Regional


A buen ritmo avanzan obras en ciénaga de Mallorquín en Barranquilla

El alcalde Jaime Pumarejo dijo que en tres meses estarían hincados la totalidad de los pilotes de la primera etapa del Ecoparque.

EL UNIVERSAL

16 de enero de 2022 12:00 PM

En un recorrido por la zona donde se están instalando los pilotes de la estructura del Ecoparque de la ciénaga de Mallorquín, el alcalde Jaime Pumarejo Heins verificó el avance de los trabajos que harán posible que este mismo año barranquilleros y turistas puedan empezar a disfrutar la primera parte de la obra ecoturística más importante de Colombia.

“Esta es una de las obras más importantes para Barranquilla, pero también para Colombia porque es un ecosistema que regula el final del río Magdalena”, dijo el mandatario distrital durante el recorrido de inspección.

Lea aquí: Barranquilla registra una positividad del 41% en pruebas para COVID-19

Argumentó que “por un lado está el parque Isla Salamanca, pero de este lado está la ciénaga de Mallorquín, casi 1.000 hectáreas que hacen parte de Barranquilla y que habíamos olvidado. Hoy estamos rectificando un error histórico, estamos regulando un ecosistema muy importante porque vamos a protegerlo medioambientalmente, declararlo ecoparque y, además, estamos ya empezando con los senderos que están sobre agua y sobre tierra, que nos van a permitir caminar sobre este ecoparque, disfrutar del avistamiento de aves, hacer deportes de vela y remo y, al mismo tiempo, hacer etapas de contemplación, de pequeños restaurantes frente a la ciénaga, al río y al mar”.

Destacó que ya está arrancando todo el proceso de recuperación del tren turístico que llevará desde el barrio Las Flores hasta la playa de Puerto Mocho y la apertura de la licitación para hacer la recuperación de la playa de Puerto Mocho.

“Se espera que eso genere decenas de miles de empleos. En un año podemos obtener un número de visitantes similar al que recibimos por el Gran Malecón, así que cuando vemos su impacto en la economía estamos hablando de 50.000, 60.000 hasta 80.000 empleos directos que podría generar este Ecoparque a mediano plazo”, afirmó Pumarejo Heins.

Indicó que un componente especial de este proyecto es la población del entorno, los pescadores, las personas que tradicionalmente han trabajado frente a la ciénaga de Mallorquín, con base en un censo que indica cuáles son las poblaciones que han estado en el sector tradicionalmente, para trabajar con ellos.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

INSTALACIÓN DE PILOTES

“La instalación de los pilotes va por buen camino, a buen ritmo. Al principio siempre hay curvas de aprendizaje, pero ya estamos esperando poder estar hincando 16 pilotes diarios en tierra y aproximadamente los mismo en agua, lo que nos daría que aproximadamente en tres meses habríamos hincado la totalidad de pilotes necesarios de la primera etapa”, dijo el alcalde de los barranquilleros.

Manifestó que luego vendrá la segunda etapa, que está en este momento en licitación y que deberá empezar en 2 o 3 meses, para que a final de este año puedan verse avances importantes en las dos primeras etapas.

Los pilotes de madera de 12 metros de altura, 1.041 distribuidos entre la pasarela del manglar y los módulos, sobre los cuales se construirán las ciclorrutas y senderos peatonales del Ecoparque, son instalados mediante barcazas ubicadas a pocos metros de la orilla, para asegurar la primera etapa de la recuperación integral de la ciénaga de Mallorquín.

Sostuvo que el Ecoparque, que traerá beneficios directos a una población de 1’206.000 habitantes, está proyectado para el disfrute de actividades de contemplación, entre ellas una estación de conexión donde empieza el recorrido, una plazoleta con gradas que bajan hacia una playa naturalmente formada en la ciénaga, una gradería de contemplación pensada como espacio de receso y meditación que permite un acercamiento a los árboles y a la fauna, avistamiento de aves mediante un sendero que se convierte en una hélice que sube y vuelve a descender rodeando los árboles y facilitando mayor contacto con la naturaleza. El recorrido termina en un muelle hacia el norte, para la salida y llegada de pequeñas embarcaciones que realicen excursiones o paseos en la ciénaga. También se plantea un equipamiento deportivo, que posibilite el desarrollo de actividades y deportes náuticos dentro de la ciénaga.

El proyecto contempla la construcción de 1.5 kilómetros de sendero peatonal, 1.4 kilómetros de ciclorruta, 4 locales comerciales y parqueadero con capacidad para 58 vehículos, entre otras especificaciones.

  NOTICIAS RECOMENDADAS