Concejales y Distrito proponen trabajar en equipo para tratar invasiones en Chambacú

20 de febrero de 2020 12:00 AM
Concejales y Distrito proponen trabajar en equipo para tratar invasiones en Chambacú
Las invasiones están entre el Centro Histórico y el Castillo San Felipe. El Distrito propone hacer una mesa conjunta de trabajo con el Concejo. //Julio Castaño - EU.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Inseguridad, niños y adultos en estado de calle, mendicidad, drogas, alcohol, contaminación ambiental y actos obscenos al aire libre son algunas de las problemáticas que se viven a diario en la invasión en Chambacú, a solo unos pasos del Centro Histórico.

Fue eso lo que se discutió en el Concejo Distrital, tras un debate de control político en el que estuvieron varios funcionarios que fueron citados, como el gerente de Corvivienda, el director del Dadis y el secretario de Planeación.

Tras un cuestionario, el gerente de Corvivienda, Néstor Castro, señaló que en el asentamiento ilegal hay unos 21 menores en sitios improvisados de habitación y alojamiento, así como 73 adultos, para un total de 35 espacios en los que estas personas habitan en medio de muchos riesgos.

El funcionario fue más allá, señalando que además estudian si hay venezolanos en este sitio, que puedan cumplir con las condiciones para ser nacionalizados y acceder a beneficios, como vivienda.

“Hay que validar información de si allí hay ciudadanos extranjeros y existen vínculos con colombianos que permitan establecer que tienen derecho a la nacionalidad colombiana, para así ver qué tipo de medidas se pueden tomar, según su nacionalidad. Para ello se sugiere que se convoque a la Registraduría para ver los documentos que esos niños tienen y que se haga una caracterización real que permita confrontarla con bases de datos en Corvivienda. Así podemos postular a estos hogares para que se evalúe ante el Ministerio de Vivienda la posibilidad de que puedan ser incorporados en el programa ‘Casa digna, vida digna’ de Corvivienda. Esa sería una medida relevante que impactaría a este grupo allí ubicado y espero que un gran número de familias puedan ser beneficiadas”, indicó Castro.

A su turno, la concejala Liliana Suárez, citante del debate, indicó que la invasión es un problema que viene desde hace muchos años atrás y que empezó con los cocheros, que vivían lejos y que empezaron a dejar sus coches en esta zona para acortar tiempos entre su sitio de trabajo y sus residencias.

“Tienen confianza legítima y el problema empezó desde el gobierno de Nicolás Curi, una sentencia los ampara. Mucha gente ha esperado que tomemos acciones contundentes. Debemos tomar conciencia (...) todos vemos este flagelo pero no hacemos nada o tomamos acciones irrisorias. Estos son espacios urbanos, el POT lo dice. Los cocheros sí quieren ser reubicados y tienen que ser reubicados, este terreno no es habitable y no hay servicios públicos, las personas allí están en riesgos de contaminación, insalubridad e inseguridad. Quieren ser reubicados, pero no hay voluntad. Hay que tomar acciones para poder sacar a esos niños de allí. Ellos están expuestos a la mendicidad, a las drogas, al alcohol y al abuso sexual”, indicó Suárez.

Añadió que el Distrito debe trabajar de forma articulada entre sus distintas dependencias y que hay que invitar al ICBF a todas las mesas de trabajo sobre niñez y adolescencia.

Pidió que se robustezcan los canales de comunicación para denunciar estos casos de niños vulnerados en las calles, pues no hay una línea telefónica a la cual llamar para alertar a las autoridades.

“Deben tener una mesa articulada de trabajo entre las instituciones, incluyendo el ICBF. Hace décadas estamos en lo mismo y hoy hay más casas, más niños. Hay que ver también las condiciones en que están los animales que están allí, como los caballos y los perros. Queremos establecer una ruta de trabajo”, dijo Suárez.

La concejala Claudia Arboleda apoyó la posición de Suárez y dijo que se necesita proponer rutas para la capacitación y educación de estas personas, para luego garantizar su inserción laboral.

Armando Córdoba, secretario de Participación del Distrito, señaló que están trabajando por todas las poblaciones vulnerables de la ciudad y que las personas asentadas en Chambacú no son la excepción. Planteó que se haga un trabajo conjunto con el Concejo y demás instituciones comprometidas en busca de soluciones y de hacer seguimiento a la situación.

Así mismo, el director del Dadis, Álvaro Fortich, propuso crear un frente de reacción inmediata, señalando que había que tratar de buscar recursos a nivel nacional.

Por su parte, el cabildante Carlos Barrios expresó que el Distrito debe ser claro y hacer propuestas con base en el presupuesto que se tiene.

“¿Cuánto tenemos de presupuesto en las secretarías para solucionar este problema?, no nos engañemos, las finanzas del Distrito están mal (...) Hay que tener claridad, no podemos decir vamos a hacer esto y esto, pero no tenemos plata”, espetó.

El presidente del Concejo, David Caballero, señaló que se conformará una comisión especial en la corporación para hacer siguimiento a las acciones en Chambacú.

Lo que dijo el ICBF
En la sesión estuvo María del Pilar Rosario Blanco, delegada del ICBF, quien indicó que se han tomado acciones respecto a los niños que están en la invasión, pero que no han tenido soluciones definitivas. “Hay que hacer un plan de trabajo, mirar cómo solucionamos este problema, una política pública de infancia y adolescencia que debe tener toda entidad territorial. Sí planteamos acciones, pero no definimos recursos y una intervención intersectorial, seguimos haciendo acciones aisladas con respuestas aisladas. El planteamiento es sostenibilidad de acciones que se emprendan”, dijo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Política

DE INTERÉS