Política


La crisis de recaudo en Transcaribe y la renuncia de la gerente

La renuncia de Sindry Camargo será presentada el lunes a la junta de Transcaribe. En esa reunión nombrarían en la gerencia a María Claudia Peñas.

JULIANA DE ÁVILA ROMERO

06 de mayo de 2021 06:05 PM

Sindry Camargo, gerente de Transcaribe, renunció a su cargo en la tarde de ayer, y aunque el anuncio preocupa por el momento tan crítico por el que atraviesa el sistema, no sorprende del todo.

Camargo llegó a la gerencia de Transcaribe en septiembre del año pasado. Su nombramiento se hizo público el 17 de ese mes en el foro “Futuro para Transcaribe”, minutos después de que se conociera que en una junta extraordinaria de los miembros directivos del Sistema Integrado de Transporte Masivo (SITM) se decretó la insubsistencia del entonces gerente, Humberto Ripoll, y que esta había sido una propuesta del alcalde William Dau que fue respaldada por la junta del sistema.

La nueva gerente llegó en un momento en que los operadores de Transcaribe, Sotramac y Transambiental, ya habían lanzado alertas sobre la grave situación financiera del sistema y la inminente posibilidad de una parálisis de las operaciones. Sin embargo, su experiencia en el sistema masivo de Barranquilla y dos promesas que hizo en el foro público el alcalde Dau parecieron haberle dado la confianza para lanzarse al ruedo, salir del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT) y llegar al SITM: la acompañaría en su gerencia y diligenciaría el préstamo con Findeter, pero ¿qué tanto se cumplieron estas promesas?

El crédito con Findeter se conoció un poco antes de la primera crisis que paralizó al sistema, pero no avanzó porque la Alcaldía decidió buscar otras fuentes de financiación. Sin embargo, durante la primera parálisis por el corte en el suministro de las tecnologías para el recaudo, el gobierno Dau fue a Bogotá en busca de soluciones y anunció con bombos y platillos un crédito similar al que ya estaba avanzado el año pasado y del que había desistido cuando ya se tenía hasta un certificado de posible beneficiario. Así que el crédito no se cumplió y la búsqueda de otras fuentes de financiación van en camino, pero aún no se concretan.

Sobre la compañía en la labor de gerenciar el sistema, aunque no se conoce qué pasaba tras bambalinas, lo que sí se puede decir es que: 1. El alcalde después del foro no volvió a presentar una estrategia clara para recuperar las finanzas del SITM. 2. Pese a que a final de año Transcaribe envió el estudio de la tarifa técnica para el sistema, y que este ya mostraba un grave panorama, el alcalde decidió no pronunciarse y hasta ayer no había expedido ningún acto administrativo que subiera aunque sea 100 pesos la tarifa o diera claridad de dónde saldrían los recursos para que no siguiera aumentando el déficit. 3. El alcalde solo volvió a “empoderarse” con respecto a la lucha para salvar el SITM cuando el operador de recaudo comenzó a tener dificultades para mantener la operación, situación que hoy persiste.

Pese a las dificultades que pasaba el SITM, Camargo mantuvo el discurso de que todo estaba en camino a solucionarse, que el alcalde sí estaba apoyando y ayudando a salir adelante el sistema, hasta el 11 de marzo de este año en una sesión del Concejo Distrital, donde por primera vez admitió que Transcaribe estaba al borde de una parálisis.

Respecto a las razones de su renuncia, Camargo le aseguró a El Universal que se trata de situaciones personales y familiares. Sobre el apoyo o no de Dau, no quiso pronunciarse.

Se limitó a decir que le daba las gracias por la oportunidad de volver y trabajar por su ciudad.

Se conoció que el lunes se reunirá la junta directiva de Transcaribe, donde se presentará la renuncia de Camargo. En esa misma reunión se nombraría a María Claudia Peñas, que es la gerente suplente, como encargada del SITM. Recordemos que Peñas es actualmente la asesora para la reactivación económica.

Así deja el SITM

En entrevista con El Universal, Camargo hizo un resumido recorrido sobre cómo deja al SITM.

Respecto a la situación financiera de Transcaribe, explicó que es urgente una inyección importante de recursos tanto para el sistema como para el ente gestor, aunque resalta los más de 6 mil millones de pesos que fueron consignados al Fondo de Estabilización Tarifaria (FET), lo que va a permitir cubrir parte del déficit de la vigencia 2021, y que en este momento está en revisión y conciliación de las cuentas con los operadores para poder pagar. Destaca también en lo financiero el proyecto de presupuesto que cursa en el Concejo y que destinaría más de 9 mil millones de pesos al sistema.

“También está avanzado el proceso con Findeter, solo esperando que se abra la línea de crédito”, aseguró Camargo.

En cuanto a las fuentes de financiación adicionales, indicó que deja planteadas en un trabajo conjunto con el DATT y la Secretaría de Hacienda, 9 fuentes claras. Algunas son las zonas de estacionamiento, el pico y placa pago, y la destinación de recursos de la sobretasa a la gasolina. Esta última podría ser clave asegurarla para el 2022.

“Avanzamos en la consultoría para la actualización y el rediseño operacional; ya fue socializado, quedaron pendientes hacer unos ajustes con base en observaciones del ente gestor. Con esto Transcaribe tendrá herramientas para proyecciones, estructuración y financiera, y lo más importante, modificar los contratos para que el principio sea la sostenibilidad y no la autosostenibilidad. Está claro que estos sistemas sí requieren de la ayuda estatal”, indicó Camargo.

  NOTICIAS RECOMENDADAS