Política


Sigue la polémica por elección de mesa directiva del Concejo

Tras una solicitud de revocatoria directa presentada por el concejal Javier Julio Bejarano al acto de elección de la mesa directiva 2021, se iniciará un acto administrativo para garantizar el debido proceso.

SOFÍA FLÓREZ

09 de octubre de 2020 10:14 AM

Una nueva tensión se vive en el Concejo de Cartagena desde que el pasado 5 de octubre fueron elegidos los miembros de la mesa directiva para el 2021.

El concejal Javier Julio Bejarano, quien ha denunciado que en la elección no se le respetó su derecho como minoría dentro de la corporación, por lo cual pidió ser nombrado como el nuevo presidente del Concejo, interpuso una revocatoria directa al acto de elección de presidente del Concejo de Cartagena para el 2021, con el fin de resarcir su derecho.

Tras la petición de Julio Bejarano, ayer se leyó en la sesión un concepto emitido por la jefe de la oficina asesora jurídica de la corporación, Tatiana Romero Luna, en donde sugiere iniciar una actuación administrativa con el fin de garantizar el ejercicio del debido proceso y los derechos de audiencia y defensa de los cabildantes que resultaron electos para la mesa directiva que llevará la riendas del Concejo Distrital de Cartagena en 2021.

Además, Romero Luna precisó que como la decisión no fue adoptada por la mesa directiva, mucho menos por el presidente de la corporación, sino que fue una decisión adoptada por la plenaria, es la plenaria la que debe estudiar la solicitud del concejal.

“En este caso, el día 5 de octubre de 2020 la plenaria del Concejo Distrital de Cartagena de Indias eligió a los concejales Wilson Toncel Ochoa (presidente), Liliana Suárez Betancourt (primera vicepresidente) y Hernando Piña Elles (segundo vicepresidente) para conformar la mesa directiva del año 2021. Es cierto que para ellos se generó una situación de carácter particular y concreta, por ello para que la plenaria pueda adoptar la decisión de revocar la elección realizada debe contar con la anuencia de las personas frente a las cuales ya se le ha generado o concretado un derecho, que si bien no se ha ejecutado, ya existe y se encuentra produciendo efectos en el mundo jurídico, todo lo cual deberá realizarse respetando el debido proceso y los derechos de audiencia y defensa, para lo cual tiene que ordenarse tramitar una actuación administrativa”, dijo Romero en su concepto.

“No hay ley que exija su posesión”

Es de resaltar que Julio Bejarano sustenta que la actual Mesa Directiva debe aplicar el artículo 112 de la Constitución Política de Colombia, el cual establece los derechos que tienen las minorías al interior de las corporaciones y que, a su juicio, fue pasado por alto en la elección. Sobre esto, el concejal Carlos Barrios como vocero del partido Cambio Radical, quien se mostró de acuerdo con este concepto de la oficina jurídica, aclaró que el día en que se eligió la Mesa Directiva del cabildo para el año 2021 el concejal Julio Bejarano se postuló para el cargo de presidente obteniendo solo su voto y no hay ley o jurisprudencia alguna que determine que la presidencia de la corporación se le debe asignar a un partido minoritario. Así mismo, enfatizó que la solicitud de revocatoria presentada por Julio Bejarano es casi una copia de una demanda electoral presentada por un concejal de Bucaramanga, y cuyas pretensiones fueron denegadas.

“El escrito de revocatoria presentado por el concejal veo que es casi calcado de una demanda electoral que presentó un concejal de Bucaramanga, contra la elección también de una mesa directiva en un medio de control de nulidad electoral, pero cabe resaltar que al hacer el estudio del artículo 28 de la Ley 136 del 94 modificados por la Ley 1551 de 2012, la norma dice que se le debe dar la primera vicepresidencia a quien se declara de oposición o hace parte de una minoría, sin embargo el concejal no puso en consideración su nombre para la primera vicepresidencia, sino para la presidencia, obteniendo un solo voto, en ese sentido ni la constitución, ni la ley habla de que la minoría obligatoriamente tenga derecho a ocupar un escaño en la mesa directiva”, puntualizó Barrios.

Persecución

La intervención de Julio Bejarano en la sesión del Concejo fue interrumpida debido a la falta de fluido eléctrico, y una vez retornó el servicio la sesión fue terminada por el presidente del Concejo argumentando falta de quórum, pero él en un video argumentó que sí había. Debido a esto, el concejal Julio denunció que se trata de un saboteo al que ha sido sometido desde hace varios meses por parte de la corporación.

“Desde hace varios meses he sido sometido a la persecución, a limitar mis derechos como concejal y como minoría me sabotean mis intervenciones, no me dejan terminar, hoy -ayer- debatiendo mis derechos a ser presidente del Concejo para el 2021, cuando solicité la palabra por una replica, mágicamente se fue la luz del recinto, esperamos que se restableciera el servicio y una vez se restableció solicité la palabra y varios compañeros decidieron salirse del recinto para romper el quórum que aun así no se rompió y el presidente de manera ilegal terminó la sesión para no darme el derecho a participar. Cuando no se puede con argumentos se pasa a las bajezas y se pasa a este tipo de situaciones para no dejar que quienes tienen derechos los reclamen”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS