Política


El fenómeno ‘Let’s save Cartagena’ que llegó a la Alcaldía

El movimiento creado en redes sociales por el alcalde electo William Dau Chamatt consolidó su plataforma política y su propaganda electoral para conquistar votantes. Expertos analizan.

LIA MIRANDA BATISTA

29 de octubre de 2019 09:44 PM

Salvemos a Cartagena de los malandrines”, repitió hasta la saciedad William Dau Chamatt, desde que arrancó la contienda electoral. Su victoria en las urnas se consolidó gracias a un trabajo previo de difusión en redes sociales con el movimiento ‘Let’s save Cartagena’ (Salvemos a Cartagena) que hoy consolida su bandera y propuesta de gobierno.

Su última publicación en la que agradece a la ciudadanía por el triunfo alcanzó los 25 mil ‘me gusta’ y ha sido compartida 2.293 veces. Fue el candidato con las cifras más robustas en las diferentes plataformas digitales.

Dau Chamatt incomodó a sus contendores, fidelizó un único mensaje y lideró una campaña novedosa y austera. Su comunidad en Facebook ya supera los 46 mil seguidores y en Instagram alcanza los 39 mil.

“La razón por la que me lancé a la Alcaldía de Cartagena es porque no hay nadie que haya ido al bate para limpiar la ciudad de la corrupción. Una corrupción que se lleva el 70 por ciento del presupuesto público en Cartagena, que son más de 1,2 billones de pesos anuales”, expresó en una entrevista realizada en agosto de este año.

Dau Chamatt ignoró la publicidad representada en vallas y pendones. Con mensajes escritos en hojas y con marcadores a los que les tomaba una foto y colgaba en sus redes bastaron para conquistar adeptos.

El 5 de septiembre, por ejemplo, publicó una imagen en la que se observa una hoja de papel con el siguiente mensaje: “Los malandrines tienen plan A y plan B... pero también tienen planes C, D, E, F...”. La sola publicación alcanzó los 1,8 mil ‘me gusta’ y fue compartida más de 200 veces.

En su campaña generó oposición, se rodeó de una juventud crítica y se caracterizó por incomodar a sus dos principales contrincantes: Yolanda Wong y William García Tirado.

El activista de 67 años creó identidad con el movimiento Let’s Save Cartagena y se convirtió en una de las revelaciones que dejan los comicios electorales en el país.

Sobre este movimiento, el alcalde electo contó a El Universal que “en el año 2014 al refugiarse en Nueva York por amenazas en su contra quiso ayudar a los activistas anticorrupción en Cartagena y fundó la ONG. En enero de 2017 creé la página en Facebook y en Instagram para denunciar hechos de corrupción en la ciudad. La gente empezó a coger confianza y la gente empezó entonces a enviarme informaciones y era yo quien daba la cara”.

Expertos analizan

Para Nixon Padilla Rodríguez, especialista en Ciencias Políticas y Gestión Pública, la victoria de Dau rompe una tradición de sectores ligados a la maquinaria, hecho que generó su trabajo en redes con un mensaje anticorrupción que captó la atención de los votantes.

“El uso de las redes sociales con un mensaje directo, claro, que guardaba coherencia con su pasado, permitió que un número de jóvenes importante encontrara en esa candidatura la posibilidad de expresar una protesta. La gente no estaba detrás de una propuesta de ciudad específica, un tipo de ciudad, cómo se iba a construir, sino era un voto más castigo a un fenómeno que ha caracterizado a Cartagena como lo es la corrupción”.

Añadió que “la apuesta de ser un hombre abanderado contra la corrupción le granjeó la confianza de los votantes. El uso de redes sociales fundamentalmente le dio la esperanza a ese grupo de jóvenes que no veía una esperanza para Cartagena. El resto de candidatos mostraban sus propuestas, decían promesas, pero la promesa en redes sociales de este candidato fue muy clara y es “no voy a robar”. Cuando se articulan las redes sociales con el voz a voz es absolutamente eficiente”, dijo el experto.

