Política


¿Saboteo a la elección de la Mesa Directiva del Concejo?

En medio de reclamos y señalamientos concluyó ayer la sesión del Concejo Distrital en la que se esperaba elegir a los integrantes de la Mesa Directiva.

JULIANA DE ÁVILA ROMERO

07 de octubre de 2021 07:19 PM

El Concejo de Cartagena debía elegir hoy la Mesa Directiva para la vigencia 2022, sin embargo la intervención del concejal Carlos Barrios cambió el curso de la sesión.

Después de que la concejal Kattya Mendoza postulara a Gloria Estrada como presidenta de la corporación, y que Luis Cassiani lanzara como candidato al mismo cargo al concejal Lewis Montero, el rosario de recusaciones que lanzó Barrios dio por terminada la sesión y dejó en el limbo el proceso de elección. (Le puede interesar: Las pruebas que definirán la puja por la Contraloría Distrital)

¿Por qué y a quiénes recusó? Primero al concejal Javier Julio Bejarano, teniendo en cuenta que presentó denuncia penal y disciplinaria contra una de las candidatas, Gloria Estrada, cuando esta era primera vicepresidenta de la Mesa Directiva en el periodo 2020.

Barrios destacó que el concejal Javier Julio se encuentra en un conflicto de interés, que se establece en el artículo 84, numerales 5 y 7 del Reglamento Interno, los cuales se refieren a la existencia de litigios ante las autoridades o haber formulado denuncia penal contra uno de los interesados en la actuación.

“Es un hecho notorio que está en las redes sociales del concejal e incluso del Concejo, y que si toma postura diferente podría estar incluso en pérdida de investidura violando su régimen de conflicto de intereses”, señaló Barrios.

Pero ahí no paró todo, el concejal extendió la recusación a Kattya Mendoza, Rodrigo Reyes y Carolina Lozano porque “todos de puño y letra denunciaron a uno de los aspirantes, lo cual genera conflicto de intereses”.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Para Barrios la causal de impedimento está definida toda vez que la concejal Estrada está vinculada a la denuncia interpuesta por el concejal Julio Bejarano ante la Procuraduría por la lectura de la epicrisis en una sesión del 2020 y adicionalmente por la denuncia disciplinaria también contra Estrada.

Los concejales recusados tendrían 5 días para indicar si aceptan o no el impedimento.

Otro recusado

Las recusaciones también llegaron hasta el estrado de la corporación. Barrios, después de exponer los motivos contra Mendoza, Lozano, Julio Bejarano y Reyes, extendió aún más el manto del impedimento y llegó al presidente del Concejo, Wilson Toncel.

“Este impedimento lo haré extensivo a usted como miembro de la Mesa Directiva, porque ayer me llegó solicitud de revocatoria directa radicada por el concejal Javier Julio Bejarano, entonces yo lo recuso porque usted pierde objetividad para poder participar de estas recusaciones que hago en esta plenaria. De no admitir usted este impedimento a través de recusación, debe enviarse al procurador general”, advirtió Barrios.

Ante la recusación, Toncel respondió inmediatamente asegurando que no la aceptaba, por lo que enviará el proceso a la Procuraduría General para que resuelva esta situación, mientras tanto la elección queda suspendida.

De esta manera, se agotó el orden del día, Toncel levantó la sesión y convocó para el lunes 11 de octubre a las 8:30 a.m., pese a que los concejales Javier Julio, Laureano Curi, y César Pión pedían el uso de la palabra para referirse a la intervención de Barrios.

Además, la concejal Carolina Lozano propuso designar un presidente ad hoc para continuar el proceso, y el concejal Pión manifestó que se violaron los derechos de los cabildantes, pues no hubo oportunidad de replicar o dar claridad, y el presidente decidió terminar la sesión de manera unilateral. El cabildante señaló que debería levantarse un acta de lo ocurrido.

Después de aprobarse el orden del día y solicitar las diferentes postulaciones se nos hizo extraño que el presidente de la corporación no permitió el uso de la palabra, no aceptó mociones de claridad, de réplica y de orden”

Al final de la sesión se escucharon voces de protesta por terminar el orden del día sin dar la palabra a los concejales que la solicitaron e incluso se escuchó a algunos afirmar que todo se trataría de un saboteo a la elección de la Mesa Directiva.

Más denuncias
A través de sus redes sociales el concejal Javier Julio Bejarano se refirió a la sesión de hoy. “Lo que pasó es bochornoso, humillante, un acto que degrada la democracia, raya en la irregularidad y otras presuntas faltas. El concejal Barrios me recusó intuyendo cuál es mi voto, y cercenando el derecho a elegir. Lo que pasó fue degradante porque no solo se me recusó sino que no se le permitió el uso de la palabra a nadie más, demostrando el talante de la presidencia de Toncel. Se inventaron la recusación al presidente por un caso que nada tiene que ver con la Mesa Directiva, e impedir la elección”, dijo el concejal, quien aseguró que denunciaría ante los entes de control.
  NOTICIAS RECOMENDADAS