Bolívar


Así se vivió la violencia del conflicto armado en los colegios de Bolívar

La Comisión de la Verdad mostró los relatos de un exestudiante y una docente de El Carmen de Bolívar sobre cómo se vivió el conflicto en las instituciones educativas de esa zona.

“Hubo un momento de esa guerra que nunca se me ha olvidado y es cuando nos avisaron a todos los alumnos que teníamos que meternos en los salones, que teníamos que agacharnos porque iban a detonar controladamente una bomba que iban a detonar frente a la institución pero no estalló, y ahora la iban a detonar controladamente”.

Ese es el relato de Imer, un exestudiante de la Institución Educativa Técnica de Promoción Social de El Carmen de Bolívar, a quien le tocó vivir los peores días del conflicto armado en su época escolar.

Le puede interesar: Las heridas que dejó el conflicto armado en Bolívar

“Yo nunca había vivido esa escena de tantos niños asustados, los profesores asustados, la gente llorando porque iba a estallar esa bomba (...) Estábamos en verano y a mí nunca se me va a olvidar cuando esa bomba estalla y comienzan las hojas a caer de todos los árboles”, cuenta Imer.

Siendo estudiante, vio como poco a poco el grupo del salón iba disminuyendo a causa del conflicto. “Comenzaron a salirse los alumnos, los papás se iban, mataban a los papás de los compañeros, a los hermanos, mataban profesores, esto era el caos total”, aseguró.

Incluso desde el colegio podían verse los enfrentamientos que se daban en la zona. “Fueron momentos muy fuertes, estratégicamente la institución está ubicada a la salida de El Carmen de Bolívar, cuando se presentaban los enfrentamientos en el peaje veíamos pasar las ambulancias, los carros, los heridos, desde la loma veíamos cuando se enfrentaban en la vía a El Salado, no sabíamos si era la guerrilla, los paramilitares o el Ejército. Salíamos del colegio y muchos de los compañeros que vivían hacia el lado de Ovejas tenían que irse para casas de amigos porque para allá estaban los enfrentamientos”, relató Imer.

Y es que según expresa la Comisión de la Verdad, algunas escuelas rurales de los Montes de María se convirtieron en centros de reclutamiento de estudiantes, escenarios para masacres y espacios que quedaban en medio del fuego cruzado.

Cecilia Cárdenas, docente de El Carmen de Bolívar narra cómo fue la experiencia en los colegios.

“En el caso de los docentes a nosotros nos tocó fuerte, toda vez que nos tocaba entrar al aula de clases y ver a niños que vivían las afectaciones que el conflicto ya estaba generando. Niños que no habían dormido la noche anterior, que tenían conocimiento de las situaciones de secuestro, de boleto, las vacunas que se daban aquí en El Carmen de Bolívar a los comerciantes, a las tiendas, a las ferreterías. Niños que tenían conocimiento de las bombas que estallaban”, contó.

Igualmente, muchas escuelas rurales fueron abandonadas y a los profesores les tocó trasladarse al casco urbano.

“Nosotros teníamos alrededor de 23 escuelas que nutrían la institución y varias sedes fueron afectadas por la presencia de los grupos al margen de la ley, guerrillas o paramilitares”, afirmó. Esto contribuyó al desplazamiento de la población y a que el miedo se dispersara en la zona.

Sobre el informe final
El informe final de la Comisión de la Verdad fue entregado el pasado 28 de junio. Es el resultado de una investigación que comenzó en 2018 y en la cual se recopilaron las voces de alrededor de 30 mil personas de diferentes sectores en entrevistas individuales y colectivas.
  NOTICIAS RECOMENDADAS