Para Carlos Arias, profesor de la maestría en comunicación política de la Universidad Externado, lo que pasó en Cartagena demuestra que las redes sociales definen hoy la comunicación política digital.

“El universo digital se tomó no solamente las grandes capitales sino todo el país. Es la nueva forma de hacer comunicación política porque es el medio de comunicación que los ciudadanos están consultando entre 10 y 15 veces al día. Esto también confirma que Cartagena tiene una penetración importante digital y que ese mensaje está llegando a todas las capas sociales”.

Para los expertos el reto ahora es conocer qué tipo de ciudad se quiere construir. “Hay una expectativa por conocer su programa de gobierno y su plan de desarrollo que debe poner a consideración del Concejo de Cartagena”, puntualizó Nixon Padilla.

Gremios opinan

El Consejo Gremial de Bolívar a través de un comunicado felicitó al nuevo alcalde y al nuevo gobernador, Vicente Blel.

“Estamos convencidos que el trabajo mancomunado es la forma más expedita para superar las diferentes problemáticas que sin duda harán parte de los retos que asumirán como mandatarios, por lo que insistimos en nuestro deseo de trabajar desde diferentes escenarios en la gestión, ejecución y seguimiento de las apuestas priorizadas para Cartagena y Bolívar”, manifestó Verónica Monterrosa, directora Ejecutiva de esta corporación.

La Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), a través de su presidente Bruce Mac Master, celebró el ejercicio de la democracia que se realizó en el país.

“Muy importante la decisión que ha tomado Cartagena de independizarse del tipo de política que tanto daño le ha hecho a la ciudad. La ciudadanía merece una gran felicitación. Al alcalde electo también un reconocimiento a la forma en que llevó su campaña, y apoyo por el bien de todos”.

El alcalde (e) Pedrito Pereira señaló que espera reunirse con el alcalde electo y ya entregó instrucciones para comenzar el proceso de empalme.

“Felicito a William Dau por su triunfo y deseo que ejecute sus propuestas. Independientemente a preferencias electorales, la invitación es acoger resultados y respaldar institucionalidad con el nuevo mandatario”, sostuvo.

La sorprendente victoria de William Dau Chamat, quien se alzó ayer como nuevo alcalde de Cartagena ha generado muchas reacciones.

Para Mónica Fadul Rosa, directora Ejecutiva de Fenalco Bolívar, pese a la poca experiencia de Dau en lo público, si se articula un trabajo entre las institucionalidades territoriales que vienen trabajando para crear un programa de desarrollo que reconozca las necesidades de la ciudad, los resultados serán positivos.

“El alcalde electo ha reconocido en los espacios de participación de campaña que su programa de gobierno no es el más elaborado y en efecto es así, puede entonces tomarse tal situación como una oportunidad para construir con el conocimiento recabado por diferentes institucionalidades territoriales que vienen haciendo un serio trabajo, un programa de desarrollo que reconozca las más apremiantes necesidades de la ciudad”, indica Fadul.

Por su parte explica Efraín Cuadro, docente de la facultad de ciencias económicas de la Universidad de Cartagena, que “uno de los aspectos que más contribuye para el desarrollo armónico de una ciudad, de un país, o en general de una economía, es la confianza que los gobernados tienen en sus instituciones y a su vez el grado de gobernabilidad que tiene los gobernantes, eso crea un ambiente propicio para que las políticas públicas sean bien diseñadas y ejecutadas, logrando los objetivos que contribuyen al desarrollo económico integral con sentido humano y sostenibilidad”.

José David Patiño, decano de la facultad de ciencias económicas de la Universidad de Cartagena, asegura que esta situación podría suponer un riesgo ya que apela a la improvisación. “Se corre el riesgo de improvisar y de no tener claro sobre la consecución de recursos para grandes proyectos”, asegura.

Pese a las discrepancias o diferentes puntos de vista que suscita el tema, lo cierto es que todos coinciden en que lo importante ahora es que Dau logre armar un buen equipo de gobierno y permita un trabajo conjunto con los diferentes actores sociales y gremios.