Atlántico


Menor de tres meses no fue ni asesinada ni abusada sexualmente

El sonado caso ocurrido a comienzo de mayo en el municipio de Galapa, Atlántico, tomó un giro luego de los exámenes realizados por Medicina Legal.

El sonado caso donde una menor de tres meses de nacida murió por presunto abuso sexual por parte de un adolescente de 17 años de edad, tomó otro rumbo luego de que los exámenes realizados por Instituto de Medicinal Legal y Ciencias Forenses dictaminaron que la niña no murió por abuso sino por muerte natural, causada por una enfermedad intestino pulmonar.

El caso se conoció el primero de mayo de este año. Las autoridades señalaron que un joven había sido aprehendido en el Hospital del municipio de Galapa, Atlántico, porque presuntamente había causado la muerte a una niña de tres meses de nacida después de haberla abusado sexualmente.

Basados en el dictamen de la médico tratante del hospital, en el que señalaba que la niña presentaba anormalidades en su partes genitales, en el ano y algunos moretones en su cuerpo, el joven fue aprehendido allí mismo y puesto a órdenes de la autoridad competente, que tras legalizar su captura, la Fiscalía pidió que fuera recluido en un centro de reclusión para menores. Y así sucedió.

Iván Arnache, representante legal del menor acusado, sostuvo que la médico del Hospital de Galapa dijo en su momento que la menor “tenía el ano desflorado y la vagina también desflorada y había un líquido. Medicina Legal, en ese estudio minucioso que hizo, descartó el homicidio y que se trató de una muerte natural. Y que respecto al delito sexual planteado no se evidencian lesiones morfológicas y tampoco se halló sustancia como espermatozoides o semen en las partes genitales de la menor”.

Lea aquí: Investigan si muerte de una bebé fue por abuso sexual

“Por tal razón, la Fiscalía, por este dictamen, muy a pesar que al menor se le había puesto una medida de internación en el Centro para Adolescente El Oasis, solicitó nuevamente una audiencia y una vez argumentó la Fiscalía el dictamen de Medicina Legal, corroborado por este defensor, el representante de familia y el Ministerio Público; el Juez Tercero para Adolescentes con Función de Control de Garantías, ordenó la libertad inmediata e incondicional el día 11 de mayo, porque este menor es inocente, no es culpable de los delitos que se le imputaron en esa oportunidad por parte de la Fiscalía”, agregó Iván Arnache.

Manifestó que la Fiscalía para tomar la decisión de imputar los cargos a su defendido se basó en los testimonios de la médico del centro asistencial, así como la investigación hecha por los miembros de la Policía Judicial. “En su momento, en la audiencia, cuando la Fiscalía argumentó la medida de internación, le dije al médico que allí lo que había era apenas unos indicios porque faltaba el estudio de Medicina Legal. Sin embargo, el señor juez consideró que con esos elementos que había dicho la médico tratante, cuando llegó al hospital inicialmente la menor, más el informe de la Policía, las investigaciones y unas entrevistas, consideró que eran elementos esenciales para ello, pero no tuvo en cuenta que faltaba lo esencial, como era el dictamen de Medicina Legal”.

El profesional del derecho aclaró que en ningún momento al joven lo señalaron de haber cometido acto sexual abusivo con la menor de tres meses. “Nadie lo señaló a él, sino que se basaron en lo que dijo la médico tratante, lo que se hizo en la inspección en el lugar de los hechos, en las entrevistas que se hicieron a la madre y a la abuela de la menor y a otra vecina. Ellas manifestaron que el joven llevó a la niña y ya estaba desmenguada y se sentía fría y por eso inmediatamente la llevaron al hospital. La médico que le quitó el pañal fue la que observó esa situación, pero señalamiento no hubo”.

El abogado manifestó que su defendido dijo que él estaba con la menor que falleció y con otra niña. Y que los moretones que tenía en el cuello se los había causado la otra menor con mordiscos y que luego corroboró la madre de la niña fallecida.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Arnache aclaró que el informe de Medicina Legal dice que “manifiesta lo siguiente: las partes genitales exterior normoconfigurado, sin lesiones al examen detallado. El ano: hipotónico ovalado, con borramiento de pliegues anales, características normales post mortem. Es decir, que debido a la enfermedad intestinal que tenía la menor, porque mi defendido dijo que la niña había defecado varias veces, de pronto a esa diarrea que ella tenía se pudo presentar el primer diagnóstico por porte de la médico tratante, pero que después de los exámenes rigurosos de Medicina Legal se probó que no hubo ningún abuso sexual”.

“De pronto la información inicial que dio la médico pudo inducir al error que se cometió con este menor, para que lo vincularan en esta investigación, porque si ella da otra información diferente, las cosas hubiesen cambiado”, apuntó.

Sobre las acciones a tomar en el futuro para su defendido, Iván Arnache, terminó diciendo que “falta un examen por practicar nuevamente y del que la Fiscalía está a la espera de ello. Pero lo más seguro es que una vez llegue ese dictamen, que seguramente será a favor de este menor, la Fiscalía solicitará o si no lo hace, una vez este defensor tenga el documento, solicitará una audiencia de preclusión de la investigación para que se archive. Después, con conversación con sus familiares, vendrán, si ellos consideran, acciones pertinentes para resarcir los perjuicios y daños causados a este menor”.

El joven fue dejado en libertad la tarde del miércoles 11 de mayo, pero sus familiares lo llevaron a otro lugar del Departamento del Atlántico, por temor a represalias por parte de los familiares de la menor fallecida.

  NOTICIAS RECOMENDADAS