17 de noviembre de 2020 12:01 AM

Cayó muy bien al ánimo de la ciudad, en medio de las situaciones adversas padecidas en los últimos días, sumadas a la opresiva lentitud con la que se desarrolla la realidad de la pandemia y a la ausencia del noviembre que nos alegraba la vida, la respuesta inmediata del presidente de la República y su gobierno.

Hay que aprovechar al máximo la disposición del primer mandatario de poner la capacidad de las entidades operativas nacionales para el acompañamiento a los territorios y, singularmente a nuestra región. Y no solo en la oferta, ya iniciada en la práctica, de la línea de infraestructura, maquinaria, asistencia humanitaria y demás transferencias como respuesta a las inclemencias del clima. También tenemos una sorpresiva oportunidad de lograr cosas que solos no hemos sido capaces.

El presidente Duque se refirió al interés de su gobierno en apoyarnos más allá de esta crisis temporal. No pudo haber mejor respuesta tras su recorrido por nuestros barrios, afectados por el paso de Iota, que su afirmación en cuanto a que las inundaciones de la ciudad obedecen a un problema estructural que va más allá de las meras ayudas humanitarias. La expresa mención a su compromiso en agilizar los trámites para que el proyecto de protección costera se concrete y concluya en 2021 da nuevos bríos a un proceso que ha resultado dilatado en extremo. ¿Quién sabe cómo nos hubiera ido si para estas fechas el proyecto estuviera concluido, tal y como se pensó en su momento? Pero lo más inesperado fue el compromiso de participar en el Plan Maestro de Drenajes Pluviales (PMDP). El arribo de un prometido equipo del Ministerio de Vivienda y del viceministerio de Agua le darán un claro impulso a la estructuración del proyectado PMDP, y todos los esfuerzos deben estar dirigidos a que la licitación se haga en 2021. Eso es volver una tragedia en oportunidad. La ciudad valorará como se merece, el que el Gobierno nacional cumpla con esa promesa, conscientes como estamos todos de que no hay proyecto más importante para Cartagena.

La inesperada ñapa, que es gruesa, fue el anuncio de la aceleración de programas de reasentamiento de familias que están en lugares de riesgo y el mejoramiento en barrios donde se han presentado deslizamientos críticos y que necesitarían una intervención de manera estructural.

Es acicate para el Concejo de Cartagena, que nos ha sorprendido con su cuestionamiento a que no se haya avanzado en la materialización del referido PMDP. Hay que recordarle al Concejo que le negó a la ciudad la aprobación del proyecto de acuerdo que el exalcalde Pereira les presentó en diciembre de 2018 para tal fin, a partir de los diseños ya listos, en cuanto a que solo faltaba el acogimiento al presupuesto. Ese proyecto fue archivado en diciembre de ese año a pesar de que solo en 2018 podían comprometerse vigencias futuras.

Es de esperar que en esta ocasión el Concejo facilite el proceso.

TEMAS